Los Turcopolos, las tropas indígenas de la Orden del Temple

Durante las cruzadas numeroso personal indígena —oriundo de las zonas en las que se desarrollaba el conflicto en Oriente Próximo— especialmente bizantinos y ciudadanos de los nuevos Estados Cruzados o del Imperio Latino, que se formaron entre el siglo XII y XIII, formaron parte de los contingentes militares de las Órdenes Europeas.

Los turcopolos solían ser hijos mestizos de persas seljúcidas y griegos, que decían ser cristianos —aunque en la práctica algunos eran musulmanes— así como cristianos ortodoxos Sirios o voluntarios de otros territorios de las zonas en guerra desde la Primera Cruzada.

Se trataba más bien de unas tropas mercenarias, aunque integradas dentro de la organización de la Orden. Pero siempre ocupando el último eslabón en el organigrama de los miembros guerreros. Eran tropas más económicas que las europeas, logicamente no había que abonar transportes y utilizaban armamento, pertrechos y caballos locales. Pero aun así había que abonar sus salarios, lo que requería el envío constante de capital desde Europa.

Formaban parte de la caballería auxiliar templaria, o de la exploradora, y habitualmente utilizaban lanzas y arcos. Montaban caballos que aparentemente eran más rápidos, aunque esto es debido a que su armadadura constaba solamente de un sencillo jubón acolchado y un casco. Lo que aligeraba, evidentemente, el peso a soportar por la montura, haciendo esta más veloz.

Illustration de Joaquin Javier Martinez Rojo

A su mando estaba la figura del Turcopoliere, que superaban en rango a los sargentos ordinarios, al menos en la batalla. Entre los altos cargos de la Orden del Temple se incluía el de turcopolier, que mandaba la caballería enrolada en Oriente y los hermanos sargentos. Asimismo, entre los asistentes personales del Maestre del Temple se contaba un turcopolo –posiblemente un intérprete que le correspondía por rango.

Uno de los primeros Turcopolier fue el general bizantino Tatikios, aunque no “nominalmente”, fue considerado así por ser el que ideó este tipo de caballería auxiliar conformado con tropas locales durante el apoyo del Imperio Bizantino a la Primera Cruzada (hacia 1096).

General Bizantino Tatikios

En la desastrosa batalla de los Cuernos de Hattin, en 1187, las tropas de Saladino vencieron al contingente aliado cruzado. La Historia Regni Hierosolymitani menciona la participación inicial de unos 4.000 turcópolos (cifra quizá exagerada) como parte de la caballería cristiana. Como iban en retaguardia fueron los que más sufrieron las constantes escaramuzas musulmanas y llegaron al grueso de la batalla más que diezmados —la cifra que se menciona es la de 500.

Los pocos supervivientes fueron capturados y ejecutados por orden de Saladino, por haber traicionado al Islam junto a otros cristianos que, como Reinaldo de Châtillon, fueron acusados del asesinato de la hermana de Saladino y crímenes contra los musulmanes. El resto de cristianos europeos fueron utilizados como moneda de cambio (bien por prisioneros o por sumas de dinero).

Losa de la tumba de un turcopolier (Imagen: Peter Holt para The Military Orders: Volume 4: By Land and By Sea)

Los turcopolos supervivientes a la caída de Acre abandonaron Tierra Santa junto a las Órdenes militares y se establecieron en Chipre —junto a los templarios— y en Rodas y Malta —junto a los hospitalarios. Desde entonces, en la Orden de Malta, existe el cargo de Turcopolier en recuerdo de aquellos que abandonaron su hogar para seguir a las Órdenes Militares.

Listado de Priores de la Orden de Mala en el que se observan los cargos de “turcopolier”

Fuentes:

  • Gil Dorregaray, José (Editor) Varios Autores. (1864) Historia de las órdenes de caballería y de las condecoraciones española
  • Richard, Jean (1992) Les turcoples au service des royaumes de Jérusalem et de Chypre: musulmans convertis ou chrétiens orientaux? Croisades et états latins d’Orient points de vue et documents
  • Runciman, Steven (1951) History of the Crusades, Volumen 2
  • Schenk, Jochen (2005) The Military Orders: Volume 4: By Land and By Sea

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Puedes dejar un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: