Los Siete Sabios de la Antigua Grecia

La denominación de “Siete Sabios” fue otorgada por la tradición grecolatina a siete destacados hombres que vivieron entre el 620 y el 550 a.C. Los menciona Plutarco o Platón en sus escritos y los grandes filósofos siempre hacen referencias a sus enseñanzas y los citan como ejemplos de sabiduría práctica para la vida.

Aunque a veces hay variaciones en cuanto a algunos nombres, habitualmente se nombran a los mismos siete. Sus nombres eran: Tales, Bías, Pítaco, Solón, Periandro, Cleóbulo y Quilón.

Los Siete Sabios en las Crónicas de Núremberg (s.XV)

1) TALES DE MILETO

Máxima: «En la confianza está el peligro»

Tales nació en Mileto (Jonia) y ocupa el primer lugar entre esos siete sabios. Filósofo y matemático; mismo tiempo que trataba las cuestiones morales se dedicaba también al estudio de la Astronomía, cuyos primeros elementos había aprendido en sus viajes por Egipto. Predijo eclipses y el que dividió el año en doce meses.

Algunas enseñanzas de Tales de Mileto que aparecen en sus biografías:

  • Lo primero que debemos aprender es a conocernos a nosotros mismos
  • ¿Queremos vivir bien? Pues no hagamos a los demás lo que no queramos para nosotros mismos.
  • Amad a vuestros amigos en ausencia y en presencia, pero guardando siempre cierta distancia, como si alguna vez hubieran de ser enemigos vuestros.
  • Para ser feliz, es preciso tener buena salud, fortuna mediana y buena instrucción.

2) BÍAS DE PRIENE

Máxima: «La mayoría de los hombres son malos»

Proveniente también de la Jonia, cuentan que su ciudad —Priene— fue asaltada por el enemigo, y cuando todos los habitantes huían cargando con todo lo que podían llevarse de valor, Bías hacía el mismo camino pero sin llevar absolutamente nada. Cuando le preguntaban por qué no rescataba joyas ni objetos de valor contestaba: Yo lo llevo todo conmigo. Evidentemente refiriéndose a su “mente pensante”.

Se suele decir que este sabio murió de un ataque al excitarse demasiado mientras defendía a un amigo suyo en un juicio.

Frases que se le atribuyen:

  • Es el más desgraciado aquel que no sabe soportar la desgracia
  • Reflexionad lentamente, pero ejecutad con prontitud lo que hayáis resuelto
  • Atribuid a los dioses el bien que hagáis a los demás
  • Nunca tengas prisa por hablar, jamás

3) PÍTACO DE MITILENE

Máxima: «Debes saber escoger la oportunidad»


Pítaco, habiendo sido nombrado durante una guerra contra los atenienses comandante de las tropas de Mitilene (en Lesbos), terminó todos los combates con un combate cara a cara que propuso al general enemigo (Frinón), del que salió victorioso. Gobernó su ciudad durante 10 prósperos años, trató de restringir el poder de la nobleza apoyándose en las clases populares y decidió abdicar por voluntad propia.

Se le atribuyen:

  • ¡Qué difícil es ser hombre de bien!
  • No digas a todo el mundo lo que piensas hacer, porque si después no lo haces, se reirán de ti
  • No hables mal de amigos… ni de enemigos
  • Es una gran ciencia saber aprovechar la ocasión

4) SOLÓN DE ATENAS

Máxima: «nada con exceso, todo con medida»


Llegó a tener tal reputación de sabio, que los atenienses le suplicaron que confeccionara las leyes para su ciudad. Elaboró medidas desde agrícolas, regulación matrimonial, económicas a sexuales.

Tras cumplir con este encargo, Solón, partió hacia el extranjero para perfeccionar sus conocimientos. Su leyenda dice que, cuando regresó a su patria, se encontró con que las leyes que había realizado con tanto esmero ya no se utilizaban y murió de tristeza.

Algunas leyes de Solón:

  • Estableció el derecho de los varones que no tenían hijos, a testar libremente, pudiendo legar sus bienes a cualquiera, familiar o no. Hasta el momento de dicha reforma, los bienes pasaban al patrimonio de la familia del fallecido
  • Según Plutarco, estableció que si un hombre casado con una mujer sin hermanos varones no podía darle hijos, ésta tenía derecho a dejarlo y casarse con un pariente, de modo que la herencia que recibía de su padre —y de la que ella no era dueña en su calidad de mujer— se mantuviese en el linaje familiar. El ex marido, asimismo, quedaba obligado a tener relaciones sexuales con ella al menos tres veces al mes
  • De acuerdo a algunos autores, se atribuye a Solón el establecimiento de burdeles públicos en Atenas. Esto ha sido interpretado como un intento, por parte de Solón, de «democratizar» el placer sexual y, a su vez, de promover la idea de un ciudadano «dueño de sus placeres»

5) PERIANDRO DE CORINTO

Máxima: «Sé previsor con todas las cosas»

Fue rey (tirano) de Corinto, la Historia lo presenta á veces como un rey cruel y vengativo que se utilizaba todos los mecanismos de su gobierno para perseguir a los desocupados, porque los consideraba como los mayores enemigos del Estado. Entre sus prácticas tiránicas se cuentan q8e muchos jóvenes fueron enviados para ser castrados en Lidia, entre ellos el supuesto asesino su esposa.

Regularizó el trabajo de los esclavos y realizó reformas en pro de los ciudadanos más pobres, en los que se apoyó para eliminar a muchos aristócratas. Su gobierno se caracterizó como el de más prosperidad de la historia de Corinto.

6) CLEÓBULO DE LINDOS

Máxima: «La moderación es lo mejor»


Nació en Lindos, en la isla de Rodas, de la cual fue tirano. Era hijo de un historiador (Evagoras) y se le consideró como el hombre más fuerte de su época. Pasó gran parte de su vida estudiando la naturaleza y decía que el mejor gobierno era aquel en el que los ciudadanos temían más su propia deshonra que la ley.

Decía también:

  • Aceptar la injusticia no es una virtud, sino todo lo contrario.

7) QUILÓN DE ESPARTA

Máxima:«No desees lo imposible»

Gobernador de Lacedemonia en el s. VI a. C., intenta mejorar los sistemas para controlar mejor a los más altos funcionarios del estado. Asimismo, se le atribuye la militarización de la vida civil de Esparta y las primeras medidas para la educación castrense de la juventud.

Entre sus leyendas se cuenta que murió de alegría mientras coronaba a un hijo suyo como vencedor en los Juegos Olímpicos.

Otras máximas suyas:

  • Contened vuestra lengua, especialmente en los festines
  • Ayudad más a vuestros amigos en la desgracia que en la fortuna
  • No habéis jamás mal de los muertos
  • Honrad la vejez
  • Dominad vuestra cólera
  • No deseéis nunca imposibles 
Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: