Cuando Napoleón trajo el “Gobierno del Cambio” a España

Después de las abdicaciones de Bayona (5 de mayo de 1808), en las que Carlos IV “cedía” su Corona a Napoleón, comenzó un periodo llamado de interregno, muy bien aprovechado por el francés, y que no quiso alargar mucho.

Su Majestad el rey Carlos […] ha resuelto ceder, como cede por el presente, todos sus derechos sobre el trono de España y de las Indias a Su Majestad el emperador.

Así decretaba Carlos IV, en las abdicaciones de Bayona, que la corona de la Monarquía Hispánica pasase a manos de Napoleón.

Napoleón I en el trono imperial de Jean Auguste Dominique Ingres (fragmento)

El 25 de mayo Napoleón realizó una proclama a los españoles en la que anunciaba:

…Españoles: después de una larga agonía vuestra nación iba a perecer. He visto vuestros males y voy a remediarlos…

Vuestros príncipes me han cedido todos sus derechos a la corona de las Españas; yo no quiero reinar en vuestras provincias… y os haré gozar de los beneficios de una reforma sin que experimentéis quebrantos, desórdenes y convulsiones.

Las abdicaciones de Bayona fueron una serie de abdicaciones forzadas en mayo de 1808 en las que Carlos IV y Fernando VII renunciaron a sus derechos a la corona de España a favor de Napoleón Bonaparte

Españoles: he hecho convocar una asamblea general de las diputaciones, de las provincias y de las ciudades. Yo mismo quiero saber vuestros deseos y vuestras necesidades… asegurándoos al mismo tiempo una Constitución que concilie la santa y saludable autoridad del Soberano con las libertades y privilegios del pueblo.

Españoles: acordaos de lo que han sido vuestros padres, y mirad a lo que habéis llegado. No es vuestra la culpa, sino del mal gobierno que os regía. Yo quiero que mi memoria llegue hasta vuestros últimos nietos y que exclamen: “es el regenerador de nuestra patria”.

Bayona, 25 de mayo de 1808.

En resumen, Napoleón, tras hacerse con la Corona Española buscaba la aprobación del pueblo para intervenir a su manera. Convocó una asamblea —en Bayona—en la que participarían 150 ciudadanos españoles de los tres estamentos (clero, nobleza y pueblo llano). Esa asamblea, realizada en suelo francés como vemos, fue utilizada para revestir de legalidad sus planes. Asistieron 75 en la primera sesión, y 90 en la última, de los 150 convocados, allí se debatió el proyecto de Constitución para las Españas, preparado por Napoleón, y se aprobó con apenas variaciones, entre el 15 y 30 de junio de 1808, era el conocido Estatuto de Bayona.

El “Estatuto de Bayona” fue el primer texto constitucional de España y se publicó en las Gacetas de Madrid de 27, 28, 29 y 30 de julio de 1808.

Constitución_1808_Josef_Napoleón_01

Lo que olvidó decir Bonaparte, quizás fue por despiste… (es broma) que su intención era traer un gobierno del cambio a España, basado en la idea de la superioridad cultural ilustrada francesa en contraposición al oscurantismo pro Antiguo Régimen que venía gobernando. Mientras se convocaba la asamblea de Bayona, el 6 de junio, dictó un decreto en el que nombraba a su hermano José como rey de España:

José Bonaparte

José Bonaparte tuvo que renunciar al reino de Nápoles y Sicilia, convencido por su hermano de que reinar en España sería mejor, ya que era una nación más extensa y rica que las italianas. El 7 de julio juró la Constitución (el Estatuto de Bayona) y entró en España el 9 de julio.

Como bien sabemos, entre que llegaba y no llegaba, en la península ya se habían producido sublevaciones y los combates para expulsar al ejército francés estaban en pleno auge. No os olvidéis que el 19 de julio de 1808 fue la victoria en Bailén, tras la cual José Bonaparte tuvo que salir por patas de Madrid (el 25 de julio), villa a la que acababa de llegar el día 20 y desde la que se dice escribió estas líneas a su hermano:

Enrique IV tenía un partido; Felipe IV, un competidor que combatir; y yo tengo por enemigo a una nación de doce millones de habitantes, bravos y exasperados hasta el extremo.

King Joe on his Spanish Donkey, caricatura de Thomas Rowlandson (27 de Agosto de 1808)
King Joe on his Spanish Donkey, caricatura de Thomas Rowlandson (27 de Agosto de 1808)

El 11 de agosto, el Consejo de Castilla invalidó las abdicaciones de Bayona, y el 24 de agosto se proclamó rey in absentia a Fernando VII en Madrid. Nunca sabremos si fue mejor o peor para España la expulsión del rey francés, pero con Fernando VII no nos fue muy bien. 

Otra caricatura del rey José contemplando el “pastel” que le había tocado con España

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Puedes dejar un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: