Comparativas del arte .- Sta Sofía / Cúpula de la Roca

    Santa Sofía de Constantinopla (Estambul, Turquía. 537 Imperio Bizantino)
    Cúpula de la Roca de Jerusalén (Jerusalén, Israel 687-691. Califato Omeya)
    Se nos muestran dos grandes templos en los que la cúpula es el elemento visualmente más relevante.
    Santa Sofía de Constantinopla (s. VI)
    Santa Sofía de Constantinopla (s. VI)
Cúpula de la Roca de Jerusalén (s.VII)
Cúpula de la Roca de Jerusalén (s.VII)

MARCO HISTÓRICO:

Santa Sofía: El sueño de un megalómano. Ordenada en el 537 por el emperador Justiniano que contrató como arquitectos a Isidoro de Mileto y a Artemio de Tralles, ambos hombres de ciencia. Se levanta sobre las ruinas de la antigua catedral de Constantinopla.

Cúpula de la Roca: El noveno califa Omeya, Abd al.Malik, en  el 687 manda construir este edificio para guardar la roca (Qubbat al-Sakra) desde la que, según el islam, Mahoma ascendió a los cielos. Se trata de un “cofre” y no de un lugar para celebrar cultos, se la conoce también con Domo de la Roca.

TÉCNICA Y ESTILO:

  • Santa Sofía: Arquitectura Bizantina
  • Cúpula de la Roca: Arquitectura Islámica-Bizantina

Al pertenecer prácticamente al mismo espacio tiempo, ambas construcciones presentan características de la arquitectura dominante en la zona del oriente mediterráneo: la bizantina. No en vano Jerusalén fue parte del Imperio Bizantino hasta el siglo VII, que pasa a ser de dominio musulmán.

Piso de mosaico en Madaba (Jordania) representando el plano de Jerusalén (bizantina)
Piso de mosaico en Madaba (Jordania) representando el plano de Jerusalén (bizantina)

 

Santa Sofía es una construcción hecha sobre las ruinas de la antigua catedral del mismo nombre, que fue destruida en el 532 (en los disturbios de la “Nika”), la cual estada edificada sobre las ruinas de la vetusta Megale Eklessia fechada en el 360. La Megale Eklessia la mandó levantar Constantino II sobre un antiguo templo pagano, se deduce así que el emplazamiento era un lugar ancestral de culto.

La Cúpula de la Roca de Jerusalén se levanta sobre la roca en el que, según la fe musulmana, el profeta Mahoma ascendió a los cielos. En la tradición judía, esa roca, fue el lugar donde Abraham apunto estuvo de sacrificar a su hijo Isaac; y donde a Jacob se le apareció la escalera  hacia el cielo. Otras creencias judías afirman que esa es la primera piedra del mundo y que a partir de ahí Dios construyó la tierra. También afirman que es la primera piedra del legendario templo de Salomón, donde David levantó un ara.

 

Ambas construcciones coinciden a la hora de elegir su lugar: un lugar sagrado desde tiempos inmemoriales.

Como antes mencionamos, la cúpulaes el elemento que más identifica a ambas construcciones. Los bizantinos, como herederos de la tecnología clásica, tenían en su poder los conocimientos necesarios para realizar esta maravilla arquitectónica, los cuales evolucionaron hasta lograr imponer la estructura sobre un cubo utilizando elementos como la pechina (triángulo esférico) o bóvedas cónicas.

La Planta de Santa Sofía es rectangular. Apoya su cúpula central sobre un sistema de cuatro pechinas que la soportan con los fuertes pilares de la planta y con dos cúpulas laterales que ayudan a repartir el peso hasta las naves laterales por medio de otras cúpulas periféricas a estas. La cúpula se alza así sobre una planta centralizada de cruz griega superpuesta a la rectangular, inscrita en un gran cuadrado.

La Planta del Domo de la Roca no es cuadrada, es octogonal, pero: ¿Qué es un octógono? No es más que dos cuadrados superpuestos girando en torno a un círculo, por lo que es posible que para la construcción del edificio se utilizara una planta cuadrada que más tarde fue evolucionada, girando sobre sí virtualmente, a una octogonal. La concepción geométrica de inscribir un cuadrado en un círculo y hacerlo girar, deteniéndolo cada 45º o menos, se remonta a las parábolas pitagóricas y platónicas sobre las figuras más bellas. Los cuadrados y sus multiplicaciones (octógonos, dodecágonos…) poseían una fuerza simbólica y filosófica. Los musulmanes heredaron esta corriente filosófica que aplicaron a su arte y arquitectura.

Si observamos también el interior, podemos ver como alrededor del elemento principal, la roca, se alzan cuatro series de cuatro arcos peraltados rematados en cuatro pilares. Podemos afirmar así que se trata de una planta centralizada. Edificios Bizantinos como la Iglesia de Sergio y Baco en Estambul o San Vital de Rávena, son ejemplos de este tipo de planta, originalmente Bizantina.

Debemos mencionar que, en primer término, en Santa Sofía se produce una revolución arquitectónica  en la que se permite la innovación y el vanguardismo, así, se consigue la perfecta fusión entre la planta basilical y centralizada. Señalando así la similitud entre las dos con su construcción en torno a una planta centralizada y elevando ambas sus cúpulas dibujadas sobre cuadrados.

Ambas construcciones han sido elementos de referencia a la hora de hablar de la fe que representan. Santa Sofía era la mayor catedral del cristianismo y el Domo de la Roca es uno de los lugares más sagrados del islam. No obstante, por muchas similitudes que encontremos, es complicado confundirlas. Son muy diferentes.

La de Constantinopla es una catedral de dimensiones colosales, su cúpula mide 31 metros de diámetro y está hecha de ladrillo y mortero, aunque ha sufrido modificaciones posteriores a su construcción, solo se le ha variado la altura para dotarla de más estabilidad utilizando los mismos materiales. Actualmente la cúpula se eleva a unos 65 metros de altura, la de Jerusalén se alza a menos de 30 metros por encima de la roca.
La cúpula de la roca está hecha en madera y recubierta de panes de oro originalmente. Se restauró en los años 60 con aluminio anodizado, pero su oxidación llevó a que en 1993 se volviera a recubrir con oro puro. Su diámetro es de 21 metros, 10 menos que la de Bizancio.

Las diferencias en materialesson fáciles de reconocer a simple vista. La robustez del mortero, ladrillo y piedra de la bizantina contrasta con la elegancia de los azulejos azulados, añadidos en el S XVI, aunque la original era revestida de mármol con motivos geométricos. Así como la, ya mencionada, elegante cúpula dorada de Jerusalén mucho más bella y majestuosa que la bizantina, aun siendo menor.

El Domo de la roca es una planta centralizada en sí, en cambio Santa Sofía es una planta basilical que ha absorbido la centralizada.

El uso de los templos es diferente, mientras que en Santa Sofía se realizaron misas, cultos cristianos y rezos islámicos en sus días, El Domo de la Roca es simplemente un santuario, un “cofre” protector de su gran reliquia.

Interior de la Cúpula de la Roca
Interior de la Cúpula de la Roca

Los espacios interiores son completamente opuestos. Mientras Santa Sofía se decoró con los más bellos mosaicos del arte bizantino, en La Roca se siguió la reciente corriente islámica que prohíbe las representaciones y la decoración es meramente geométrica. Cuando Constantinopla calló en 1453, Santa Sofía, por orden de Mehmed II fue consagrada como mezquita, se le añadieron los cuatro minaretes hoy visibles y sus interiores fueron mutilados en un intento por seguir esa ley.

Santa Sofía, mosaico Bizantino
Santa Sofía, mosaico Bizantino

 

Hoy en día el Domo de la Roca sigue siendo un lugar sagrado para el islam, mientras que Santa Sofía se ha convertido en un museo.

 



Webgrafía: (Imágenes):

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: