Edad AntiguaEn PortadaHistoria

Algunas curiosidades sobre los celtas

Las mujeres celtas gozaban de muchos derechos

El origen de los celtas siempre ha sido difícil de determinar. Se especula que procedían de Anatolia o de los territorios cercanos al Mar Negro y al mar Caspio, que luego se desplazaron hacia Europa. Sin embargo, ubicarlos en un lugar concreto resulta imposible. 

celtas-druidas-boudica-halloween
Mapa de la expansión celta (Geo-Historia)

A día de hoy, quedan vestigios de su presencia a lo largo de la cordillera alpina, la península ibérica, Gran Bretaña e Irlanda. Se les considera parte de los grupos indoeuropeos que incluso llegaron a asentarse en el norte de África, Medio Oriente y el Cáucaso. La sociedad celta estaba compuesta por un conjunto de pueblos autónomos que compartían entre sí algunas características en su modo de vida o su cultura.

Sus asentamientos

Los registros romanos, así como la evidencia arqueológica, nos muestran que los celtas contaban con impresionantes fortificaciones ubicadas en lugares estratégicos de difícil acceso. Construían sus ciudades en las crestas de las montañas y al abrigo del bosque, para impedir ser vistos desde lejos y camuflarse del enemigo si se les rastreaba. Sus fortalezas eran prácticamente infranqueables y en la actualidad aún podemos encontrar restos de pueblos amurallados en el norte de España llamados “castros”. En Escocia, hacían crannogs (islotes artificiales) en lagos y ríos, en los que edificaban casas.

Los caminos

A los romanos se les considera los pioneros en términos de construcción de carreteras, sin embargo, se sabe que dichas calzadas se construyeron sobre los cimientos de los caminos celtas. Solo los celtas sabían dónde se encontraban y hacia dónde conducían. Poco o ningún mapa se ha preservado hasta nuestro tiempo. La madera era el material de construcción utilizado por excelencia, pero el paso de los años junto a las inclemencias del tiempo contribuyeron a su rápida degradación haciéndolos desaparecer.

celtas-druidas-boudica-halloween
Castro de Santa Tegra, Pontevedra (El Mundo)

La riqueza

Pese a la falsa creencia de que la sociedad celta carecía de riquezas; la abundancia de cobre, plata, oro y minerales, que se encontraban cercanos a sus asentamientos hicieron de ellos una civilización poderosa. Su buena organización y su fuerte resistencia, les proporcionaron grandes fortunas. La minería era común entre los celtas, además del saqueo a los viajeros y a las caravanas que transitaban por sus caminos. Los frecuentes conflictos contra las tribus germánicas y la piratería en el Mediterráneo también los enriquecieron. En los antiguos textos, los historiadores griegos señalaban que las compañías libres y los colonos celtas eran comunes en todo el Viejo Mundo.

Lenguaje

Las lenguas celtas eran una rama de las lenguas indoeuropeas. Pese a que apenas desarrollaron la escritura —no quedaron más registros que su difusión oral— la raíz de su lenguaje se encuentra incluso hoy en día entre sus descendientes, como el bretónel gaélico escocés, el galés, el irlandés y el manés. Sobrevivió a las invasiones griegas, romanas y hunas, por lo que su lenguaje se adaptó y evolucionó fusionándose con el invasor. De esta forma, se sincretiza evitando así su desaparición. El fin del dominio romano de Britania también ayudó a que pocos factores, o ninguno, influyera en esta desaparición, conservándose así, en aquellas zonas, con una mayor pureza.

celtas-druidas-boudica-halloween
Vercingétorix arroja sus armas a los pies de Julio César por Lionel Noel Royer (1899)

Herramientas y armas

Si algo cabe destacar en la sociedad celta, es su uso del bronce y el hierro. Con los años perfeccionaron la producción de herramientas y forjaron armas de gran calidad. Se han hallado restos en las minas de las montañas que antaño explotaron. Pero a pesar de su sobrado dominio del metal, seguían prefiriendo la madera en la construcción. La evidencia arqueológica y los registros de griegos y romanos, también hacen mención a su artesanía. La madera entrelazada y bellamente tallada dejó un claro ejemplo de sus habilidades que fueron transmitidas de generación en generación.

La guerra

La sociedad celta se caracterizaba por su carácter indómito y firme. Su expansión se llevó a cabo mayormente tras sufrir el ataque de las fuerzas invasoras. Empujar a las tribus germánicas, invadir los Balcanes y resistir al dominio romano, fueron algunas de sus misiones. Los mayores rivales de la República Romana en el norte fueron las diversas tribus celtas. Empleando tropas ligeras, realizando emboscadas y ataques rápidos, los celtas usaron tácticas de guerrilla, ya que de otra forma no podían combatir al disciplinado ejército romano.

Guerreros galos de mitad del periodo La Téne (Angus Mcbride)

El papel de la mujer

Los celtas consideraban que las mujeres eran iguales a sus homólogos masculinos. Ninguna estaba excluida de realizar cualquier trabajo, podían elegir con quién casarse, e incluso, podían divorciarse. La mujer celta ejercía un papel social importante y no era extraño encontrarse en el campo de batalla con una fémina encabezando un gran ejército. Un ejemplo claro fue Boudica, que lideró una rebelión contra los invasores romanos. Gozaban de libertades que las permitía demostrar su valía al resto de la sociedad. En algunas zonas, el dominio del clan seguía una línea matriarcal, es decir, que el poder recae en la figura de una mujer y tras ella le sucedía una de sus hijas.

Druidismo

El druidismo celta fue una de las religiones más antiguas. Se caracterizaba por la creencia de seres superiores y la inmortalidad del alma. Su conexión con la naturaleza era su núcleo. La adoración de esta sociedad por los elementos de la naturaleza se vio reflejado en cada una de sus divinidades. Los druidas jugaban un papel importante, se les consideraban personas muy sabias, no solo por su sabiduría sino por conocer el designio de los dioses. Estos profetas ocupaban un lugar por encima de los hombres, que únicamente era superado por los dioses. Fueron los encargados de trasmitir sus enseñanzas a las generaciones más jóvenes para vivir una vida de acuerdo a sus creencias.

celtas-druidas-boudica-halloween
Estatua de Boudica en el Westminster Millennium Pier, Londres (John-Paul Patton)

Sacrificios

Sacrificar era un rito básico en las creencias de los celtas. Para complacer las demandas de sus dioses, construían altares dedicados a ese único propósito. Les hacían ofrendas de todo tipo, comida, hierbas medicinales, animales e incluso seres humanos. Estos últimos, eran sacrificados en fechas específicas, ya fueran parientes o enemigos. El cráneo de un humano se convirtió en el mayor tesoro que un celta podía poseer. La obsesión por acumularlos surgió de la extraña creencia de que en los cráneos moraban las almas de sus víctimas.

El Samhain, una fiesta con carácter religioso y origen de Halloween

El 31 de octubre los celtas celebraban Samhain, la fiesta más importante del año que coincidía con el final de la recogida de la cosecha. Ese día era considerado el último del año donde la frontera del mundo de los vivos y los muertos se volvía incierta durante la noche. Se creía que los espíritus de los muertos regresaban a la tierra. Para ahuyentar a los malos espíritus, los celtas se vestían con cabezas y pieles de animales mientras los druidas realizaban sacrificios en el fuego.

En el siglo VIII la Iglesia Cristiana convirtió el 1 de noviembre en el Día de Todos los Santos, para rendir homenaje a todos sus mártires, y santos, que no tuvieran un día particular de celebración. A lo largo de los años, estos festivales se combinaron, y la mayoría llamó “All hallowmas” al Día de Todos los Santos. La noche anterior se conoció como “All Hallows Eve” (Víspera del Día de Todos los Santos). Con el tiempo, su nombre se convirtió en Halloween.

celtas-druidas-boudica-halloween
Druida (Enciclopedia del Misterio)

A Estados Unidos —país al que se le atribuye esta fiesta por excelencia—  llegó con la inmigración europea en el siglo XIX, principalmente de irlandeses católicos (con fuertes raíces celtas), que llevaron esta tradición. Con el paso del tiempo se fue modificando hasta tal y como la conocemos hoy.

Fuentes:

Nicholas Rogers, «Samhain and the Celtic Origins of Halloween», Halloween: From Pagan Ritual to Party Night (New York:Oxford University Press, 2002), 11-21

Anne Millard (1994) Atlas visual de las antiguas civilizaciones

Jean Markale (1992). Los celtas y la civilización celta: mito e historia

Etiquetas
Celtas Europa Halloween

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar