Manual para ser un buen mangante, en el siglo XIX

«Quizás habrá algunos que al ver el presente Manual lo reciban malamente, suponiendo perjudicial su aparición, por se la navaja el arma propia de los barateros, de las tahures y de otras ciertas gentes de vida airada…»

Así comenzaba el “Manual del Baratero” subtitulado “Arte de manejar la navaja, el cuchillo y la tijera de los gitanos“.

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-16-26-56

Este manual, del que no se conoce el autor, fue publicado en 1849 recopilando consejos, posturas, ataques… Todo con el fin de enseñar el manejo de un arma muy extendida desde hacía tiempo entre los españoles, y que se utilizaba en incluso hasta en duelos de honor: la navaja.

Aprender el uso de un este asequible arma, es necesario para que los “hombres honrados defiendan su honor”, como dice el manual.

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-20-56-50

El libro está dedicado en especial estos “hombres honrados” a los que el autor considera débiles y en desventaja. Haciendo alusión en que las clases altas tienen muchos manuales de armas y esgrima y la clase trabajadora ninguno.

Se trata de un manual para la gente humilde, gente que necesitaba hacer frente a los abusos que sobre ellos ejercían los más “fuertes”.

En la sociedad de aquellos tiempos había males irremediables para los cuales no bastaban los preceptos de la religión.

Dejamos aquí alguna de las curiosas ilustraciones que contiene:

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-20-10-27

 

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-20-10-41

 

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-20-11-28Pero no solo hablaba de la navaja, el libro menciona “la tijera de los gitanos” que no es otra cosa que la tijera de esquilar. Un arma mortal, bien utilizada, pues con un buen manejo y bien clavada en el adversario, el que la empuñaba la podía abrir causando una muerte segura. Desgarro mortal.

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-21-00-24

Del manual —en el caso que nos de por leerlo— podemos sacar, aparte de malas ideas, algunas palabrejas interesantes utilizadas en los círculos “más selectos” de los barrios bajos de aquel siglo XIX, como por ejemplo:

BARATERO: matón por dinero nacido de la hez del pueblo y criado en los presidios.

MONDONGO: estómago o tripas, normalmente de animales, pero aquí el humano.

GARITO: lugar donde ejercen los tahures.

TAHÚR: jugador fullero y tramposo.

PARNÉ: dinero.

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-20-10-03

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: