El pintor de fotografías

Nacido en el seno de una familia de comerciantes de telas en 1841, aprendió las técnicas de fotografía, retoque y revelado, de manos de fotógrafos europeos afincados en Yokohama -única ciudad japonesa en la que se permitía la estancia de occidentales.

Vista del estudio fotográfico de Kusakabe Kimbei y de la tienda de Honcho Dori en Yokohama, coloreada a mano por Kimbei, ca. 1890 (Smithsonian Institution, 2013).
Estudio fotográfico de Kusakabe Kimbei y de la tienda de Honcho Dori en Yokohama, coloreada a mano por Kimbei, h.1890 [Smithsonian Institution]
Se llamaba Kusakabe Kimbei, y fue uno de los primeros “artistas” japoneses en abrir su propio estudio de fotografía.

Realizó numerosas instantáneas, en estudio y a pie de calle, tratando de capturar el exotismo cultural del Japón del siglo XIX. Pero será reconocido mundialmente por sus fotografías pintadas, en las que aplicaba las técnicas artísticas de la estampa xilográfica oriental sobre los soportes (fotografías) occidentales. Esta idea, la de colorear las fotografías, posiblemente surgió en la mente del anglo-italiano Felix Beato el cual realizó dos álbumes con capturas del Japón del Siglo XIX, uno de ellos (Native Types) coloreado a mano, utilizando para esto artistas locales, uno de ellos era Kimbei.

Sus inicios en el mundo del arte fotográfico están ligados al aristócrata austríaco, militar, diplomático y fotógrafo: El Barón Raimund von Stillfried, alumno de Felix Beato. Aunque Kimbei ya había tenido contacto en el taller de este último, como hemos dicho, fue con Stillfried con quién alcanzaría su madurez de conocimientos técnicos. Para el Barón trabajó como asistente y pintor de fotografías.

De Stillfried aprendió las técnicas de retrato en estudio en las que trataba de capturar, no solo la imagen, sino la esencia psicológica del personaje. Realizaron numerosas salidas a exteriores, con el fin de realizar postales paisajísticas -incluyendo composiciones panorámicas- del entorno nipón, para su venta a los turistas europeos o americanos. Fueron sus clases magistrales y la libertad con la que Stillfried le permitía trabajar, la que le permitieron desarrollar su propio estilo aplicando un “sentido japonés” a sus trabajos, de clara tendencia compositiva ukiyo-e.

Fue en 1880 cuando decidió abrir su propio taller en Yokohama. Allí creo una cadena de trabajo, para coloreado de fotografías, en la que se prefijaban lugares de la imagen, matices y cantidad de pigmentos, a fin de que toda la serie a colorear fuera idéntica.

Kusakabe Kimbei - Yokohama Foreign Settlement-2.jpg
Vista panorámica de Yokohama (Kimbrei)

La demanda de sus trabajos crecía y pocos años después abrió una sucursal en Tokio, concretamente en el barrio de Ginza, y otra en la región Honmachi (1889). Existen anotaciones en sus libros de cuentas que nos dicen que en 1885, adquirió colecciones completas de antiguos negativos de sus viejos maestros –Felice Beato y Stillfried– de algunos fotógrafos y artistas occidentales con taller en Yokohama, como el acuarelista británico Charles Wirgman, así como de otros pioneros de la fotografía nipona, afincados estos en Nagasaki, Uchida Kuichi y Ueno Hikoma.

Es importante hablar de estas compras de negativos puesto que, a pesar de que el trabajo de color era de su taller, los autores de las instantáneas eran otros y muchas veces se atribuyen las fotografías a Kimbei, cuando lo correcto sería matizar en las referencias autor de la misma y “decorador”. Muchas fotografías son difíciles de identificar, ya que Kimbei las insertaba en sus álbumes a la venta.

Fuera por sus estrategias comerciales o por su talento, en 1901 su estudio era el más grande de Japón, con más de 2.000 imágenes editadas en sus archivos.

Su obra se vendió como postal, en formato individual, o en álbumes completos.

Imágenes del Album: “Fujiyama Temblor de Tierra. Año 1892, Japón” conservado en el IPCE
Imágenes del Album: “Fujiyama Temblor de Tierra. Año 1892, Japón” conservado en el IPCE

Uno de esos álbumes -compuesto en su amplia mayoría por imágenes de paisajes- se conserva en España, concretamente lo custodia el Instituto del Patrimonio de España (IPCE), recopilado en 1892, titulado: Fujiyama, Temblor de tierra. Y nos muestra la devastación producida por un terremoto a finales del siglo XIX en las inmediaciones del gran monte japonés.

Museos de medio mundo conservan en sus colecciones trabajos de este gran artista, con una visión fotográfica muy adelantada a su tiempoAunque no se sabe con exactitud, se cree que a finales de 1913 dejó de trabajar como fotógrafo, falleciendo en 1934.

"Benten-dori Yokohama" de Uichi [1870]. Esta imagen aparece en multitud de álbumes de Kimbei.
“Benten-dori Yokohama” de Uichi [1870]. Esta imagen aparece en multitud de álbumes de Kimbei.

Si hacemos una consulta en internet, en las casas de subasta como Christies o Sotherbys, podemos hacernos con un álbum original de Kimbei por unos 26.000$ con un formato muy molón… Si no, siempre puedes guardarte las copias digitales que algunas colecciones (con parte o totalidad de sus fotografías escaneadas) que varios museos internacionales ponen a nuestro alcance:

Fuentes:
  • Fotografía de ficción en Japón en el siglo XIX. (…) [pdf de la UCM]
  • Conservación de album japonés del siglo XIX (…) [pdf del IPCE]
  • Casa de subastas Christies
  • Universidad de Harvard [Early photography of Japan]
  • Bibliogr“Photography in Japan 1853 – 1912”; Terry Bennett

 

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: