¿Qué convierte un libro en extraño?

Un poquito de oferta y demanda, una pizca de misterio sobre el objeto y un contenido extrañamente atractivo. Los libros más raros del mundo son muy cotizados por coleccionistas, mayormente por las características antes señaladas, otras veces por un autor particular o porque se forjaron al fuego de algún acontecimiento histórico o época concreta, eso ya depende del coleccionista o colección que esté configurándose.

Algunos libros se convierten en extraños, no por el contenido del libro en sí mismo, sino porque fueron propiedad de una persona célebre; célebre por ser extraña. Si el libro tiene anotaciones personales en los márgenes, su valor subirá aún más.

Codex Gigas (Foto © MPH / NGC)
Codex Gigas (Foto © MPH / NGC)

 

Los libros, en sí, son objetos tan poderosos para el progreso y la cultura humana que han sido – y siguen- siendo objeto de persecución y destrucción. Los libros encierran, no solo la palabra humana, sino el pensamiento libre de personas que decidieron un día decir al mundo lo que pensaban o sus conocimientos acerca de los avatares más extraños de la vida.

Magia, ciencia, religión, enigmáticos códigos… He aquí algunos de los más extraños e interesantes compendios de conocimiento humano:

1.- Manuscrito Voynich

(Descargar Ejemplar - Universidad de Yale )

El manuscrito Voynich, que debe su nombre a Wilfrid Voynich, un comerciante de libros polaco que lo compró en 1912, es un códice escrito en un sistema de escritura críptica e indescifrable. El pergamino en el que está escrito ha sido fechados por carbono 14 y data de principios del siglo XV (1404-1438). Se cree que pudo haber sido escrito en el norte de Italia.

El manuscrito ha sido estudiado por muchos criptógrafos profesionales, y aficionados, incluidos los descifradores de códigos estadounidenses y británicos que trabajaron en la Primera Guerra Mundial y muchos otros de la Segunda Guerra Mundial, quizás los más conocidos.

Hasta ahora nadie ha logrado descifrar el texto, y su código se ha convertido en el Grial de la historia de la criptografía. El misterio del significado y el origen del manuscrito ha excitado la imaginación popular, por lo que el manuscrito es tema de relatos fantasiosos, no sin motivos, y la especulación.


El manuscrito Voynich fue donado por Hans P. Kraus a la Universidad de Yale en 1969, donde se cataloga, en la famosa biblioteca de libros raros (Beinecke Rare Book) con el número de MS 408.

2.- El Necronomicón

El gran mito de los libros oscuros.

El Necronomicón (o Al Azif) es un grimorio (libro de magia) de ficción, con halo de realidad, que aparecen en las historias del escritor Howard Phillips Lovecraft, y sus seguidores. Tanta es su fama que la gente afirma que es real y que el escritor y poeta Abdul Alhazred, lo escribió en Damasco tras viajar durante 10 años por el desierto, 700 años antes de Cristo.

Lovecraft lo menciona por primera vez en el cuento “El Perro”, escrito en 1922, aunque su supuesto autor, el “árabe loco” Abdul Alhazred, había sido citado un año antes en Lovecraft en “La ciudad sin nombre”.

Aunque Lovecraft insistió en que el libro era pura invención, muchos lectores han creído que es un libro real. Incluso libreros y bibliotecarios de todo el mundo reciben muchas solicitudes del libro. Se cuenta que una vez apareció una ficha de la Universidad de Yale con su registro bibliotecario.

El Necronomicón es un cuya lectura puede provocar la locura y la muerte, en él se encuentran las claves para contactar con los más poderosos seres arcanos, más antiguos que la tierra misma.

Aprovechando el filón del nombre, los editores de la vida real han impreso muchos libros titulado Necronomicon desde la muerte de Lovecraft.

3.- Codex Gigas

(Descargar Ejemplar - Biblioteca Nacional de Suiza )

Bautizado como “Código del Diablo” es un viejo manuscrito en pergamino del siglo XIII escrito en latín por un monje llamado Herman el Recluso. Este monje, presunto monje según dicen, habría realizado uno de los libros más grandes del mundo ( pesa 75 kilos y mide 22cm -de grosor- x89cmx49cm) en un monasterio de la actual República Checa, concretamente en Podlazice. Según cuenta la leyenda, lo hizo en una noche vendiendo su alma al diablo para reunir el conocimiento del mundo en un libro, para más tarde morir emparedado vivo.

El libro incluye textos de la Biblia, curas y encantamientos, textos de Flavio Josefo, las Etimologías de San Isidoro de Sevilla, un calendario, listado de personas fallecidas, tratados sobre medicina de Constantino el Africano… Es el libro con el contenido más extravagante, extraño y fascinante que uno se puede encontrar.

La leyenda también afirma que, tras vender su alma al diablo para ser capaz de realizar el libro en una noche, el demonio solamente pidió aparecer dibujado en su interior.

4.- El Grimorio de San Cipriano

(Descargar Ejemplar - Biblioteca Nacional de España )

La figura de San Cipriano, que había sido mago antes de convertirse al catolicismo y obispo de Antioquía, se mitifica con este relato.

La vida de Cipriano, que vivió en el siglo III, se recopila en diversos textos desde finales del siglo XVI, como la que redactó el jesuita Pedro de Ribadeneyra. Según cuentan, San Cipriano nació en Antioquía en el seno de una familia acomodada y culta. Por su condición pudo viajar por Grecia, Egipto y la India, en donde aprendió las artes mágicas. A la edad de 30 años, todo según estos relatos de su vida, recopiló todos sus conocimientos mágicos en un libro y se convirtió al cristianismo.

El libro que se le atribuye comenzó a difundirse en 1849, a partir de una edición que decía estaba sacada del manuscrito del santo. Según esta edición, el manuscrito estaba escrito en castellano y portugués y además de enseñar numerosos hechizos y conjuros -incluso como realizar un pacto con Satanás-, especialmente realizados por los musulmanes, señala lugares en donde se pueden encontrar tesoros.

Existen muchísimas historias de aventureros del siglo XIX que se dedicaron a buscar estos tesoros, en la lista de lugares se incluían 174 tesoros ocultos en Galicia.

Quizá no haya habido nunca un libro más buscado desde el siglo XIX, ni que despertase tantas pasiones.

5.- Malleus Maleficarum

El más famoso de todos los libros medievales sobre brujería, Malleus Maleficarum (El martillo de las brujas o “Hexenhammer” en alemán) fue escrito en 1486 por dos monjes dominicos e inquisidores.

Se convirtió en el manual indispensable para la Inquisición en su “lucha” contra la brujería en Europa, a pesar de eso acabó siendo colocado en el “Index” como libro prohibido en 1490.

El Malleus Maleficarum no solo afirmaba la existencia de las brujas, sino que ayudaba a identificarlas recogiendo ejemplos y anécdotas sobre herejes, especialmente en las zonas de Alemania. El libro siempre ponía la lupa sobre las mujeres y fue más extendida su lectura en las zonas protestantes, tras la división de la iglesia, que en las católicas, zona en la que incluso se negaba que fuera escrito por verdaderos cristianos.

Con la llegada de la imprenta, entre los siglos XVII y XVIII fue el segundo libro más vendido después de la biblia. Quizás este funesto texto sea el causante de aplicar las penas de hoguera a los condenados por brujería y otras horrendas torturas, y sin duda una gran muestra de la estupidez humana.

6.- Codex Seraphinianus

Más que un libro, yo lo calificaría de obra de arte.

Escrito e ilustrado, entre 1976 y 1978, por el artista italiano, arquitecto y diseñador Luigi Serafini. Se trata de una serie de imágenes surrealistas junto a relatos que, a modo de enciclopedia, narran la historia de un mundo imaginario.

Analiza la flora y fauna, incluye mapas imposibles, mecanismos orgánicos… todo ello escrito en una lengua codificada. Luigi Serafini afirmó que no hay ningún significado oculto en el Codex; y afirma que la manera de escribirlo fue libre y un suerte de escritura automática.

Sencillamente pretendía que el lector sintiera la experiencia estética que tiene un niño ante un libro, sin saber leer, y con imágenes que no es capaz de interpretar.

Por cierto, está a la venta una reedición.

7.- Código de Copiale

El código de Copiale es un manuscrito que consta de 75.000 caracteres escritos a mano en 105 páginas.

Se encontró tras la Guerra fría en la Academia Alemana de Ciencias de Berlín y está datado entre 1760 y 1780. Fue en abril de 2011 cuando se reveló su existencia tras haberlo descifrado con software informático.

Su clave: sustituir letras por caracteres griegos y símbolos, y los espacios por caracteres atinos.

Su contenido describe varios un rituales de una sociedad secreta llamada “La Altamente Iluminada Sociedad Oculista”, lo que se identificó como un tipo de filial de una logia francmasónica con relación con la logia existente en Wolfenbuttel (Alemania).

El más curioso de estos rituales descifrados era el de iniciación, en el que contaba que se le pedía al candidato para entrar en la sociedad que leyera una hoja en blanco que estaba sobre una mesa llena de velas y objetos ópticos (gafas, prismáticos, microscopios, catalejos…) tras usar los objetos de forma infructuosa se le lavaban los ojos con un paño y se le retiraba un pelo de una ceja con unas pinzas. Luego colocaba su mano derecha sobre ese ojo y realizaba un juramento.

8.- El Grimorio del Papa Honorio

Considerado por los amantes del ocultismo como una obra maestra de la magia negra. El, también llamado, “Libro de Conjuros de Honorio” reúne una suerte de fórmulas con las que invertir las oraciones cristianas de tal forma que se puedan invocar los demonios.

La autoría del libro se atribuye al Papa Honorio III, algo que -evidentemente- los autores católicos niegan rotundamente. Aunque todos conocemos la historia del Papado, y la clase de personajes que se han sentado en su silla a lo largo de su existencia, por lo que no sería tan descabellada idea el pensar que hubiera salido de su pluma. Es más, es tanto el nivel que tiene el libro: está escrito en latín y es muy exacto en cuanto a la liturgia cristiana; que no pudo haberlo escrito alguien ajeno a la iglesia.

El Papa Honorio III fue uno de los que persiguió a los albigenses, en la cruzada contra los Cátaros. Se sabe que los Cátaros eran practicantes de algún tipo de magia blanca, o al menos eso se decía, evidentemente no sería del gusto de alguien que escribe un libro de magia negra.

A pesar de estas evidencias, su contenido está más cerca de grimorios posteriores como la llave de Salomon o el Grimorium Verumque de fuentes de la época en la que se fecha.

Yo os conjuro y ordeno, Espíritus todos, tantos cuantos vosotros fuereis, ausentes y presente, para que aceptéis y acojáis favorablemente este Grimorio, y cuanto en él se contiene, a fin de que cuantas veces lo lea con la intención de evocaros, os presentéis sin demora bajo hermosa apariencia humana y sin poner reparos ni exigencia alguna.

-Extracto del Grimonio

Como la mayoría de estos libros, existen numerosos textos con el mismo título publicados en diferentes épocas. Normalmente se hacían estas publicaciones para “satisfacer” las peticiones de ricos bibliófilos interesados en conseguir el libro, especialmente durante el siglo XIX.

Hoy en día te lo puedes comprar hasta en el fnac

9.-  El Palimpsesto de Arquímedes

Se trata de una copia de parte de la obra de Arquímides recopilada en el siglo X por un escriba anónimo… lo que pasa que tres siglos despuésun monje en Jerusalén determinó que el contenido del manuscrito no era el adecuado y decidió hacer de él un palimpsesto (voz griega que significa borrado nuevamente).

Para poder crear un palimpsesto se debe raspar el pergamino, de forma que se elimine el texto original para que éste puede ser utilizado una vez más.

Lo peculiar de este pergamino es que, en algún momento, el manuscrito fue reciclado de esta forma -raspado. Las hojas fueron dobladas por la mitad y reutilizadas para transcribir un texto litúrgico, de tal manera que cada página del texto original de Arquímides quedó dividida en dos.

Gracias a que una intervención científica, realizado entre 1998 y 2008, utilizando métodos de procesamiento digital de imágenes obtenidas utilizando diversas frecuencias de radiación, incluyendo radiación infrarroja, luz ultravioleta, y rayos X: se ha podido rescatar la práctica totalidad del texto.

El resultado que obtuvieron fue impresionante. Los textos son la evidencia de que Arquímedes trabajaba con aproximaciones y cálculos como la matemática combinatoria, formulaciones muy avanzadas para su tiempo. Entre los escritos se halla la única versión en griego que se conoce de su tratado “Sobre los Cuerpos Flotantes”, además de la primera copia que ha sobrevivido desde la antigüedad de su “Teoría de los Cuerpos Mecánicos”.

En el manuscrito hay otros textos, como un discurso de Hipérides (pensador del siglo IV aC.) y un comentario sobre la obra de Aristóteles.

10.- Masticatione Mortuorum in Tumulis

El De masticatione mortuorum en Tumulis ( La masticación de los muertos en sus tumbas ) es una obra escrita por el filósofo y pastor luterano Michael Ranft en 1725 y 1728. Hombre de la Ilustración que trató de encontrar una explicación científica al vampirismo.

El autor investiga un caso de vampirismo en Hungría mientras habla de como los muertos devoran a otros muertos. O como el mismo Satán se pasea por los cementerios que, según el, no son lugares de descanso ni de paz.

Es una creencia muy extendida en Alemania, que ciertos muertos mascan en sus tumbas, y devoran

lo que se encuentre alrededor de ellos; que se les oye comer como cerdos, con cierto ruido sordo y

como rugiendo y gruñendo.

De este libro surgen las costumbres de enterrar a los muertos al revés, poner monedas de plata en sus ojos, piedras en la boca o incluso, clavar alguna que otra estaca en el corazón de algún muerto para evitar que se volviera a levantar.

Todo el libro es una especie de tesis sobre el vampirismo aplicando lo más importante en la época: la razón.

Con la razón atribuye el crecimiento de uñas y pelo, en los cadáveres, a las propiedades del suelo en donde se entierran. También comenta otros libros que ha utilizado como fuente para explicar otros fenómenos, como el de los muertos vivientes.

Ya ven, zombies y vampiros ya se paseaban en el siglo XVIII

11.- Lemegeton Clavicula Salomonis

La llave menor de Salomón, es un grimorio anónimo del siglo XVII, y uno de los libros de demonología más importantes de la cristiandad.

Este libro describe al detalle conjuros – oraciones, fabricación de pócimas y elemetos para el ritual…- para invocar determinados espíritus a fin de cumplir las órdenes de quien los invoca, persona que el propio libro denomina como “Exorcista”.

En el artículo de Wikipedia sobre este curioso grimonio aparecen mencionados los demonios que se pueden invocar y que nombra el libro en su primera parte: LINK

12.- Codex Rohonczi

Se trata de una colección de textos en un lenguaje desconocido -seguramente imaginario. Su origen es incierto, donado en 1838 a la Academia de Ciencias de Hungría por Gusztáv Batthyány junto a toda su biblioteca, se cree que es una falsificación realizada por uno de los fundadores de la Biblioteca Nacional Széchényi en Budapest.

A pesar de haberse realizado cientos de estudios, tanto por rumanos, austríacos o por húngaros, nadie logra sacar una conclusión. Es más, cada análisis que efectúan descubren cosas más inverosímiles, como que algunas páginas datan del siglo XVI, y otras, al ser analizadas lo sitúan en Venecia en el siglo XV, aunque el libro no apareció hasta principios del siglo XIX.

Otros estudios afirman que se escribió entre los siglos XI y XII en idioma Dacio.

El códice tiene 448 páginas, en las que se intercalan escenas religiosas, laicas, y militares. Aparecen os símbolos de la cruz, la media luna, y la esvática.

 

13.- Steganographia

(Edición Digital - Archivo esotérico )

En la película de Álex de la Iglesia, El día de la Bestia, el protagonista utiliza la obra de Tritemio para descifrar un supuesto mensaje secreto existente en el Apocalipsis de San Juan.

Las obras del abate Trithemius (Johannes Trithemius, conocido como Johann von Heidenberg también o simplemente Tritemio) son un básico en la biblioteca de todo aficionado al misterio y a la alquimia.

Este monje alemán era un erudito, hechicero y maestro de alquimia. Existen alquimistas que han escrito tratados posteriormente (Paracelso o Agrippa) que aseguran ser discípulos de Trithemius.

Prolífico escritor, redactó tanto textos de tipo religioso como tratados de astrología, historia y alternó con la magia y la química (o alquimia en la época). El libro que más fama ha ganado a lo largo de la historia es el que aquí tratamos: Steganografía, o Ars per occultam Scripturam animi sui voluntatem absentibus aperiendi certu. Este texto fue publicado originalmente en 1500. La edición del año 1606, publicada en Fráncfort del Meno por Mathias Becker lo hizo incompleta… edición que pasó directamente al Index Librorum Prohibitorum.

El libro plantea la hipótesis de que se puede transmitir información codificada a distancia utilizando espíritus, algo así como enviar un correo electrónico, pero con fantasmas. Pero sin reírnos… ¿Pudiera ser que el abad hubiera descubierto la onda corta o algún sistema de comunicación a distancia?

El método de codificación del Steganografía -en su gran mayoría- es la sustitución de letras por números, algo muy básico en temas de criptología (lo usaron los alemanes con Enigma), esta parte fue descifrada por Thomas Ernst.

Al descifrar y traducir la obra se encontró con unos textos de este tipo:

“No te fíes de este monje, le gusta beber buen vino y es raro”

“Jacobo Seitz quiere acuchillarte; cuidado”

Aunque en el libro también se encuentra un sistema de aprendizaje acelerado del idioma, el mencionado sistema para envío de información sin mensajero, escritos sobre magia, sobre como mejorar la memoria

Fue acusado por el emperador Maximiliano I de practicar las artes oscuras y se le hizo un interrogatorio en 1505 en el castillo de Boppart. Tritemius respondió con la publicación de su Liber octo questionum en 1511.



 

Puedes dejar un comentario