Edad ContemporáneaHistoriaMicroartículos
#MicroArtículo

La conferencia de Yalta, una reunión en la que no faltó de nada

Celebrada en los últimos coletazos de la Segunda Guerra Mundial

Como en todas las guerras, el pueblo es el que más sufre. En la retaguardia la población padece la carestía de lo básico, y los soldados también, con el añadido de estar en el frente jugándose la vida a cada instante. Hay quienes escapan de esto: son los dirigentes de los países y sus allegados.

conferencia yalta guerra mundial Churchill
Winston Churchill, primer ministro británico (Wikimedia)

La conferencia de Yalta

El 4 de febrero de 1945 se inició una conferencia en la que, mientras unos perdían la vida en el frente y pasaban penurias, otros no se privaban de nada. La conferencia de la que hablamos es la conferencia de Yalta, celebrada en los últimos coletazos de la Segunda Guerra Mundial en esta ciudad situada en la península de Crimea, donde Churchill, Roosevelt y Stalin se reunieron para diseñar la Europa tras la victoria ante Alemania.

En esta gran reunión, los británicos se avituallaron bien transportando 144 botellas de whisky, 144 botellas de jerez, 144 botellas de ginebra, 100 kilos de bacon, 100 kilos de café, 23 kilos de té, 100 rollos de papel higiénico, 2.500 servilletas de papel, 650 platos llanos, 350 tazas y platillos de té, 500 vasos, 100 copas de vino, 20 saleros y pimenteros, 400 juegos de cubertería, 36 manteles y 13 azucareros.

Roosevelt yalta guerra mundial crimea
Franklin D. Roosevelt, presidente de los Estados Unidos (Library of Congress)

Ante el temor a quedarse cortos en las previsiones, se organizaron otros envíos en los que se transportaban 864 botellas adicionales de whisky y ginebra, 180 botellas de jerez, 20.000 cigarrillos norteamericanos, 500 puros, 1000 cajas de cerillas. A todo esto hay que añadirle centenares de botellas de vino del Rin, vermut, ginebra Gordon´s, whisky Johnnie Walker Red Label, King George IV y champán Veuve Clicquot 1928, 20.000 cigarrillos Chesterfield y Philip Morris, 500 puros David Burns y más papel higiénico.

La estrategia de Stalin

Los soviéticos como anfitriones, ofrecieron abundantes banquetes aportando más bebidas a las ya llevadas por los británicos. A pesar de la abundancia de alcohol, Stalin no lo probó, simuló beber vodka cuando en realidad bebía agua, tal vez sería para mantener la compostura y que la “alegría” fruto del alcohol no le jugase malas pasadas a la hora de negociar, y por lo visto fue así, ya que Stalin consiguió todos sus objetivos propuestos en la conferencia. De esa conferencia todas las delegaciones asistentes salieron satisfechas y contentas, y no es de extrañar.

conferencia yalta guerra mundial Stalin
Iósif Stalin, líder soviético (Wikimedia)

Fuentes:

Antony Beevor (2012). La Segunda Guerra Mundial

Jesús Hernández Martínez (2015). Pequeñas grandes historias de la Segunda Guerra Mundial

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar