Magallanes y la Isla de los Ladrones

No os creáis que se trata de una leyenda, no, la Isla -o las islas- de los Ladrones existieron y fueron bautizadas por el mismísimo Fernando de Magallanes después de que le ocurriera un incidente en aquel archipiélago, ubicado en lo que hoy se conoce como Islas Marianas-en el Océano Pacífico.

Carta de la zona

El primer europeo, conocido, que llegó a estas costas fue, como decimos, el portugués -sí, era portugués- Fernando de Magallanes al servicio del rey Carlos I de España el 6 de marzo de 1521.

Arribó en la isla de Guam, tras tres meses pasando penurias por el nuevo océano descubierto (el Pacífico), y reclamó todo el territorio para el rey, su señor, y para la corona.

Al llegar a Guam fueron recibidos por los nativos, llamados chamorros, de una forma un tanto sospechosa…

Detalle de un mapa de 1590 mostrando la Nao Victoria.
Detalle de un mapa de 1590 mostrando la Nao Victoria.

Se aproximan a las naos, supuestamente atraídos por la curiosidad, en unas canoas armadas con velas triangulares, los que les da una velocidad nunca observada en las civilizaciones de aquellas latitudes. Los europeos quedaron fascinados por la increíble maniobrabilidad de las pequeñas embarcaciones, llegando a afirmar que “parecían volar”.

 

En estas barcas llevan comida, lo que se supone van a ofrecerles, seguramente como regalo u ofrenda, pero algo ven los españoles en ellos que no les gusta y rechazan la visita de los isleños. Los chamorros parecen no hacerles caso y suben a bordo de la nao – se supone que la Victoria- de forma sorpresiva y muy ágil.

El susto de la tripulación es mayúsculo, están bajos de fuerzas -llevan semanas sin alimentos comiendo cuero hervido y ratas- y los isleños parecen aprovechar la situación y se apoderan de todo lo que ven. Los marinos tratan de repelerlos y en cuestión de minutos abandonan la nave llevándose consigo numerosos objetos del buque, lo curioso es que a bordo dejan frutas y algunos pequeños animales (según algunos historiadores sería un cerdo y algunas gallinas, aunque no está muy claro a qué se referían con un cerdo, ya que no existían como tales en aquellas latitudes*)… 

La explicación: subían con las cosas para comerciar, aunque los marineros creían que eran regalos, las dejaban en el suelo y como los nuestros no les daban nada a cambio cogían lo primero que veían y saltaban por la borda para llegar nadando a tierra. Lo malo es que en esta impaciencia de los indígenas por “comerciar” se llevaron algo a lo que el jefe de la expedición no estaba dispuesto a renunciar: Una barcaza.

Magallanes, que no podía prescindir de nada de equipo material debido al penoso estado en el que se encuentra su Armada -habían perdido ya dos naos y las cosas con la dotación del San Antonio no estaban para mostrar debilidades-, envía una dotación a tierra para recuperarla. Al llegar a la playa los chamorros los recibieron arrojando lanzas. Las palabras de Magallanes son firmes, “hay que imponer respeto desde el principio”. Los soldados abren fuego con sus trabucos y los isleños huyen despavoridos.

 

Pasados unos días se acercan de nuevo los indígenas, aunque esta vez más despacio y sin subir a bordo, e intercambian alimentos por hierro (esta vez si se entendieron) por medio de cestas que descienden desde la cubierta. Tras aprovisionar y descansar 10 días en aquel refugio al que bautizó con el nombre de Isla de los Ladrones (conociendo el archipiélago también por Islas de los Ladrones). Magallanes siguió su viaje alrededor del mundo hacia el oeste… Fallecería poco después, el 27 de abril de ese mismo año -1521.

Teodoro de Bry, Isla de los Ladrones
Teodoro de Bry, Isla de los Ladrones

 

Pero ojo, los españoles no fueron los únicos que tuvieron altercados con los chamorros, o que no se entendieron con ellos. El navegante holandés Olivier van Noort llegó a estas islas en 1600 y relata en sus diarios cuanta razón tenía Magallanes al haberlas bautizado con ese nombre, ya que les sucedió lo mismo.

Grabado de Teodoro de Bry en el que se observa el "modus operandi" de los isleños al abordar la embarcación de los holandeses
Grabado de Teodoro de Bry en el que se observa el “modus operandi” de los isleños al abordar la embarcación de los holandeses

 

¿Qué pasó con las Islas después de Magallanes?

Estas islas fueron anexionadas al Imperio Español como parte de las Indias Orientales Españolas. Para los galeones que llevaban mercancía entre Filipinas y España, Guam fue un puerto importante y escala segura. Los españoles construyeron un Palacio Real en Guam para el Gobernador de las Islas. Sus restos aún se podían ver en 2006.

El nombre de Islas de los Ladrones aún se puede ver en cartas del siglo XIX en las que se va introduciendo el de Islas Marianas compartiendo ambos topónimos un lugar oficial.

Por cierto, la Isla de Guam, la que salvó -a pesar del incidente- la expedición de Magallanes en aquellos años de aventura, la vendió la reina María Cristina a los norteamericanos por 20 millones de dólares, junto a Filipinas y Puerto Rico tras las derrotas de 1898.

Ruta del Galeón de Manila ( Fuente: http://www.galeondemanila.org/index.php/es/filipinas/el-galeon-de-manila )
Ruta del Galeón de Manila ( Fuente: http://www.galeondemanila.org/index.php/es/filipinas/el-galeon-de-manila )

 



 

Fuentes:

*Agradecimientos a Manuel Rodríguez por sus observaciones al respecto del intercambio de víveres a la llegada de los españoles.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

7 thoughts on “Magallanes y la Isla de los Ladrones”

  1. En Guajan no habia cerdos ni gallinas en ese momento. Estos animales fueron introducidos posteriormente por los españoles. Lo que sí habían eran aves, pescado y marisco (ayuyu es un tipo de cangrejo gigante).

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: