#Noticias#NoticiasAgencias

Encuentran una pequeña necrópolis romana en Mantua datada en el año 500 d.C.

Unos trabajos de riego en la ciudad de San Martino dall'Argine, en las afueras de Mantua, han revelado la presencia de un pequeño cementerio tardorromano que data de principios del siglo VI.

El cementerio romano, de cerca de 1500 años, se encuentra en el campo de Oglio Po, en San Martino dall’Argine (afueras de Mantua) y ha sido descubierto tras unos trabajos realizados por el Consorcio de Bonifica Navarolo di Casalmaggiore.

CEMENTERIO ROMA MANTUA
(FOTO: Consorzio di Bonifica Navarolo)

Las excavaciones en el cementerio romano han desenterrado 11 tumbas de metro y medio bajo la superficie. Están contenidos en un área pequeña a lo largo de un tramo de menos de un cuarto de milla de la calle Ca de Marcotti, pero los arqueólogos creen que puede haber muchas más tumbas en el sitio.

Las tumbas están dispuestas en cuatro agrupaciones distintas separadas unos 30 metros entre ellas. 3 de las 11 tumbas son de estilo a la «capuchina«, una forma de entierro muy popular en la época imperial tardorromana para miembros de las clases bajas. Se hicieron colocando ladrillos o tegulae (tejas de terracota) para revestir una tumba y luego inclinando las más grandes una contra la otra para formar una estructura de techo inclinado. Los restos óseos encontrados dentro de las tumbas son en su mayoría adultos, pero también había algunos niños enterrados allí.

Como es común en las tumbas a la capuchina, no se enterraba ningún ajuar funerario con los muertos. La datación por radiocarbono de los huesos todavía no ha sido completada. En este momento, la la datación se ha aproximado en el 500 d.C., una estimación basada en los materiales de ladrillo reutilizados y las técnicas de construcción en las tumbas más estructuradas. Los elementos arquitectónicos prestados pueden provenir de un asentamiento romano cercano (el pueblo romano de Bedriacum fue descubierto a 8 km de distancia en 1836) y, las inhumaciones, podrían haber tenido lugar después del siglo VI, ya que los materiales de construcción romanos también se reciclaron activamente a principios de la Edad Media.

Las tumbas ahora han sido  transportadas a un lugar seguro para su estudio y conservación. Ya se habla de crear un museo o parque arqueológico dedicado al antiguo cementerio de San Martino. Las excavaciones continuarán con la esperanza de descubrir más del cementerio y quizás el asentamiento que pudo haber sido la factoría de origen de los azulejos utilizados para fabricar las tumbas.

Fuente
Consorzio di Bonifica Navarolo

Redacción

Equipo de Redacción / Notas de Prensa / Agencias

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba