La Filmoteca Española celebra el centenario de Jean-Pierre Melville

El ciclo supone el estreno nacional de los trabajos de restauración realizados en títulos como Círculo rojo o El ejercito de las sombras.

Con motivo del centenario de su nacimiento, Filmoteca Española se alía con el Institut Français y la Fundación Jean -Pierre Melville para ofrecer durante el mes de septiembre la más completa retrospectiva del legendario director francés.

Todos sus largometrajes (con la única excepción de El guardaespaldas) proyectados en copias de gran calidad, algunas de ellas recién restauradas y que tendrán en el Doré su estreno nacional.

Fachada del cine Doré.

Las proyecciones en el Doré comienzan el día 9 con Crónica negra, la última película de Melville y uno de sus trabajos más famosos, y termina el día 30 con el segundo pase de El silencio de un hombre, probablemente su título más emblemático.

Este ciclo permite recuperar sus míticos polar, films de cine negro y policiacos poblados por estrellas como Alain Delon, Jean-Paul Belmondo o Lino Ventura, pero también descubrir aspectos menos conocidos de su carrera.

Películas como Cuando leas esta carta, su única incursión en el melodrama, o Los niños terribles, reconocida influencia del Truffaut de Los 400 golpes, ayudan a comprender el particular universo de un director cuya obra, eslabón entre clasicismo y modernidad, es una de las más importantes de la cinematografía francesa.

Alain Delon en “Le samouraï” (1967) (El silencio de un hombre)

A pesar de haber dirigido sólo trece largometrajes a lo largo de sus 23 años de carrera, la poderosa influencia de Melville y su personalísimo estilo han dejado una huella indeleble en multitud de directores posteriores.

Autores icónicos de la Nouvelle Vague como Jean-Luc Godard o François Truffaut reconocieron la importancia de su trabajo, hasta el punto de ser considerado en ocasiones como uno de los padres del movimiento. Pero su estela puede seguirse más allá de las fronteras de Francia: Martin Scorsese, John Woo, Quentin Tarantino o Michael Mann se cuentan entre los muchos directores que le han nombrado como una influencia clave en su trabajo.

Alain Delon en Le cercle rouge (1970)( Círculo rojo)

La razón de esta fascinación por el trabajo de Melville la puede explicar, mejor que nadie, el propio autor:

Un cineasta es como el maestro de un espectáculo de sombras. Trabaja en la oscuridad. Crea a través de efectos. Soy perfectamente consciente de la extraordinaria deshonestidad que supone ser eficaz, pero al espectador nunca se le debe permitir ser consciente de hasta qué punto todo está manipulado. Debe estar hechizado, prisionero de la película.

Guiada por esta filosofía, la obra del director francés nos adentra en un universo que solo puede existir en la oscuridad de una sala de cine.

Ficha de Jean-Pierre Melville en IMD

Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: