Ocho años llevan en Teotihuacán, la que una vez fue la ciudad más grande del hemisferio occidental, buscando la tumba de sus gobernantes y, aunque sin éxito todavía, han podido avanzar mucho en el conocimiento de la desconocida civilización que la levantó.

Vista del túnel bajo la pirámide (Proyecto Tlalocan-INAH.)

Durante décadas, la búsqueda de una tumba real en la antigua Teotihuacán trae de cabeza a los arqueólogos que tratan de desentrañar los secretos que se ocultan tras la misteriosa civilización anterior a los mexicas.

En abril de 2015 se encontraron grandes cantidades de mercurio, un metal muy poco común en México bajo la pirámide de Quetzalcóatl. Era la primera vez que esa sustancia aparecía en un yacimiento antiguo en México y el descubrimiento alimentó las expectativas de que la búsqueda de la tumba estaba a punto de terminar. Creían entonces estar sobre la pista, pero ya han pasado 2 años y no se ha localizado nada. Las esperanzas de encontrar restos enterrados de los misteriosos gobernantes de Teotihuacán se están desvaneciendo.

Sergio Gómez, director del proyecto

El arqueólogo Sergio Gómez dijo a unas declaraciones para “The Guardian”:

Al principio de esta investigación pensamos que el túnel era una representación metafórica del inframundo, el lugar de la creación y origen de la energía, y que teníamos que encontrar la tumba de los líderes de Teotihuacán en este lugar (…) pero casi hemos terminado la excavación y no hay ninguna tumba.

Uno de los robots que usaron en la primera parte de las exploraciones
Uno de los robots que usaron en la primera parte de las exploraciones

La construcción en Teotihuacán comenzó alrededor del año 150 a.C., y continuó hasta el 250 de nuestra era. En su apogeo, la ciudad cubría más de 50 kilómetros cuadrados y era el hogar de unas 200.000 personas.

Fue abandonada alrededor del año 550 aunque desconocemos gran parte de su historia. Los arqueólogos esperaban que el descubrimiento de una tumba real pudiera ayudar a resolver si la ciudad fue gobernada por dinastías familiares —como fue el caso de la civilización maya— o gobernado por un consejo.

La pirámide de la Serpiente Emplumada o Quetzalcóatl es el tercer edificio de mayor envergadura de Teotihuacan,
La pirámide de la Serpiente Emplumada o Quetzalcóatl es el tercer edificio de mayor envergadura de Teotihuacan,

El misterioso túnel en el que se localizó el mercurio fue descubierto accidentalmente en 2003, cuando las lluvias torrenciales desvelaron una entrada. En 2009, los científicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se convirtieron en los primeros en entrar en el túnel de casi 1.500 años.

En 2014, los arqueólogos encontraron tres grandes cámaras en el extremo del túnel, lo cual generó una gran excitación a la que se sumó el descubrimiento al año siguiente de relieves sobre el suelo que parecían representar paisajes con montañas y valles en las que, las aguas de los ríos y lagos, estaba compuesta por el famoso mercurio. Pero las tumbas no estaban.

Los restos indican que el túnel fue sellado con escombros hacia el año 250 d.C. y que fue abierto de nuevo hacia el año 530; seguramente, nunca se utilizaron las cámaras localizadas con fines funerarios.

Zona arqueológica dentro del túnel (Proyecto Tlalocan-INAH.)

Tenemos evidencia de que algo muy grande y pesado fue arrastrado fuera del túnel en algún momento. Podría haber sido una sarcófago, pero no lo sabemos…

Más de 100.000 objetos han sido encontrados durante los trabajos, lo que contribuyó a una nueva comprensión de los orígenes y el vida en la ciudad. Entre los objetos más significativos destacan cuatro exvotos en piedra en perfecto estado de conservación, encontrados muy cerca de las entradas a las cámaras.

Dos de las estatuas encontradas de pie en el túnel. Fotografía: INAH / Proyecto Tlalocan.
Dos de las estatuas encontradas de pie en el túnel. Fotografía: INAH / Proyecto Tlalocan.

Los exvotos estaban adornados con collares y aretes, y rodeados de objetos simbólicos, incluyendo pequeños espejos que se cree para ayudar a la comunicación con el futuro y el pasado. Los espejos y los ojos están hechos de pirita. Según Gómez:

Mi hipótesis es que estas esculturas representan los fundadores de Teotihuacán, los que tenían el poder de decidir el lugar ideal para establecer una nueva ciudad. Estaban de pie, ya que estaban vivos en el momento.

De los cuatro exvotos, tres son estatuas femeninas que podrían representar las mujeres que tuvieron un papel fundamental en la estructura de poder en las primeras fases de Teotihuacán. Durante el primer período de Teotihuacán, su sistema económico y la riqueza estaban relacionados con la agricultura y las mujeres estaban fuertemente asociadas con el culto a la fertilidad. Pero esto cambió y el hombre desnudo más pequeño probablemente representa este proceso de cambio. Estas pequeñas esculturas nos acercan a los orígenes de la ciudad.

Se pueden ver los exvotos en su zona de descubrimiento ((Proyecto Tlalocan-INAH)

Una serie de conchas y caracolas gigantes del Caribe, el Pacífico y las costas del Golfo también se encontraron en el túnel. Algunas estaban grabadas con grafía maya, lo que confirma fuertes lazos entre las élites de Teotihuacán y las comunidades mayas del sur hasta Guatemala y Belice.

Hallazgo en el túnel (Foto:INAH)

Otras reliquias encontradas fueron decoraciones de jade importado de Guatemala, esteras tejidas probablemente reservadas para las élites, pelotas de goma utilizados en un antiguo juego de pelota, ollas de cerámica de los estados vecinos, y huesos de animales de las aves migratorias, jaguares e incluso restos de un oso.

La mayor parte de los objetos recuperados están siendo minuciosamente analizados, restaurados y custodiados en los laboratorios del proyecto arqueológico.
Ya que el famoso túnel se considera demasiado frágil y peligroso para su apertura al público. El INAH tiene intención de crear un recorrido virtual interactivo para guiar a los visitantes a través de sus descubrimientos.

Sergio Gómez Chávez, director del proyecto Tlalocan recogiendo el premio otorgado a su proyecto en 2015.

Fuentes:

Puedes dejar un comentario