La columna inclinada del soldado Espinosa

Si alguna vez entráis a un cementerio y veis una columna partida como esta, no penséis que está deterioriada, no; como dirían en el siglo XIX: “descubríos, mostrad respeto, pues estáis ante la tumba de un héroe”.

Foto (c) Reto Histórico 2016

Foto (c) Reto Histórico 2016

El monumento de la columna partida, que se sostiene sobre un basamento labrado e inclinado, conserva en su parte frontal una lápida, con un poema como dedicatoria. Lo podemos encontrar poco después de entrar en el cementerio de la Purísima de Melilla, muy cerca de la primera plazoleta, en una posición —como dicen nuestro guía del cementerio— “privilegiada”.

Parte del plano del cementerio de Melilla. La tumba de Bueno Espinosa es la marcada con el número 17. Instituto de Cultura Mediterránea
Parte del plano del cementerio de Melilla. La tumba de Bueno Espinosa es la marcada con el número 17. Instituto de Cultura Mediterránea

Una vida truncada. Eso simboliza esa columna rota, y en concreto la vida del soldado Fernando Bueno Espinosa. Y además la inclinación de la misma, seguramente simboliza el esfuerzo que el soldado estaba realizando para “enderezar” esa columna, osea, su vida, cumpliendo arresto por falta grave en el Batallón Disciplinario de Melilla.

Fernando era granadino; hijo de Tomás y María, y tenía 25 años. El 31 de marzo de 1892 dos confinados que estaban trabajando en las obras de construcción del fuerte de Cabrerizas Altas, en Melilla, se escaparon con la intención de pasarse al territorio enemigo.

Bueno Espinosa, que estaba de guardia, rápidamente comenzó a perseguirlos llegando a rebasar los límites fronterizos, donde fue capturado y apaleado hasta casi la muerte.

Según se cuenta en “El Correo Militar” de 1892, los compañeros del soldado Espinosa trataron de sacarlo del territorio enemigo, pero las balas silbaban sobre sus cabezas y el joven soldado, malherido les dijo:

Llevarse mis armas que no las cojan los moros… Y dejadme a mi que no puedo moverme.

La recuperación de su cadáver no fue sencilla, se hizo necesaria la intervención del Bajá quién al llegar al lugar del atentado dio orden a sus áskari de que recogieran el cuerpo y lo trasladaroan a Cabrerizas.

Soldados del Batallón Disciplinario de Melilla en 1905

El acto realizado por el soldado Bueno Espinosa no pasó desapercibido para sus compañeros y mediante una suscripción dentro del Batallón llevada a cabo entre los Jefes y Oficiales se levantó este monumento en su honor.

Foto (c) Reto Histórico 2016

RECUERDO AL HEROICO SOLDADO

FERNANDO BUENO ESPINOSA

QUE DIO SU VIDA EN CUMPLIMIENTO DE SU DEBER

Pobre Fernando de tu pecho herido brota un raudal de sangre generosa

a tiempo que tu alma victoriosa se eleva a las mansiones de la luz.

Ve noble hijo del pueblo tu memoria deja en nosotros angustioso llanto

y absortos contemplamos entretanto al mártir que ha cumplido su deber.

Victima pura si de Dios al ladohoy contemplas mi amargo sentimiento.

Hago este sencillo pensamiento envuelto en los crespones del dolor

Foto (c) Reto Histórico 2016

Fuentes:

  • Centro de Historia y Cultura Militar de Melilla
  • Hemerotecas Digitales
  • Archivo Personal

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: