1509, la conquista de Orán ( I de III )

El viejo Cisneros miró al infinito y resolvió al fin el problema.

—Está bien —murmuró. —No será el dinero un obstáculo para esta empresa.

El todopoderoso arzobispo de Toledo había tomado una decisión, y cuando él las tomaba no había vuelta atrás.

Firme en su propósito de dominar la costa de Berbería, no sin cierto interés personal, el cardenal Cisneros había convencido al rey Fernando para armar un ejército en el puerto de Cartagena.

 

cardenal-cisneros-retohistorico

 

Aunque las noticias de la viabilidad de la invasión del reino de Tlemecén llegaban a la corte de forma habitual, el aflojar presupuesto no lo veía de buen grado el monarca aragonés. Su tacañería era famosa, y demostrada en incontables ocasiones. Isabel, que había fallecido 5 años antes, no hubiera puesto tanta traba, ya lo demostró con la inversión en las campañas colombinas.

Cuando Cisneros planteó su intención de conquistar la plaza de Orán como si de una auténtica Cruzada se tratase; Fernando lo único que alegaba era que no tenía dinero. El cardenal fue quien lo anticipó, no sin antes firmar unas capitulaciones que se conservan en el Archivo de Simancas:

Que todo lo que se cobrare devolviere e oviere de la dicha Cruzada é susidio que está mandado cobrar así en estos Reinos de Castila como en todos mis Reinos é Señoríos se vos dará y pagará realmente é con efecto todo lo que así hobiéredes dado y gastado de lo primero que se cobrare y recibiere después de pagados los bastimentos é provisiones.

Otro sí, que yo procuraré con nuestro muy Sancto padre que todo lo que se tomare é ganare del reino de Tremecen sea en lo especial sufragáneo de la Iglesia de Toledo…”

Fernando el Católico
Fernando el Católico

Era un buen trato, Cisneros se aseguraba así la devolución del dinero anticipado o lo se quedaría con los territorios conquistados, pasando a pertenecer a la diócesis de Toledo, con lo que la archidiócesis primada sería la más poderosa de la cristiandad.

 

Capilla mozárabe de la Catedral de Toledo fotografiada por J.Laurent
Capilla mozárabe de la Catedral de Toledo fotografiada por J.Laurent (finales s XIX)

 

A principios de 1509, comenzaron a reunirse en el puerto de Cartagena las tropas que iban a tomar parte en la expedición y las naves destinadas a su transporte.

El mando del contingente se le confió al conde Pedro Navarro, llevando bajo su mando a los capitanes Gonzalo de Ayora, Jerónico Vianelo, Diego de Vera y García Villarroel; todos los cuales eran veteranos guerreros que habían combatido tanto en las campañas peninsulares como en Italia.

 

 

El ejército era un tumulto de gentes llegadas de todas partes, tanto castellanos como aragoneses e italianos. No reinaba muy buena armonía y los días se hacían interminables con los frecuentes actos de insubordinación. Especialmente los italianos que decían:

Que era cosa chistosa lo que pasaba en España, que un arzobispo de Toledo quisiese hacer la guerra, en tanto que Gonzalo de Córdoba, el Gran Capitán, se entretenía en rezar rosarios

A relajar la disciplina no solo contribuyó la tropa italiana, sino que la conducta de Pedro Navarro y algunos de sus capitanes, mostrando públicamente el desagrado con el que aceptaban —o más bien no aceptaban— la autoridad del viejo cardenal sobre ellos.

Cisneros, astuto e inteligente, supo ganarse el respeto y subordinación de la tropa mandando castigar con dureza a los más levantiscos, y pagándoles a los demás sus soldadas con puntualidad.

puerto-de-cartagena-sxvi_

Una vez completado el ejército, cargados víveres, municiones y bien abastecida la escuadra de todo cuanto necesitase, soltó amarras del puerto de Cartagena el 16 de mayo de 1509.

Eran 10 galeras y 80 buques de transporte con 14.000 hombres de desembarco, fondeando al siguiente día en las inmediaciones del puerto de Mazalquivir.

Galeras Españolas siglo XVI
Galeras Españolas siglo XVI

Aunque el sultán ziyánida de Tlemecen tenían noticias de la expedición y se estaba preparado para hacer frente a la invasión, aunque aquella noche encendieron numerosas hogueras pidiendo auxilio a los reinos vecinos, con los que curiosamente siempre había estado en guerra (hafsíes, meriníes o los benimeríes de Fez).

El Magreb en el siglo XV
El Magreb en el siglo XV

1509, la conquista de Orán ( II de III ) –>> 

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

1 thought on “1509, la conquista de Orán ( I de III )”

Puedes dejar un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: