Estamos ante las pinturas de la tumba de Nefertari (QV66), esposa de Ramsés II. Representan la recepción de la reina ante Ra-Horajti conducida por Horus (Harsiese), el cual ciñe la doble corona del Alto y Bajo Egipto (pschent), empuña en su mano el cetro “uas”.
.
.
Entre los jeroglíficos escritos podemos observar el “cartucho” que contiene el nombre de la reina, situado sobre esta. Nefertari, a la que Ra lleva de la mano, está representada con vestido blanco semi-transparente atado en la cintura por una banda roja y tocado en forma de buitre con alas extendidas que sostiene entre sus garras un anillo de oro (shen), sobre el tocado un mortero rojo sobre el que se sitúan dos grandes plumas rectas de oro en cuyo centro se sitúa el disco solar. Este tocado se identifica habitualmente como la corona de “La Gran Esposa Real”. Tanto Ra como Nefertari van descalzos. Pulseras en ambas muñecas, pendiente en forma de cobra y grueso collar de oro completan la ornamentación personal de la reina.
.
.
Las decoraciones en las paredes de las tumbas nos enseñan muchos aspectos de la sociedad egipcia, dependiendo del estatus  o nivel social del difunto los muros nos contarán diferentes historias, normalmente de la vida cotidiana del mismo. También aparecen representadas en las tumbas pasajes de libros religiosos, como el Libro de los Muertos, que nos cuentan el proceso del difunto ante los diferentes dioses a lo largo de varias estaciones para llegar a la otra vida. Una de esas estaciones es la que tenemos aquí representada, como ya dijimos, Horus acompaña a Nefertari ante Ra.
Si nos encontrásemos ante esta imagen, como lo hizo en 1904 E. Sachiaparelli tendríamos que analizar cosas muy concretas para situar y localizar esta representación. Primeramente el estilo gráfico es muy evolucionado por lo que se podría descartar que la representación sea del Imperio Antiguo. Vemos que la mujer porta una corona de Gran Esposa Real y también se observa cerca de esta su cartucho (shenu), por el cual se podría determinar su nombre y asociarla al faraón con el que estuvo desposada para determinar toda su datación.
Asimismo podemos decir que la civilización egipcia continúa conservando sus ritos funerarios sin apenas modificaciones desde la primera dinastía 1800 años atrás, únicamente diferenciadas por la pequeña evolución en la decoración de sus tumbas y formas jeroglíficas.
.

.
Tomando como referencia el libro de la asignatura* podríamos relacionar esta imagen con las partes del tema II en las que se nos describe la vida después de la muerte (p105) así como en la que se nos cuentan aspectos fundamentales acerca de la religión egipcia (p111).
En ambas partes se hace referencia a la importancia de la muerte en la sociedad egipcia, lo arraigado del culto politeísta y la creencia en la resurrección, así como el sol nace y se oculta uno nace y muere y, como el sol, volverá a resurgir.
.

1 Comentario

Puedes dejar un comentario