#Noticias

Trazas de opiáceos encontradas en un vaso de la Edad de Bronce

Investigadores han encontrado restos de opio en un recipiente de la Edad de Bronce. Es la “confirmación química” de que este tipo de objeto cerámico, que durante mucho tiempo se sospechó que se había utilizado para contener opiáceos, se usaba para ese propósito.

El objeto en cuestión es una pequeña jarra de la colección del Museo Británico. Se fabricó en Chipre durante el Periodo Tardío de la Edad del Bronce (1450-1200 aC.). Este fue un período de gran prosperidad en el Mediterráneo, con un floreciente comercio y desarrollo que condujo a un aumento de las mejoras urbanísticas y la introducción de la alfabetización.

El jarro tiene un cuerpo ovoide en una base de anillo con un cuello largo y estrecho. Está hecho de arcilla negra cocida de alta calidad que luego se decoró con bandas blancas en cuerpo y el cuello. La forma se asemeja a una cabeza de una adormidera al revés, y los estudiosos han planteado la hipótesis de que esto no es una coincidencia o una mera inspiración artística, sino una elección deliberada para hacer coincidir el diseño del envase con la sustancia para la cual fue concebido.

Los intentos anteriores de analizar el residuo, para confirmar con pruebas químicas la presencia de la adormidera, no tuvieron éxito. Este objeto, en particular, le dio a los investigadores la oportunidad única de confirmar esa hipótesis porque estaba intacto. Los científicos del Museo Británico se encontraron que el residuo estaba compuesto de algún tipo de aceite vegetal que sugería la presencia de alcaloides del opio, pero no lo confirmaba.

Los químicos de la Universidad de York, idearon un nuevo procedimiento analítico utilizando el laboratorio del Centro de Excelencia en Espectrometría de Masas en la Universidad de York. La Dra. Rachel Smith, que había desarrollado un nuevo método como parte de su doctorado en el Departamento de Química de la Universidad, fue la encargada de las nuevas pruebas.

Los alcaloides opiáceos que detectamos son los más resistentes a la degradación, lo que los convierte en mejores blancos para detectar residuos antiguos que los opiáceos más conocidos, como la morfina.

Encontramos los alcaloides en el aceite vegetal degradado, por lo que la pregunta sobre cómo se habría usado el opio en esta jarra no ha sido resuelta.

¿Podría haber sido un ingrediente, entre otros, en una mezcla con base aceitosa, o podría haberse reutilizado el jarro para obtener aceite de opio o algo completamente distinto?

El que haya residuo de opiáceo no significa que los opiáceos se comercializaron como sustancias psicotrópicas.

Si el opio de la amapola era, de hecho, un ingrediente en una preparación de ungüentos, podría haber contenido un perfume o usarse para unción ritual. El opio se conoce desde hace milenios para aliviar el dolor y su uso para la analgesia quirúrgica se ha registrado durante varios siglos, por lo que podría haber sido una preparación farmacológica. Una tableta de arcilla sumeria (alrededor del 2100 aC) considerada como la lista más antigua registrada de prescripciones médicas del mundo, según algunos expertos, contiene referencia a la adormidera. Actualmente se desconoce el uso real que podrían haber hecho de esta sustancia.

Fuente: Nota de prensa de la Universidad de York

Etiquetas

Redacción

Equipo de Redacción / Notas de Prensa / Agencias

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar