Edad ModernaHistoriaHistoria MilitarMicroartículos
#MicroArtículo

¿Cuáles son los orígenes de las expresiones «dar la lata» e «irse a la porra»?

Estas expresiones provienen de la terminología militar española

Muchos de los términos y expresiones que usamos hoy en día, de antiguos orígenes, provienen de la terminología militar. En el artículo “Diccionario de bolsillo de un soldado de los Tercios españoles” vimos algunas palabras de origen militar y de uso habitual en aquella época.

porra lata expresiones vocabulario español
Tercios españoles en el siglo XVII (José Ferre Clauzel)

En este microartículo vamos a explicar cuáles son los orígenes de dos expresiones que los soldados españoles, que combatían en los siglos XVI y XVII, en Europa, usaban mucho.

¿Cuántas veces, cuando éramos niños, no nos han dicho nuestros padres que dejemos de dar la lata y que nos vayamos a la porra cuando estábamos molestando mucho? Pues bien, primero vamos a explicar cual es el posible (siempre posible, porque todo son teorías) origen de la primera expresión.

porra lata expresiones vocabulario español
Sargento conduciendo a las tropas (Wikimedia)

A los veteranos de los Tercios españoles les daban una lata con un rollo en el que se hacían constar sus acciones de guerra y su listado de servicios. Haber combatido en grandes victorias o en batallas trascendentales para el imperio, proporcionaban un prestigio considerable, por eso, los soldados licenciados iban por ahí «dando la lata», es decir: exhibiendo sus méritos marciales para intentar sacar algún favor, merced o gabela. Por supuesto, se deduce de esto que a poca gente le gustaba escuchar las batallitas de estos veteranos que «les daban la lata».

En cuanto a la segunda frase: irse a la porra. En los Tercios existía la figura del sargento mayor, que dirigía los compases de sus hombres moviendo un gran garrote que recibía el nombre de «porra». Cuando en una marcha se hacía un alto prolongado, el sargento mayor clavaba la porra en el suelo, de esta forma simbolizaba la parada. Los soldados arrestados o reprendidos, tenían que sentarse en torno a la porra para así estar localizados. Esto equivalía a enviar a alguien a la porra como sinónimo de arresto y a un lugar un poco alejado del grupo.

Fuentes:

René Quatrefages (1983). Los tercios

Fernando Martínez Laínez y José María de Toca (2006). Tercios de España. La infantería legendaria

Geoffrey Parker (1976). El ejército de Flandes y el camino español, 1567–1659

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar