Mauritius el patrón africano del Sacro Imperio Romano Germánico

Se considera a San Mauricio como el legendario comandante de la Legión Tebana, aquella legión romana formada íntegramente por cristianos egipcios que fue martirizada por negarse a obedecer la orden de perseguir a los cristianos, en lo que hoy es el cantón suizo de Valais. Era considerado como el patrón principal del Sacro Imperio Romano Germánico.

San Erasmo y San Mauricio, h. 1520-1525, Múnich, Alte Pinakothek

Aunque sus representaciones son muy diversas, el haber nacido en Tebas ha llevado a muchos artistas a representarlo con la tez de color. Tampoco hay que olvidar su nombre “Mauritius” cuya raíz latina” maurus”, y esta a su vez de la griega máuros (negro o moreno), designaba a los habitantes de la Mauritania antigua en el norte de África.

Una de sus representaciones más famosas es la realizada en el siglo XV por Lucas Cranach el Viejo, que cuelga de las paredes del Museo Metropolitano de Nueva York.

Lucas Cranach the Elder and Workshop (German, Kronach 1472–1553 Weimar)
Saint Maurice, ca. 1520–25
Oil on wood; 54 x 15 1/2 in. (137.2 x 39.4 cm)
The Metropolitan Museum of Art, New York, Bequest of Eva F. Kollsman, 2005 (2006.469)
http://www.metmuseum.org/Collections/search-the-collections/439081

Según narró el obispo Euquerio de Lyon en sus escritos sobre los mártires cristianos, Mauricio era un alto funcionario romano de Tebaida, en donde estaban asentadas las guarniciones correspondientes a las legiones Legio I Maximiana y Legio II Flavia Constantia. Allí ya se practicaba el cristianismo en el siglo III.

El cargo que ostentaba Mauricio era el de comandante de una legión, conocida popularmente como “La Legión Tebana” y fue enviado por el emperador Maximiano para reprimir la rebelión baugada (o contra los burgundios en otras fuentes) que se había producido en una región de la Galia.

El  historiador Amédée Thierry, afirmaba que  “La Tebana” podría haber sido formada a partir de restos de otras legiones derrotadas en las guerras de Oriente y reunificada en Jerusalén, lugar en el que sus comandantes, Mauricio, Exuperio y Cándido, fueron convertidos al cristianismo por Himeneo. Y que, al pasar por Roma camino de la Galia, visitaron al Papa Cayo al que juraron que si alguna orden imperial pasaba por el asesinado de cristianos, la desobedecería. Sabiendo el Papa que los baugados, una especie de proscritos, eran en su mayoría cristianos.

Y eso fue lo que sucedió, se le ordenó perseguir y ejecutar a los cristianos. Los oficiales se negaron y se les aplicó el peor castigo que existía en el ejército romano: La Decimatio. El castigo consistía en aislar a los miembros de la legión amotinada y dividirla en grupos de diez soldados. Dentro de cada grupo se echaba a suertes quién debía ser ejecutado(independientemente de su rango) y era elegido uno, el cual debía ser ejecutado por los nueve restantes. Ocurrió su martirio en septiembre del año 287 fijando la tradición el 22 de septiembre como el fatídico día.

El martirio de San Mauricio, por El Greco.

Pocos siglos más tarde, en torno al año 515, el futuro rey de los burgundios ordenó la construcción de  la basílica de Agaunum sobre el supuesto lugar de la masacre, sitio en el que se levanta hoy la Abadía territorial de San Mauricio. Recogiendo los —supuestos— restos del mártir norteafricano por Teodoro de Sión.

Procesión de las reliquias de San Mauricio (Valais, Suiza)

Hay otras leyendas, como la de Tréveris (Alemania) que sitúan la ejecución de la legión cerca de su ciudad. El culto a San Mauricio en Alemania también fue muy extendido, añadiendo a muchos blasones de ciudades germanas elementos alusorios al Santo Patrón del Imperio.

Escudo de la ciudad de Coburgo (Alemania) grabado sobre el alcantarillado público en el que está presente la cabeza de San Mauricio

También, hay que decir que, aunque la mayoría de leyendas tienen una base histórica, las de los mártires cristianos de los reinados de Diocleciano y Maximiano son muy difíciles de verificar. El culto a San Mauricio se extendió poco después por toda Europa, especialmente por Suiza y las regiones colindantes francesas e italianas.


La fe en San Mauricio durante la Edad Media estaba a la par a la que se tenía por San Jorge, San Miguel o Santiago Apostol. Su culto se extendió también a los estados Bálticos, en donde se le dedicaron castillos, fortalezas y templos. En Halle (Alemania), fue fundado en 1184, el monasterio más importante dedicado al santo.

En la catedral de Magdeburgo, lugar de reposo del Otón el Grande y una de las primeras catedrales góticas de Alemania, se colocó también una estatua suya.

Su historia puede ser leyenda, pero lo que es real es que un caballero africano fue el patrón del Sacro Imperio y el ejemplo a seguir por los Europeos como paradigma del caballero cristiano. Mauritius, el caballero del sur.

Estatua en Magdeburgo (s. XIII)

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

3 thoughts on “Mauritius el patrón africano del Sacro Imperio Romano Germánico”

  1. En la comarca del Ampurdán (Cataluña) existe el municipio de Sant Mori (apocorístico de Sant Maurici). La parroquia eclesiástica es Sant Maurici desde la Edad Media.Las fiestas patronales son el 22 de septiembre,día de Sant Mauricio.

Puedes dejar un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: