El “resucitado” bajorrelieve Olmeca de Xoc

Un bajo relieve Olmeca, cincelado sobre una placa de roca -datado alrededor del año 1000 a.C.- ha sido recuperado la semana pasada en Francia.

La pieza fue robada en los años 70 durante unas excavaciones en el estado mexicano de Chiapas, en el yacimiento de “Xoc”, sus dimensiones son de unos 220cm x 115cm y 30cm de grosor, con unos 400 Kg de peso.

El bajo relieve había sido realizado sobre roca natural y fue -literalmente- recortado de la misma por los ladrones y troceado en 4 bloques.

Estado actual de la pieza
Estado actual de la pieza

Representa un perfil típico olmeca -extremidades gruesas, sin cuello, pies pequeños – ataviado con máscara bucal en forma de ave y un tocado alto adornado en el que se observan bandas cruzadas, bastón o cuchillo en su mano derecha mientras en la otra sujeta algo que probablemente sea maíz.

Ilustración del libro: "The Olmec Rock Carving at Xoc" (1968)
Ilustración del libro: “The Olmec Rock Carving at Xoc” (1973)

Fue descubierto por primera vez en la década de 1920, pero su ubicación remota y la escasez de medios impidieron un estudio detallado entonces. Fotógrafos como B.Traven (autor de la novela: “El tesoro de la Sierra Madre”) en los años 20 o, ya en la década 50, el antropólogo y poeta Wolfgang Cordan, inmortalizaron el relieve con sus cámaras.

Cordan publicó la fotografía en su libro sobre viajes, en 1964, pero no detalló su ubicación.

Fotografía del Relieve en 1968 (Foto: Susanna Ekholm-Miller )
Fotografía del Relieve en 1968 (Foto: Susanna Ekholm-Miller )

En 1968, Susanna Ekholm-Miller, de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo, se comprometió a buscar el grabado de la foto del libro de Cordan. Al localizar una entrevista a Cordan, en una revista de 1957, pudo saber que Xoc se encontraba a medio camino entre La Marticia y El Porvenir. Al viajar a la ciudad de El Porvenir no le fue difícil encontrar el lugar, ya que -como es habitual- los lugareños eran conocedores de la ubicación exacta.

La expedición de Ekholm-Miller fue breve, simplemente se trataba de ubicar la pieza para organizar una expedición con más medios, sencillamente cartografiaron, limpiaron y fotografiaron el lugar.

En julio de 1972, obtuvo la aprobación para un segundo viaje.  Pero cuando llegaron, se encontraron con el drama: el relieve había sido saqueado.

 Imposible describir la conmoción y la rabia que sentí cuando nos acercamos a la cara de la roca, cerca de donde Eduardo Martínez y yo habíamos visto la magnífica figura olmeca. La talla ya no estaba allí. Había sido brutal y completamente arrancada.

Ekholm-Miller difundió las fotografías y el estudio del lugar, a fin de que eruditos y estudiosos de todo el mundo supieran de su existencia. Pero no hubo rastro alguno del relieve.

El hueco en la roca, del estudio de Ekholm-Miller
El hueco en la roca, del estudio de Ekholm-Miller

Ahora que la pieza se ha recuperado, sabemos que fue troceada en cuatro piezas para su transporte. Cuándo llegó a Francia se desconoce, pero sería poco después del robo. Los “dueños” actuales del relieve lo habían heredado y no tenía idea de lo que era o de dónde vino. Se pusieron en contacto con el experto en arte precolombino Jacques Blazy a fin de establecer una tasación.

El experto reconoció inmediatamente el bajo relieve -gracias a la obra de Ekholm-Miller- y le dijo a la familia que la pieza no se podía vender. Otros expertos examinaron la pieza confirmando la autenticidad de la misma, por lo que decidieron ponerse en contacto con la Embajada de México.

La pieza fue exhibida a finales de septiembre (2015) en la sede del Instituto Cultural de México de París, en una ceremonia de restitución presidida por el Embajador de México en Francia, Agustín García-López. En el evento la Asociación de Amigos de México en Francia (AAMF) restituyó oficialmente el bajorrelieve por medio de la Embajada mexicana.

Y esta es solo una pieza expoliada en el mundo, actualmente el robo de patrimonio en Siria alcanza escalas industriales, en dónde a través de fotografía satélite se pueden apreciar las caravanas en las que se transportan los objetos expoliados desde Palmira.

 

 


Fuentes consultadas:

Webgrafía:

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: