Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

Cuando Erwin Rommel y otros generales alemanes planearon firmar la paz con los Aliados

El plan se puso en marcha en 1944

La idea de Rommel de llegar a un acuerdo de paz con los Aliados, incluso contra la voluntad de Hitler, data de verano de 1943.

 rommel paz segunda guerra hitler
Erwin Rommel junto a Hitler en Goslar el 30 de septiembre de 1934 (Bundesarchiv)

La oposición a Hitler

En verano de 1944, una vez puesto el pie en las playas de Normandía por parte de los Aliados y los soviéticos avanzando por el este, la guerra pintaba mal para Alemania. Rommel, a raíz de la campaña de África, se mostraba muy pesimista sobre el resultado de la guerra, pensaba, junto a otros mandos alemanes, que había que ponerle fin a la guerra obligando a Hitler a firmar la paz con los Aliados occidentales, y si se negaba a ello, abrirle un proceso judicial.

Había otro sector opositor que rechazaba esta posibilidad, el general de división Henning von Treschkow y el coronel conde Claus Shenck von Stauffenberg la consideraban condenada al fracaso, su intención era acabar con Hitler asesinándolo. Ellos esperaban crear un nuevo gobierno tras decapitar al regimen nazi mediante un golpe de Estado.

 rommel paz Stauffenberg
Claus Shenck von Stauffenberg (Wikimedia)

Rommel pensaba que la guerra debía acabar lo antes posible y se quejaba de los excesos de Hitler, pero se mostraba reacio a la opción del asesinato. Sin embargo, es probable que terminara pensando que el asesinato era la única forma de solucionar la cuestión, porque, según el general Eberbach, durante una reunión el 17 de julio, Rommel dijo lo siguiente:

El führer debe morir. No hay otra salida, él ha sido realmente el motor y la causa de todo.

La resistencia se mueve

El jefe del Estado Mayor, el teniente general Hans Speidel —con el que había compartido regimiento en la Primera Guerra Mundial— le habló de sus contactos con el Generaloberst Ludwing Beck, antiguo jefe del Estado Mayor del ejército, y del movimiento de Resistencia en Berlín que estaba dispuesto y decidido a acabar con el régimen actual.

El 15 de mayo de 1944, Rommel se reunió de forma secreta con su viejo amigo el general Karl-Heinrich von Stülpnagel. Los dos estuvieron hablando de las medidas que debían de adoptarse para poner fin a la guerra y acabar con el régimen de Hitler. Stülpnagel pensaba que si se producía una sublevación, el mariscal Rommel sería el único que contaría con el respeto del pueblo alemán, de las Fuerzas Armadas alemanas y de los Aliados.

 rommel paz zorro desierto
Erwin Rommel en el norte de África, junio de 1942 (Bundesarchiv)

A finales de mes, el general Eduard Wagner del OKH (Alto Mando del Ejército en el frente oriental) se entrevistó con Rommel para concretar los preparativos del grupo de resistencia en el seno del ejército. Erns Jünger, del Estado Mayor de Stülpnagel en París, le ofreció sus ideas acerca de la paz que había que firmar con los Aliados.

Speidel volvió a Alemania y se reunió con el antiguo ministro de Asuntos Exteriores, el barón Konstantin von Neurath y con el alcalde de Stuttgart, Karl Strölin. Los reunidos pensaron que la participación de Rommel era esencial para ganarse la confianza del pueblo alemán y de los Aliados.

 speidel von manstein
Speidel (izquierda y con gafas) junto a von Manstein en Ucrania, septiembre de 1943 (Bundesarchiv)

Las propuestas de la oferta de paz

Speidel y Rommel tenían una lista de posibles representantes para parlamentar con Eisenhower y Montgomery. La encabezaba Geyr von Schweppenburg por su excelente conocimiento del inglés, ya que lo hablaba a la perfección, pero se vieron obligados a considerar a otros candidatos a raíz de su destitución.

Para la oferta de paz propondrían a los Aliados la retirada de los alemanes de todos los territorios ocupados, aunque manteniendo la Wehrmacht un reducido frente en el este. También incluían el reconocimiento por parte de los Aliados de la anexión de los Sudetes por Alemania y del Anschluss con Austria, así como la aceptación del restablecimiento de las fronteras de Alemania de 1914 y que Alsacia y Lorena debían ser independientes.

 rommel paz viena austria
Tropas alemanas entrando en Viena, 14 de marzo de 1938 (Bundesarchiv)

Pocos conspiradores, tal vez dejados llevar por sus ganas de firmar la paz, pensaron que los Aliados occidentales rechazararían su oferta, pero sin un plan de restauración de una democracia parlamentaria —la solución parece que consistía en una recuperación del III Reich, pero sin Káiser— esta formula habría sido acogida con incredulidad por los estadounidenses y británicos, así como por la mayoría de los alemanes.

Lo que los conspiradores tenían claro era que los Aliados no negociarían nunca con Hitler ni con sus hombres fuertes, como Göring, Himmler o Ribbentrop; por lo que sabían que era esencial destituir a los líderes nazis y que se produjera un cambio de gobierno. El temor de la mayoría de los oficiales conspiradores era provocar una guerra civil, recordando los acontecimientos del mes de noviembre de 1918 y las sublevaciones revolucionarias que se desencadenaron en Berlín y en Múnich.

 noviembre 1918 Wilhelmshaven
Marineros revolucionarios desfilando por Wilhelmshaven en noviembre 1918 (Bundesarchiv)

La búsqueda de más colaboradores

La siguiente tarea era asegurar el plan y ver quiénes se unirían a él, por lo que Rommel y Speidel comenzaron a sondear al ejército, a los cuerpos militares y a los comandantes de las divisiones. Partidarios al mando de tropas de combate eran el teniente general conde Von Schwerin y el teniente general barón Von Lüttwitz.

El 29 de junio, Rommel, en compañía de Rundstedt, visitó a Hitler en Berchstesgaden, y, tras esta visita en la que salió humillado, llegó a la conclusión de que había que actuar. Antes de la caída de Caen, el favorito de Hitler, el Obergruppenführer, Sepp Dietrich, según Speidel, les aseguró que tenía a todas las unidades de la SS «absolutamente en sus manos». No se sabe con claridad hasta qué punto le fueron comunicados los planes previstos a Dietrich.

Nido del Águila Berchstesgaden
Vista de Nido del Águila en la actualidad. Esta era la casa de retiro de Hitler localizada cerca de Berchtesgaden (Losapuntesdelviajero)

El ultimatum a Hitler

El día 12 de julio, Rommel y Kluge se entrevistaron para hablar de la situación militar y las consecuencias políticas. Rommel sondearía por última vez a los comandantes de su cuerpo, y luego prepararía un ultimátum para presentárselo a Hitler. Mientras Rommel realizaba estas tareas, Speidel fue a visitar a Stülpnagel que ya se estaba preparando para eliminar a la Gestapo y la SS en Francia.

El día 15, Rommel escribió para Hitler un informe de valoración del frente occidental, en el que avisaba de que los Aliados no tardarían en romper las defensas alemanas y se plantarían rápidamente en la frontera alemana. El documento concluía de esta forma:

Debo pedirle, mein Führer, que saque usted sin demora las conclusiones pertinentes de esta situación.

Rommel, mariscal de campo.

Cuando Rommel entregó el mensaje para ser enviado, le dijo a Speidel:

Le he dado a Hitler la última oportunidad. Si no saca las conclusiones pertinentes, tendremos que actuar.

erwin mariscal de campo
El mariscal de campo Erwin Rommel, 1942 (Bundesarchiv)

Rommel fuera de juego

Tras entrevistarse Rommel con Eberbach en el cuartel general de la Panzergruppe West el 17 de julio y de discutir sobre las negociaciones de paz y del futuro de Alemania, recibió un ataque de Spitfires británicos mientras circulaba con su vehículo cerca de Sainte-Foy-de-Montgomery, sufriendo una fractura de cráneo que lo dejó muy mal herido.

Mientras Rommel se debatía entre la vida y la muerte en el hospital, el sector conspirador que optaba por el asesinato de Hitler entró en acción el 20 de julio durante una reunión en la Guarida del Lobo, en Prusia oriental. Stauffenberg, que era uno de ellos, dijo:

Como los generales no han hecho nada hasta el momento, ahora tienen que intervenir los coroneles.

atentado julio 1944
Estado en el que quedó la sala de conferencias tras el atentado (Bundesarchiv)

El intento de asesinato de Hitler no salió como se esperaba, una vez más Hitler salvaba la vida en otro atentado de tantos que recibió a lo largo de su vida. Stauffenberg había colocado un voluminoso maletín en el que se encontraba una bomba bajo la mesa de roble durante la reunión, no lejos de Hitler. La explosión de la bomba fue absorbida por las ventanas y los finos tabiques de la sala. El Führer solo recibió heridas leves.

¿Rommel estuvo implicado en el atentado del 20 de julio?

Los documentos de Rommel no revelan nada concerniente a su participación en los hechos del 20 de julio, porque destruyó cuanto podía comprometer a él o a otras personas, pero sí nos podemos remitir a las cartas que Rommel le escribió a su esposa Lucie-Marie y al testimonio de su hijo Manfred.

Después del 20 de julio, Rommel comentó ante su familia y varios oficiales que Stauffenberg lo había estropeado todo y que un militar de primera línea habría terminado con Hitler. Estas palabras eran provocadas por la cólera que experimentó ante el ensañamiento con el que Hitler hizo ahorcar a los generales y políticos que tomaron parte en el complot. Si Rommel hubiese sabido de la tentativa, no la habría aprobado. A su hijo Manfred le dijo:

El atentado contra Hitler fue una estupidez. Lo que debíamos temer de él no eran sus hechos, sino la aureola de que estaba rodeado a los ojos del pueblo alemán. La revuelta no debió estallar en Berlín, sino en el Oeste. ¿Qué se pensaba conseguir con ella? Únicamente que la ocupación americana e inglesa de Alemania se convirtiera en un paseo militar, que cesaran los ataques aéreos y que los angloamericanos mantuvieran a los rusos fuera de Alemania. Lo mejor hubiera sido presentar a Hitler un hecho consumado.

El 24 de julio, tras el ataque recibido por aviones británicos y encontrándose en el hospital, escribía a su mujer lo siguiente sobre el atentado:

[…] El atentado contra el Führer, ocurrido al tiempo de mi accidente, me ha impresionado mucho. Debemos agradecer a Dios que todo terminara bien [….]

Lucie Marie Mollin
Lucie Marie Mollin “Lu”, esposa de Erwin Rommel (Diario de guerra)

Varias semanas más tarde, Rommel fue trasladado a Alemania para impedir que cayera en manos de los Aliados. Probablemente Hitler ya había decidido su muerte, aunque el 24 de julio le telegrafiara:

Acepte Herr Feldmarschall mis mejores deseos para su pronto restablecimiento.

Adolf Hitler.

El final de Rommel

A pesar de los deseos de una pronta recuperación por parte de Hitler, Rommel sabía y le hizo saber a su hijo que había agentes de la Gestapo vigilándolo a él y a su familia. Stülpnagel cayó en manos de la Gestapo después de un intento de suicidio, el Mariscal von Kluge había desparecido varias semanas antes y Speidel fue detenido el 7 de septiembre.

Hitler reclamó a Rommel y por el camino este se envenenó. Cuando el chófer del coche en el que iba volvió la vista atrás, se encontró con un cadáver. Era el 14 de octubre. Según Manfred, su padre no tenía duda de que podría caer víctima de la represión de Hitler. Lo que no imaginó fue que su fin sería parecido al de Von Kluge.

manfred rommel
Erwin Rommel junto a su hijo Manfred (Wikimedia)

Manfred también decía que el caso de su padre representaba un problema espinoso para Hitler, porque la noticia de que incluso el Mariscal Rommel consideraba perdida la guerra y preconizaba una paz separada, habría equivalido a declarar la bancarrota militar alemana. Por eso Hitler se contuvo tanto tiempo después de haber sabido los esfuerzos de su padre en dicho sentido.

Fuentes:

Antony Beevor (2009). El día D: La batalla de Normandía

Erwin Rommel (Edición 2008. Presentadas por Lidell Hart y con la colaboración de Lucie-Marie Rommel, Manfred Rommel y Fritz-Bayerlein). Memorias

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar