Edad ContemporáneaEn PortadaHistoriaHistoria Militar

El primer y último arquero de la Segunda Guerra Mundial

El hombre que combatía con armamento de otra época

Sorprendentemente en el conflicto más mortífero del siglo pasado, en el que se usaban armas de fuego, un hombre muy peculiar combatió con armas de siglos atrás y sobrevivió.

arquero segunda guerra mundial espada soldado
John Malcom Churchill. (Wikimedia)

John Malcom Churchill, más conocido como Jack —así nos referiremos a él en el artículo—, nació en 1906 en Hong Kong, que por entonces era colonia británica. Al terminar sus estudios ingresó en la academia de oficiales de Sandhurst siendo destinado a Birmania, en 1926, encuadrado en el Regimiento Manchester. Desde el principio al final de su vida, Jack era un tipo muy peculiar, sus compañeros y subordinados ya conocían sus excentricidades, y hasta tenían que soportarlas, como tocar la gaita, pero a un horario no muy adecuado: a las tres de la madrugada. A Jack lo apodaron como Mad Jack (el loco Jack).

arquero segunda guerra mundial espada soldado
Jack dando instrucciones en un ejercicio. (Wikimedia)

En 1936, abandonó el ejército y se trasladó a Kenia, pero en 1938 ya estaba de vuelta a Inglaterra. Le gustaba mucho disparar con arco y participó en el Campeonato Mundial de 1939, en Oslo.

Estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa y Jack se reincorporó al ejército. Hasta aquí todo podría ser normal, pero es que él estaba dispuesto a combatir al enemigo con un arco fabricado al estilo medieval y con una espada escocesa. Con este armamento entró en combate en mayo de 1940, en Francia. En una emboscada a una patrulla alemana, en L´Epinette, disparó una flecha con su arco y mató al sargento alemán desde una distancia de unos 30 metros.

arquero segunda guerra mundial espada soldado
Soldados franceses rindiéndose a los alemanes. (Wikimedia)

Fue uno de los evacuados de las playas de Dunkerque y pudo volver a Inglaterra. A Jack le iba la acción y se alistó en los comandos de operaciones especiales. Noruega estaba ocupada por las tropas alemanas y los británicos realizaron operaciones de asalto, y ahí estaba Jack, que fue el primero en descender por la rampa de la lancha de desembarco tocando su gaita, que para eso había aprendido a tocarla a altas horas de la madrugada. Fue condecorado con la Cruz Militar.

En 1943, cambia de escenario, esta vez al sur del continente, y desembarca en Salerno (Italia) con su espada escocesa, su arco y sus flechas. Junto a un cabo, capturó a 42 alemanes, mereciendo la concesión de la Orden de Servicios Distinguidos.

arquero segunda guerra mundial espada soldado
Jack desembarcando en la playa con su espada en su mano derecha (derecha de la imagen). (Wikimedia)

En 1944, apoyando a los partisanos yugoslavos fue capturado por los alemanes y enviado a Berlín para ser interrogado. Terminó en el campo de concentración de Sachsenhausen. Como la aventura la llevaba en la sangre, junto a un compañero, consiguió escapar del campo en septiembre de ese año, pero nuevamente fue capturado al llegar a la costa del Báltico. En abril de 1945, cuando la guerra en Europa estaba llegando a su fin, fue trasladado al Tirol y posteriormente liberado junto a otros hombres, dirigiéndose a la ciudad de Verona, donde se encontraban las líneas Aliadas.

A Jack la guerra le sabía a poco, parecía que no quería perdérsela, ya fuese en Europa o en Asia, porque a este segundo continente acudió a seguir combatiendo, exactamente a Birmania, y ante los japoneses. Parece que se quedó con ganas de más cuando acabó la guerra, porque llegó a decir entristecido:

Si no hubieran intervenido los malditos yanquis, la guerra hubiera durado otros diez años más

Después de la guerra, sus ansias de aventuras y de emociones fuertes continuaban, porque, contando ya con cuarenta años —parecía que a él eso le daba igual—, decidió hacerse paracaidista. Fue destinado a Palestina. Pasó un tiempo en Australia, en donde se aficionó al surf.

Regresó a Inglaterra y se dedicó a tareas burocráticas en el ejército. Llegó a interpretar en 1952 un pequeño papel en la película Ivanhoe, sobre todo por su dominio con el arco. En 1959 se retiró del ejército habiendo recibido variadas condecoraciones en toda su carrera militar.

arquero segunda guerra mundial espada soldado
Cartel de la película “Ivanhoe”. (FilmAffinity)

Jack nunca dejó de «hacer de las suyas», como cuando regresaba a su casa en tren, arrojaba su maleta por la ventanilla —imagínense la cara del resto de pasajeros—, y esto él le daba una explicación, y era porque la había lanzado sobre su propio jardín y así no tenía después que cargar con la maleta desde la estación.

El arquero de la Segunda Guerra Mundial, y de vida intensa, falleció en Surrey, en 1996.

Fuentes:

  • Jesús Hernández (2015). Pequeñas grandes historias de la Segunda Guerra Mundial 
  • Antony Beevor (2012). La Segunda Guerra Mundial

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close