Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

Octubre de 1934: los Sucesos revolucionarios de Asturias y las diez horas de vida del Estado Catalán

El protagonista esencial de la huelga general era el PSOE

Ante esta huelga general revolucionaria convocada por los socialistas, el gobierno proclamó el estado de guerra en España.

revolucion asturias 1934 octubre
Cartel conmemorativo de la Revolución de Asturias (Nodulo)

Las elecciones de noviembre de 1933

El 19 de noviembre de 1933 se celebraron elecciones generales en España, aquellas que por vez primera las mujeres pudieron votar. La victoria fue para el centro-derecha y los socialistas sufrieron una considerable derrota, obteniendo solo 58 escaños, muy lejos de los 116 de 1931. Los republicanos de izquierda quedaron prácticamente borrados del mapa electoral. El partido socialista se fue radicalizando, motivado también por el temor a que muchos socialistas se pasasen a la CNT o al Partido Comunista. Este movimiento interno lo encabezaba Largo Caballero, —al que más tarde llamarían «el Lenin español»—, que en el periódico El Socialista, el 3 de enero de 1934 declaraba:

¿Armonía? ¡No! ¡Lucha de clases! ¡Odio a muerte a la burguesía criminal!

largo caballero 1934 octubre companys
Francisco Largo Caballero (Wikimedia)

En detrimento de Indalecio Prieto, que se oponía a la línea revolucionaria, Largo Caballero se hizo con el control del comité ejecutivo del PSOE. El 13 de enero de 1934, el comité ejecutivo socialista redactó un nuevo programa en el que figuraban puntos como el de la nacionalización de la tierra; la disolución de todas las órdenes religiosas y la confiscación de sus propiedades; la disolución del ejército, sustituida por una milicia democrática, y la disolución de la Guardia Civil.

El nuevo gobierno

El encargado de formar gobierno fue Alejandro Lerroux, líder del Partido Republicano Radical, pero necesitaba el apoyo parlamentario de la CEDA de Gil Robles (Confederación Española de Derechas Autónomas), y claro estaba que este apoyo iba a tener un precio.

Gil Robles pidió que las escuelas de la Iglesia siguieran funcionando, que se revisara la legislación laboral, que se parase la Ley de Congregaciones y que se detuviera la ley de reforma agraria comenzada por el anterior gobierno. También se acordó decretar la amnistía para todos los implicados en el golpe de Estado del general Sanjurjo. La colaboración entre el partido de Lerroux y el de Gil Robles presentaba ciertas dificultades, algo que con el tiempo fue agravándose.

revolucion asturias 1934 octubre lerroux
Gobierno de Alejandro Lerroux (Museo de Historia)

La escisión del Partido Radical y las diferencias entre los socios de gobierno 

El partido Radical sufrió una crisis interna, en marzo de 1934 Martínez Barrio, ya fuera del Gobierno, fundó el partido radical-demócrata. Lerroux tuvo que hacer frente a esto y consiguió que una parte de la izquierda de su partido se quedase con él, pero su posición estaba dañada y también la fortaleza de su ejecutivo. El nuevo gobierno tenía que lidiar con sus disensiones internas, «reconquistar» al Ejército y a la Iglesia, y no provocar la ira de la izquierda ni tampoco la de su socio de gobierno.

Los problemas para el nuevo gobierno siguieron apareciendo con la amnistía para los sublevados en agosto de 1932 y con las medidas de la contrarreforma agraria —estas últimas medidas provocaron una huelga general en verano de 1934 que no tuvo el éxito esperado y fue reprimida. Alcalá-Zamora, el presidente de la República, puso reparos a la ley de amnistía, lo que provocó el primer conflicto entre el presidente y la derecha provocando la dimisión de Lerroux el 28 de abril de 1934.

revolucion asturias 1934 octubre lerroux
Alejandro Lerroux dando un discurso (Wikimedia)

El 21 de marzo, el Parlamento catalán había aprobado una «Llei de contractes de conreu», con la que se trataba de facilitar el acceso a la propiedad a los arrendatarios de los viñedos catalanes para poner fin al conflicto de los arrendadores (rabassaire) que se venía arrastrando desde finales del XIX. La patronal, apoyada por la Lliga de Cambó, denunció la ley ante el Tribunal de Garantías Constitucionales, que la anuló el día 9 de junio. El parlamento catalán sacó adelante otra ley idéntica a la anulada estableciendo un diálogo con el gobierno central. Ricardo Samper, presidente del Consejo de Ministros, defendió en las Cortes la ley negociada con la Generalitat, pero la derecha la rechazó y este dimitió.

Alcalá-Zamora tuvo que salir al paso y gestionar la crisis del gobierno mientras la izquierda pedía que se disolviesen las cortes y que se convocasen elecciones. Por si fuera poco para el gobierno, Gil Robles presionaba, ahora sí, pidiendo ocupar ministerios, alegando que no apoyaría ningún gobierno en el que no figurara la CEDA. El PSOE y la UGT amenazaron con una huelga general si el partido de Gil Robles entraba en el Gobierno. Tras la caída de Samper el 4 de octubre, entraron en el gobierno del reaparecido Lerroux tres miembros de la CEDA en los ministerios de Trabajo, Agricultura y Justicia.

zamora 1934 octubre companys
Niceto Alcalá-Zamora (Wikimedia)

La izquierda se mueve

Como anteriormente se ha comentado, el abanderado de la radicalidad en el partido socialista era Largo Caballero, quien hizo caso omiso a Julián Besteiro —líder de la UGT— y a otros socialistas de que esa política y una insurrección no eran la correcto. Las Juventudes Socialistas, al igual que los carlistas, los falangistas y las joventudes de Estat Català (JEREC) comenzaron a armarse y a adiestrarse.

Indalecio Prieto, que después se consideró culpable y arrepentido, decía que sublevarse era una necesidad, pero era muy pesimista sobre los resultados —los cercanos a él siempre criticaban su pesimismo. A decir verdad, el PSOE había hablado más de revolución que de organizarla, y esta incompetencia organizativa se mostró cuando la Guardia Civil descubrió el 10 de septiembre un depósito de armas en el barco Turquesa en Asturias.

revolucion asturias 1934 octubre prieto
Indalecio Prieto (LD)

El movimiento insurreccional conllevaba muchos riesgos, porque a la inexperiencia subversiva del PSOE, se sumaba la falta de un plan para hacerse con el poder, con el correspondiente riesgo al fracaso y que la huelga general aterrorizase a las clases medias que podrían nutrir a la derecha en busca de refugio y apoyo.

La huelga general revolucionaria estalla

La huelga general comenzó el 5 de octubre de 1934 y se extendió por buena parte del país, desigualmente seguida porque no participó el campesinado ni la CNT. El protagonista esencial de la huelga era el PSOE, seguido por la UGT, otros partidos de izquierda y centroizquierda, que estimaban que se había entregado la República a sus enemigos.

revolucion asturias 1934 octubre mapa
Mapa táctico del levantamiento en Asturias (Wikimedia)

En Madrid la UGT declaró la huelga general y pidió a soldados y a la policía que se uniesen a la revuelta, pero sin éxito. En la capital del país solo se produjeron unos tiroteos por algunos elementos revolucionarios que tenían pocas armas y carecían de un plan. El día 8 fueron detenidos casi todos los miembros del comité revolucionario.

La huelga cuajó en la zonas mineras de León, Palencia, Santander y Vizcaya. Durante los días 5 y 6, en Bilbao se produjeron enfrentamientos entre los huelguistas y las fuerzas del orden, —el PNV ordenó a sus afiliados de que se abstuviesen de intervenir en la insurrección— pero la llegada de las tropas y los bombardeos de las zonas mineras por parte de la aviación del gobierno, acabaron con el levantamiento. Donde sí tuvo éxito la huelga general y salió adelante fue en Cataluña y Asturias.

revolucion asturias 1934 octubre palencia
Detenciones por parte de la Guardia Civil durante la Revolución de Octubre en Brañosera, Palencia (Wikimedia)

Companys y el Estado Catalán

Barcelona se paralizó por la huelga general a pesar de la inhibición de la CNT y los nacionalistas vieron la ocasión en esta revuelta para alcanzar la independencia. La izquierda nacionalista catalana estaba muy cabreada con el gobierno central por el retraso de las transferencias a Cataluña que señalaba su Estatuto de Autonomía.

A las ocho de la tarde del día 6 de octubre, Lluís Companys, presidente de la Generalitat, salió al balcón y proclamó la creación del Estado Catalán dentro de la República Federal Española, declarándose en rebeldía contra el gobierno de Lerroux. El conflicto entre nacionalistas independentistas, anarquistas, comunistas y republicanos estaba servido.

revolucion asturias generalitat octubre companys
Vista del Palacio de la Generalitat y de la plaza Sant Jaume durante la proclamación del Estado Catalán dentro de una República Federal Española por parte de Lluís Companys (SB)

Lerroux movió ficha y le ordenó al general Batet —este anteriormente ya había recibido la orden de Companys de que se pusiese a sus órdenes para controlar la situación— que proclamara el estado de guerra y que acabara con la sedición. Batet, que no se sometió a las órdenes de Companys, emplazó cañones en la plaza de Sant Jaume y los hizo disparar con carga hueca. Con la declaración del estado de guerra por parte del gobierno central, la policía y la Guardia Civil pasaban a órdenes del general jefe de la división militar.

Solo quedaba como foco de resistencia la guardia del Palacio de la Generalitat, formada por una compañía de Mossos d`Esquadra. A pesar de recibir la orden del general Francisco Franco de que destruyera la Generalitat con todos sus ocupantes, Batet esperó a la rendición, que llegó el día 7 a las seis de la mañana, cuando Companys se rindió. El Estado Catalán había durado sólo diez horas y el presidente de la Generalitat y los seguidores que no escaparon fueron detenidos.

revolucion asturias 1934 batet companys
Tropas bajo el mando de Batet posicionadas en la Plaza de Sant Jaume (SB)

El balance de este enfrentamiento fue de 96 muertos y 362 heridos en el conjunto de la región. La declaración del Estado Catalán supuso la suspensión del estatuto de autonomía, la inhabilitación de muchos alcaldes y la condena del Gobierno de la Generalitat a treinta años de prisión además de la inhabilitación absoluta. Con la victoria del Frente Popular en las elecciones de 1936, Companys fue amnistiado.

revolucion asturias 1934 carcel companys
Miembros del Gobierno de la Generalitat (Companys en el centro de la imagen, con pañuelo blanco en el bolsillo de la chaqueta) encarcelados en el penal del Puerto de Santa María, tras los incidentes de octubre de 1934 (El Confidencial)

La crudeza del levantamiento en Asturias

Los acontecimientos en Asturias se asemejaban más a una revolución en sí, en esta región existía una colaboración entre las fuerzas de izquierda y había un plan definido para que el golpe pudiera triunfar. La UGT y la CNT se habían concertado «para abolir el régimen burgués». La CNT se había adherido a la Alianza Obrera, cuyo comité dirigía el socialista Ramón González Peña, y donde los comunistas tenían una fuerza real.

15.000 obreros —algunas fuentes apuntan a 30.000— que tomaron parte de la rebelión estaban armados con fusiles que Indalecio Prieto había proporcionado. También recopilaron más armas de las fábricas de armamento de Oviedo y Eibar, pero sobre todo contaban con mucha dinamita, que ellos llamaban «la artillería de la revolución».

revolucion asturias 1934 octubre catedral
Interior de la catedral de Oviedo (Flickr)

Las primeras actuaciones de los sublevados fueron asaltar los cuartelillos de la Guardia Civil y los ayuntamientos. Ocuparon las poblaciones de Mieres, Gijón, Avilés y otras pequeñas poblaciones. El día 6 unos 8.000 mineros se lanzaron hacia Oviedo para sitiarlo, donde se encontraba una guarnición de unos 1.000 defensores. Los sublevados tomaron parcialmente la capital, ocupando edificios oficiales y dinamitando la catedral (hoy en día se puede percibir su reconstrucción parcial). Los más radicalizados mataron a sacerdotes y a miembros de la clase alta asturiana.

El Presidente del Gobierno pidió la deposición de las armas a los sublevados, pero estos la rechazaron y el gobierno envió 18.000 soldados, en parte procedentes de Marruecos. Las tropas que sofocarían la rebelión, organizadas por Francisco Franco desde el Estado Mayor, se dividían en cuatro columnas: la del general Yagüe desembarcaría en Gijón, la de López Ochoa avanzaría por el oeste, la de Solchaga por el este y la de Bosch-Balmes por el sur.

revolucion asturias 1934 octubre rendición
Octavilla ofreciendo la rendición en los revolucionarios (Europeana)

El final del levantamiento

El día 11, tras el avance y la toma de poblaciones por parte de las tropas gubernamentales, la situación de los revolucionarios era desesperada, perdían terreno y se habían quedado sin munición. El general López Ochoa reconquistó prácticamente Oviedo y hasta el día 17 no se redujo por completo la rebelión en la ciudad. Belarmino Tomás, el nuevo presidente del comité revolucionario, negoció con el general López Ochoa y el día 18 se rendía el último reducto.

La Revolución de Asturias duró 15 días, pero costó la vida de aproximadamente 1.000 personas y supuso enormes daños al patrimonio asturiano. Ambos bandos cometieron atrocidades que crearon un abismo entre la sociedad española y que años más tarde volverían a repetirse: destrucción de iglesias y patrimonio, asesinatos a sangre fría, torturas, violaciones, robos, fusilamientos y detenciones arbitrarias.

revolucion asturias 1934 octubre oviedo
Estado en el que quedó el Patio Central de la Universidad de Oviedo (Flickr)

La opinión de miembros de la izquierda y otros sobre la huelga general revolucionaria 

Salvador de Madariaga, que no estaba afiliado a ningún partido político y era mirado con desconfianza tanto por la derecha como por la izquierda, sobre el alzamiento de 1934 dijo:

El alzamiento de 1934 es imperdonable.

Madariaga también dejó para la historia una tajante condena que pronunciaría años más tarde:

Con la rebelión de 1934, las izquierdas perdieron toda la autoridad para condenar la rebelión de 1936.

Indalecio Prieto, que había hecho las gestiones para la compra de armas para el levantamiento, años más tarde, hablando en el Círculo Pablo Iglesias de México, hizo una gran autocrítica:

Me declaro culpable ante mi conciencia, ante el Partido Socialista y ante España entera, de mi participación en aquel movimiento revolucionario. Lo declaro como culpa, como pecado, no como gloria. Estoy exento de responsabilidad en la génesis de aquel movimiento, pero tengo la plena en su preparación y desarrollo […]. Acepté misiones que rehuyeron otros porque tras ellas asomaba no solo el riesgo de perder la libertad, sino el más doloroso de perder la honra. Sin embargo, las asumí […]. Colaboré en ese movimiento con el alma, acepté las misiones a que antes aludí y me encontré, ¡hora es ya de confesarlo!, violentamente ultrajado.

Durante los preparativos del levantamiento, el republicano Manuel Azaña, que posteriormente fue detenido acusado de participar en la rebelión, dijo lo siguiente:

Preparar una insurrección daría al ejército la excusa para intervenir de nuevo en política y aplastar a los trabajadores.

El mismo, Manuel Azaña, que recibió la visita de Lluhí i Vallescá, consejero de Justicia de la Generalitat catalana para decirle que la Generalitat se iba a sublevar, le respondió a este:

No creo en la república federal y se equivocan, pues en pocas horas acabarían con ustedes e incluso en caso de éxito momentáneo, Cataluña quedaría aislada, acusada de separatismo.

Fuentes:

Antony Beevor (2005). La guerra civil española

Paul Preston (1998). Las tres Españas del 36

Julio Gil Pecharromán (2002). Historia de la Segunda República española, 1931-1936

E. Jardí (1997). Companys i el 6 d´octubre

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar