La respuesta es no.

 A pesar de que el periodo mencionado es un periodo amplio en el tiempo, desde el 284 hasta el 476 (casi 200 años), e incluso en el espacio, ya que el Imperio Romano abarcaba dominios en todas las costas mediterráneas, en las islas británicas, toda Anatolia y numerosos territorios al norte de la Galia… La verdad es que no encuentro un sitio cómodo para estar en aquellos tiempos.

Tetrarquia de Diocleciano
Tetrarquia de Diocleciano (vía google)

 

He leído que en algunas villas de la zona de la Diócesis de África se mantenía un buen nivel de vida, también se comenta que las regiones danubianas, zona de retiro del emperador Diocleciano, pasaban por un momento dorado, la región oriental en general siempre había sido más rica y competitiva que la occidental, así como sus fronteras más protegidas, a pesar de los persas y los hunos, por algo el Imperio Oriental aguantaría casi mil años más.


De todas formas me mantengo en mi decisión y preferiría no haber vivido aquella época los motivos son numerosos, pero entre otros podría destacar la inestabilidad política en general, los pueblos germánicos presionando cada vez más en las fronteras occidentales, la inestabilidad social, las persecuciones religiosas, las guerras internas, los persas, los hunos...

Diocleciano


Si analizamos las fases del Bajo Imperio las épocas de Diocleciano a Constantino quizás fueron las peores socialmente y administrativamente. Ni siquiera las reformas monetarias de Constantino (el soldius) arreglaron el problema económico del pueblo, al final el ser humano se abre camino y resuelve sus problemas: se volvió al trueque y se estabilizó un poco la sociedad.

Iluminación de Constantino
Iluminación de Constantino

A la muerte de Constantino volvieron las guerras civiles por el poder, otro periodo de inestabilidad (caso de Constancio II y Juliano) con los bárbaros presionando en occidente y los persas en el oriente. 


La fase de Juliano (hasta el 363), con sus campañas de fortalecimiento de las religiones no cristianas creó un gran malestar ya que el cristianismo ya formaba parte de todas las capas de la sociedad. Quizás la zona occidental ya estaba más calmada tras el paso de Juliano por la Galia, aunque plagada de bárbaros entre el campesinado y entre las fuerzas militares, el esplendor clásico estaba en declive. Oriente seguía manteniendo su esplendor, aunque los persas continuaban presionando, cosa que llevaría a la muerte a este emperador.

Las siguientes fases antes de Teodosio se caracterizaron por la entrada de los visigodos al imperio, lo que supuso meter al enemigo en casa directamente, pues el emperador Valente moriría tras un enfrentamiento con estos pueblos bárbaros y supondría la destrucción del ejército romano casi en su totalidad. No me gustaría vivir esa entrada masiva de godos y visigodos y sus posteriores reacciones para con el Imperio.

A partir de la entrada de los visigodos Roma ya no es la Roma clásica
A partir de la entrada de los visigodos Roma ya no es la Roma clásica


A partir de la entrada de los visigodos Roma, ya no es la Roma clásica en la que todo futuro historiador le hubiese gustado haber paseado. El cristianismo hizo lo mismo al imponerse como religión única por Teodosio acabando con todos los cultos clásicos y persiguiendo los demás cultos paganos milenarios como delitos penados, incluso se crearon leyes a favor de esta religión que limitaban la vida de los ciudadanos, como la libertad sexual por ejemplo, bajo pena de muerte. 

Concilio de Constantinopla I
Concilio de Constantinopla I

La libertad, la estabilidad y la cultura en occidente habían entrado en un periodo de letargo, su hermana oriental en cambio mantenía firme y gracias a sus riquezas consiguió fortalecer su capital (Constantinopla) haciéndola inexpugnable y pagando tributos a los hunos para evitar sus invasiones. 

 

 

Puedes dejar un comentario