La capitulación de Toledo en mayo de 1085

En mayo del año 1085 se efectuaba la entrada en la ciudad de Toledo del rey Alfonso VI. Una victoria que está considerada como uno de los hechos bélicos más importantes del mundo en la Baja Edad Media. La toma de Toledo tenía también un cierto tono de Cruzada, ya que en ella participaron varios nobles extranjeros y contaba con el apoyo papal.

En todos los documentos de la época, tanto musulmanes como cristianos, aparecen referencias a la conquista de Alfonso, con evidente tono de júbilo muy diferente. Muchos nobles, y el papa Gregorio VII, redactaron alabanzas a los cristianos hispanos y las campanas tañían en las ciudades de Europa al recibir la noticia.

Azulejo que representa la entrada de Alfonso VI en Toledo (Sevilla, Plaza de España)
Azulejo que representa la entrada de Alfonso VI en Toledo (Sevilla, Plaza de España)

Aquella ciudad significaba mucho para toda la cristiandad, hay que recordar que Toledo era la sede primada de la Iglesia Hispana, aun bajo dominio musulmán. Los mozárabes fueron los encargados de que la tradición cristiana, aunque muy restringida, no se perdiera durante aquellos más de 300 años de dominio islámico.

A este motivo religioso hay que sumarle que Toledo había sido la capital del reino visigodo antes de su conquista, capital que los reyes castellano-leoneses —herederos a su vez de aquella antigua monarquía por medio de la astur— consideraban de sus antepasados y por lo tanto legitimados a recuperarla para sí.

Toledo no era sólo una ciudad a conquistar, era un símbolo.

Vista de Toledo en 1566 (Hoefnagel, Joris, 1542-1600 )
Vista de Toledo en 1566 (Hoefnagel, Joris, 1542-1600 )

Tras la toma por Alfonso de varias fortalezas en el curso del Tajo, numerosas incursiones y finalmente —a finales del año 1084— su acampada ante las murallas de Toledo (en la Huerta del Rey), comienza el asedio final a la ciudad que durará pocos meses.

En la Taifa de Toledo mandaba el rey al-Qadir, de la dinastía Banu Di-l-Nun, el cual había solicitado la ayuda de Alfonso VI para la defensa de su reino contra el rey de la Taifa de Badajoz (al-Mutawakkil), cosa que le salió un poco al revés. Alfonso aprovechó para hacerse con las fortalezas estratégicas y con la ciudad de Toledo tras negociar con el musulmán el intercambio de su reino por el de Valencia.

Durante aquellos meses se precisaron los puntos de la capitulación de la ciudad con Al-Qádir , cuando estuvieron claros, Toledo abrió sus puertas al monarca cristiano el 24 de mayo de 1805 (las fuentes islámicas lo fechan en el día 6). Es posible, según teorías de Menéndez Pidal que los gobernantes de la ciudad se rindieran el día 6 y que, tras permitir que abandonasen la ciudad junto a su séquito y seguidores, entrara Alfonso el día 24 —incluso el 25— de mayo para tomar posesión de su conquista.

La Puerta Antigua de Bisagra o de Alfonso VI, en la muralla de Toledo
La Puerta Antigua de Bisagra o de Alfonso VI, en la muralla de Toledo

Pactos de capitulación

El manuscrito original de la capitulación de Toledo no se conserva, pero existen numerosas referencias recogidas en fuentes musulmanas y cristianas, algunos de sus puntos eran:

  • Los musulmanes podrían abandonar el territorio toledano sin inconveniente alguno y los que posteriormente quisieran regresar, volverían a recuperar sus antiguas propiedades.
  • Aquellos que permaneciesen seguirían conservando sus casas y haciendas, y continuarían pagando los tributos que anteriormente pagaban al rey musulmán.
  • Seguirían manteniendo por siempre la mezquita mayor, aunque nada se indica sobre las restantes mezquitas de la ciudad.
  • Entregarían, en buen estado, las fortalezas, el alcázar real y la Huerta del Rey en la que se encontraban los mandados levantar por al-Mamún.
  • Alfonso VI se comprometía a reponer a al-Qadir en el trono de Valencia -entonces todavía independiente- y le ayudaría a conquistar Albarracín y Denia (pensando, posiblemente, que de esta manera estas posiciones también acabarían cayendo bajo la órbita del rey cristiano).

Repercusiones de la toma de Toledo

Como decíamos, la toma de Toledo fue, sin duda, uno de los acontecimientos bélicos más resonantes de fines del siglo XI. No en balde era, no era sólo la primera gran ciudad hispana que volvía a manos cristianas, sino la antigua capital visigoda, con lo que ello suponía para los monarcas venidos del norte.

Atlas histórico de España, Volumen 1
Atlas histórico de España, Volumen 1
Escrito por Enrique Martínez Ruiz,Consuelo Maqueda Abreu,Emilio de Diego

Alfonso VI, aunque ya utilizaba desde años atrás en sus firmas el título de “Imperitor totius Hispaniae” ahora lo alternaba con el de “Imperator toletanus”, o incluso con el más rimbombante título de “Toletani imperiui rex et magnificus triumphator”. También se hacía llamar el “rey de las dos kábilas”, en referencia a las dos culturas (la cristiana y la musulmana) y a la vez a su reino y al nuevo adquirido de Toledo, lema que grabó en sus monedas en grafía árabe.

En un documento que se conserva en la catedral de Toledo, el mismo Alfonso VI, realtó los pormenores de la ocupación de la ciudad:

Tras muchos combates e innumerables matanzas de enemigos, me apoderé de ciudades populosas y castillos fortísimos. Ya en posesión de ellos me lancé contra esta ciudad, en la que antiguamente mis progenitores, potentísimos y opulentísimos, habían reinado (…)

para conseguirla; unas veces con combates fuertes y reiterados y otras, con ocultas intrigas y abiertas incursiones devastadoras, durante siete años asedié a los habitantes de esta ciudad y de su territorio con la revolución, la espada y el hambre.

Ellos, obstinados en la malicia de su ciego deseo acarrearon sobre sí la ira de Dios, provocada con su pública perversión, hasta que el temor de Dios y la falta de valor se sobrepusieron para que fueran ellos mismos quienes me abriesen las puertas de la ciudad, perdiendo, así vencidos, el reino que antiguamente invadieron vencedores.


Fuentes:

  • Estudios sobre Alfonso VI y la reconquista de Toledo. Actas del II Congreso Internacional de Estudios Mozárabes (Toledo, 20-26 Mayo 1985)
  • IZQUIERDO BENITO, RICARDO (1986) “Alfonso VI y la toma de Toledo” Temas Toledanos
Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: