Edad ContemporáneaEn PortadaHistoriaLiteratura

Gustavo Adolfo Bécquer y Casta Esteban Navarro, historia de un matrimonio infeliz

Dos años después de la muerte de Bécquer, Casta contrajo matrimonio por segunda vez

Gustavo Adolfo Bécquer y Casta Esteban Navarro se casaron de forma muy apresurada el 19 de mayo de 1861, probablemente para que Casta se quedara en Madrid con su nuevo marido, mientras su familia volvía a Noviercas, localidad soriana en la que su padre había de ocupar la plaza de cirujano.

Monumento de Gustavo Adolfo Bécquer en el parque de María Luisa, Sevilla. Fue inaugurado el 9 de diciembre de 1911 y es obra del escultor Lorenzo Coullaut. La glorieta en la que se encuentra este monumento fue iniciativa de los dramaturgos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero. (Foto: AJP – RetoHistórico)

¿Cómo se conocieron Bécquer y Casta?

El padre de Casta, Francisco Esteban, tenía un consultorio en Madrid cuando se instalaron en esta ciudad para salir de su modesto estatus de cirujano rural. Se ha dicho que en este consultorio fue donde Gustavo y Casta se conocieron durante las visitas de este, pero las fechas no coinciden.

En 1858, Bécquer estuvo convaleciente dos meses por una grave y misteriosa enfermedad, ¿tal vez sería una enfermedad venérea y fue cuando contactó con Francisco? No parece probable. Cuando Francisco Esteban se trasladó a Madrid junto a su familia a mediados de 1857, puso un anuncio en la prensa en el que declaraba que en su domicilio (Alcalá, 3, tercero) estaba obteniendo grandes resultados en el tratamiento de las enfermedades sifilíticas, mediante un procedimiento moderno y eficaz.

becquer fotografia
Fotografía de Gustavo A. Bécquer

En la primavera de 1858, Francisco Esteban ya había sustituido la venta de su tratamiento antisifílico por la fabricación de un producto nuevo, una pomada crecepelo. Esteban ya no se dedicaba a tratar enfermedades venéreas cuando Bécquer sufrió un supuesto ataque de sífilis.

Además, resulta difícil que un especialista en enfermedades venéreas aceptara que uno de sus pacientes se casara con su hija. Habría que replantearse la versión de cómo se conocieron Bécquer y Casta, porque suponiendo que Gustavo sufriera una enfermedad venérea, este ya contaba con posibles como para recurrir a un especialista de prestigio.

bécquer casta navarro valeriano
Gustavo Adolfo Bécquer leyendo en el campo, dibujo de Valeriano Bécquer.

Se dice que Bécquer conoció a la que fue su mujer en Veruela, en un monasterio en el que se estaba reponiendo de una dolencia. También que si dio con ella en el mercado, en Ólvega (Soria). Sin embargo, ningún crédito merecen tales localizaciones y condiciones.

Un matrimonio tormentoso

En cualquier caso, la boda se produjo 19 de mayo de 1861 en Madrid, en la iglesia parroquial de San Sebastián. Según los testimonios de los amigos, no fue un acontecimiento esperado con entusiasmo. Al menos al principio y por parte del poeta sevillano, el casamiento no respondió a un amor pasional. Se llegó a decir que Bécquer no se casó, sino que lo casaron.

El matrimonio no fue afortunado, y Casta, que no ha gozado de la simpatías entre los biógrafos y amigos del poeta, ha pasado a la historia como causante de las desdichas de Bécquer. Tal vez, lo que molestaba a sus amigos es que Casta no fuera una mujer de su casa, que tuviese carácter y aficiones culturales. Esta, a pesar de haber recibido escasa formación durante su juventud, mejoró a base de lecturas. Sospechando que su marido no obstaculizó su enriquecimiento cultural, Casta la mejoró sin necesidad de hacerlo a escondidas.

 casta navarro familia museo cádiz
Retrato de familia, por Valeriano Bécquer (Museo de Cádiz). La obra se relacionó durante un tiempo con la familia del poeta, pero está fechada en 1856, y Bécquer y Casta contrajeron matrimonio en 1861.

El matrimonio, que tuvo tres hijos: Gregorio Gustavo, Jorge y Emilio Eusebio, no fue un matrimonio feliz, hubo desavenencias y reconciliaciones, más bien parecen conflictos derivados del fuerte temperamento de ella, llegando incluso, según Heliodoro Carpintero, a odiar a Valeriano, su cuñado, al que acusaba de arrastrar a su hermano hacia sus correrías artísticas dejándola a ella excluida para atender a sus dos hijos.

A Casta se le han acusado de serle infiel al poeta sevillano, pero los datos no son sólidos, aunque parece ser que el tercer hijo no era de Bécquer. Por parte de él, hay indicios de infidelidades, pero no existen pruebas.

valeriano dominguez
Valeriano Domínguez Bécquer (Biblioteca Virtual Miguel Cervantes)

En el verano de 1868 el matrimonio se separó, quedando ella en Noviercas con los dos hijos, sumándose al nacer el 15 de diciembre de 1868 Emilio Eusebio Bécquer, el tercer hijo. La ruptura duraría hasta octubre de 1870. El 23 de septiembre había muerto Valeriano, y, como si su cuñado constituyera el único impedimento insalvable, Casta, junto a sus tres hijos, regresó al hogar en Madrid. La pareja se reconcilió pero la alegría duraría poco, porque el 22 de diciembre fallecería Bécquer. Viendo cerca su final, dejó escritas estas palabras sobre sobre la fugacidad y fragilidad de la vida:

Lloro por mí. Lloro la vida que me huye (…) ¿Y por qué no has de vivir? (…) Porque es imposible. Cuando caigan secas esas hojas que murmuran armoniosas sobre nuestras cabezas, yo moriré también y el viento llevará algún día su polvo y el mío, ¿quién sabe adónde? (…) ¡Debíamos secarnos! ¡Debíamos morir y girar arrastradas por los remolinos del viento!.

(«Las hojas secas», Almanaque Literario de la Biblioteca de Gaspar Roig, 1871).

bécquer muerte vicente parmaroli
Gustavo Adolfo Bécquer en su lecho de muerte, por Vicente Palmaroli.

Casta rehace su vida

Tras la muerte de Bécquer, Casta llevó una vida cada vez más inestable. No controlaba sus gastos e incluso tenía que pedir ayuda. Se casó por segunda vez el 22 de mayo de 1872 con Manuel Rodríguez Bernardo, asturiano de nacimiento y recaudador de contribuciones en Noviercas. La estabilidad familiar y económica duró hasta el 26 de febrero de 1873, cuando su marido murió asesinado.

La pluma de Casta Esteban

Catorce años después de la muerte de Bécquer y unos meses antes de morir, Casta escribió y publicó su primer libro Mi primer ensayo (1884). Consta de doce textos. Son relatos costumbristas , narrados de manera desordenada y humorística. También aparece disgresiones reflexivas sobre temas muy diversos. En el prólogo, Casta denuncia la opresión de la mujer.

 casta navarro mi primer ensayo
«Mi primer ensayo», de Casta Esteban (Biblioteca Digital de Castilla y León)

La esposa del poeta que murió como los pobres y marginados

Casta contrajo una encefalitis degenerativa. El 22 de marzo de 1885 ingresó en el Hospital Provincial de Madrid y murió ocho días después, a los cuarenta y ocho años. La prensa lamentó que, siendo la esposa de un gran poeta, hubiera muerto en el hospital, como los pobres y marginados.

Fuentes:

Gustavo Adolfo Bécquer. Edición de José B. Monleón (1992). Leyendas

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Redactor digital y divulgador histórico. Exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar