¿Cambiará su histórico lugar la estatua del Marqués de Larios en Málaga?

¿Es correcto modificar la ubicación histórica de un monumento? Así lo creen la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga, que han planificado mover de sitio la estatua del Marqués de Larios creada por Mariano Benlliure en el siglo XIX. 

Lugar primigenio del conjunto escultórico. Fundación Benlliure.

Málaga siempre en vanguardia.

Para abrirse a nuevas formas de cultura, a la contemporaneidad del arte, a enjaretar nuevos edificios para enseñar sus polvorientas obras (que llevan décadas en sótanos), para destapar y cementear los yacimientos arqueológicos, para luchar por destacar en cultura (hasta llegar a ser ‘la ciudad de los museos’), para destrozar barrios enteros, permitir mamotretos, dejar a su suerte conventos con mucha historia… — y así podría rellenar el mismo número de páginas que componen el Quijote. Sí, entre plausible y deleznable. 

Su última propuesta, juzguen ustedes, es remodelar la Alameda Principal con el fin de devolverle su objetivo primitivo, que vuelva a ser una alameda. ¿Cómo? Suprimiendo la rotonda que separa la Alameda del Paseo del Parque. Sí, la glorieta dónde se encuentra el denostado conjunto escultórico del Marqués de Larios.

Denostado, en muy mal estado. Con pedestal a chorreones de la pátina de bronce del Marqués, sin brazo el niño (¿cómo va a escribir su frase sin él?), sin festones ni volutas ni escudos, sin verja protectora.

Aquí se aprecian algunos de los ‘chorreones’. Fundación Benlliure.

Según el Diario Sur, estas obras que trasladarán el conjunto escultórico de Benlliure, pretenden “renovar por completo el espacio urbano de esta vía, para que recupere el carácter de ‘salón’ con el que fue diseñada siglo atrás” y así, es como moverán de su histórico sitio al Marqués, que será reubicado a la entrada de la calle que lleva su nombre. Ejem, ejem… por algo lleva su nombre.

Pero, ¿se han preguntado por qué la estatua está en ese sitio en concreto desde que se inauguró en 1899? Esa es otra historia, un relato dónde se encuentra el valor histórico de la ubicación y en la que están de por medio el ímpetu de un periodista, las gentes de Málaga y el ayuntamiento de la ciudad.

Enero de 1970. Archivo del Ayuntamiento de Málaga.

En palabras textuales de Málaga Rec, un conjunto de defensores del patrimonio malagueño:

El lugar de esta estatua es una cuestión de orden básico y perspectiva, propia de la forma de hacer urbanismo en el siglo XIX; y alterarla en la actualidad sería hacerle perder toda su esencia y significado, porque estando alineada con el centro de la Alameda y el centro de calle Larios, es como fue concebida y es por tanto así como debe conservarse, ya que de otro modo se alteraría la trama urbana histórica. Si se desplaza perdiendo uno de sus ejes visuales, se habrá destruido parte de su valor conceptual urbanístico, paisajístico e histórico.

Mariano Benlliure trabajando en su taller de Roma en la estatua del Marqués de Larios a finales del siglo XIX.

Las instituciones abogan por el cambio de ubicación, alegando que la rotonda no tendría sentido como vertebradora del tráfico y que sería mejor dejar la Alameda como una carretera en línea recta, desde el Puente de Tetuán hasta la rotonda de Torrijos. Volviendo a ese efecto ‘salón’ al que a día de hoy le faltan las fuentes, los jardines y los paseantes.

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga ya han dado el visto bueno al proyecto que comenzaría a ejecutar dentro de este año. Ha de decirse que su planificación contempla la restauración del monumento e instalarle una verja protectora similar a la de antaño. Viendo las intervenciones que suelen hacerse en este tipo de esculturas (véase al pobre Comandante Benítez) me da a pensar que este conjunto escultórico perderá parte de su valor…

Pero al igual que el mencionado Benítez, que bien merece otro artículo, la Estatua del Marqués no se situó en ese lugar por casualidad: sino alineada y como punto de fuga en el juego de perspectivas de la Alameda Principal, frente a su casa-palacio (hoy día quedaría situada en el espacio de la Equitativa) y alineada con la calle Larios. Estratégica localización, ya que el Marqués estaría en el epicentro de su devenir en la ciudad.

1 de enero de 1985. Archivo Municipal de Málaga.

Y no solo eso, si alteramos esta ubicación, perderemos un importante elemento del Centro Histórico Protegido (ese por el que nos damos golpes en el pecho) y que da buen sentido de la Málaga del siglo XIX.

Bastante tenemos con la gentrificación, la pérdida de comercios tradicionales del centro, el destrozo del pasaje de Chinitas, el marchito porvenir de Carretería, los ultrajes al Palacio del marqués de la Sonora, los bichitos en los BIC, los yacimientos ocultados, los inminentes derrumbes de edificios de renombre y la poca museografía de nuestra Alcazaba. Bastante tenemos ya, ¿no creen?

1 de enero de 1930. Archivo Municipal de Málaga.

Firmemos, pues, para que al menos el Marqués siga en su sitio, mirando al puerto (por dónde entraban sus mercancías), entre su calle y su casa, con el gran Paseo del Parque tras él y mirando a la Alameda; ese “salón” cuasi peatonal que querrá admirarlo— ya sea por ser un Benlliure, por su simbología o por comportamiento para con la ciudad de Málaga.

Firma para que el Marqués conserve su histórica ubicación


FUENTES:

Diario Sur — El marqués de Larios, la estatua sin sitio

La Opinión de Málaga — El Marqués Olvidado

Restaurando Larios. ¿La calle? No, la estatua

Diario Sur — Junta y Ayuntamiento aprueban el proyecto de la Alameda Principal

Si quieres saber más sobre estos defensores del patrimonio —> Málaga Rec— Grupo de Facebook

Etiquetas

Carmen S. Cantos

Periodista con tinta en las venas. Criada entre almendros y olivos, amante de lo cosmopolita, viviendo en el desierto modernista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: