En Roma hay un Museo…

Esculturas clásicas entre motores y turbinas eléctricas

 

El Museo Centrale Montemartini en Roma es –quizás- uno de los museos más asombrosos de la capital del Lacio, por su singularidad arquitectónica y por la colección de escultura clásica que acoge desde el año 2005.

Estatua de Pothos, hijo de Afrodita (Foto: Web Oficial)
Estatua de Pothos, hijo de Afrodita (Foto: Web Oficial)

Alejado del bullicio de la Roma más turística, se encuentra en el barrio industrial de Ostiense, il Museo Centrale Montemartini es un claro ejemplo de la recuperación de un antiguo espacio industrial para convertirlo en un moderno museo del siglo XXI,  con una colección que de no estar expuesta, se encontraría con toda probabilidad en el almacén de los ‘Museos Capitolinos’.

El edificio que acoge esta institución, fue a principios del siglo XX la Central Termoeléctrica Giovanni Montemartini, primera instalación pública de este tipo que tuvo Roma en la Via Ostiense, entre los Mercados  Generales y la orilla izquierda del Tiber.

Esta central,  inaugurada en 1912, tomó el nombre de Giovanni Montemartini, su asesor tecnológico, y contó con la mejor maquinaria del momento. Parte de las instalaciones estuvieron en uso hasta el año 1963,  para, poco después, cerrar definitivamente toda la planta de producción.

Maquinas y dioses’

Una nueva vida le fue dada a la central en la década de los 80.  Tras acometer algunas obras de restauración, se transformó en un Centro de Arte: en 1997 se inauguró la exposición ‘Maquinas y dioses’ en la primera planta de la central eléctrica.

Esta exposición marcó un hito museográfico:  exponía esculturas clásicas,  procedentes de  la colección de los Museos Capitolinos de Roma, en un ambiente muy distinto al que el público estaba acostumbrado- una central eléctrica con todos los aparejos industriales que esto conlleva.

La exposición ‘Maquinas y dioses’, que se había planteado como algo temporal (con el fin de exponer centenar de esculturas) resultó todo un éxito. El hecho de aunar dos mundos completamente opuestos -arqueología clásica e  industrial- y además crear un diálogo entre las máquinas y los dioses, conquistó al público e  hizo que, años después, se convirtiese en la sede permamente de los ‘Museos Capitolinos’.

 

En 2005, La Central Electrica Montemartini,  pasaba de sede caduca a perenne de los ‘Museos Capitolinos’, tras  someterse a un  proceso de readaptación del espacio para acoger a una institución museística.  Además de esto, restauraron los motores diesel, las turbinas de vapor, las tolvas y las bombonas de aire que hoy en día contemplamos expuestas, en contraste con el arte más “clásico”.

 En la actualidad, en el  mismo lugar donde a principios del siglo XX trabajaban operarios, hoy tienen su residencia esculturas clásicas de dioses griegos y romanos,  emperadores, magistrados, sátiros, o esfinges procedentes de las colecciones de más reciente adquisición por parte de  los ‘Museos Capitolinos’ de Roma.

Visitar este museo, es pasear entre la historia y viajar en el tiempo para llegar a una Roma muy distinta a la contemporánea, en la que esculturas de dioses decoraban huertos, templos y villas romanas.

Pueden verse en exposición los restos arqueológicos procedentes de diferentes lugares: como el Templo de Apolo Sosiano, sito a pocos metros del Teatro Marcello; de necrópolis como La Esquilina; copias de originales griegos, que atestiguan el gusto coleccionista de los romanos; monumentos religiosos y civiles del monte Capitolio; esculturas halladas en la Villa de la Via Cavour y via di Santa Maria Maggiorio; o  retratos de personajes ilustres como César, Augusto y Agripa, entre otros.

 

Aquiles sosteniendo el motor (Foto:Web Oficial)
Aquiles sosteniendo el motor (Foto:Web Oficial)

De entre todas las piezas, destaco por su belleza, serenidad y modelado la escultura de la Musa Polimnia hallada en la Via Terni de Roma, en 1928.

Y por su expresividad, la del Satiro Marsias encontrada en la campaña de excavación arqueológica del Parque de los Acueductos (Parco degli Acquedotti) en Roma.

 

Por el interés que tiene el proyecto de recuperación de un espacio industrial para acoger una institución museística, no hay que dejar de visitar en la planta baja del museo, la zona del atrio en la que a través de paneles didácticos se nos relata la historia de este espacio industrial.

 

Fotografía (c) Sonia Taravilla
Fotografía (c) Sonia Taravilla

 

Una visita a este lugar te puede llevar a conocer una zona de Roma muy interesante: repleta de manifestaciones de arte urbano, de bares, restaurantes y zonas de ocio.

Además, a unos 15 minutos a pie, puede visitarse la Basilica de San Pablo Extramuros, uno de los centros de peregrinación más importantes de la ciudad, la Pirámide de Cayo Sestio -recientemente restaurada- o uno de los secretos más bellos de Roma, el cementerio acatólico o “de los poetas”.

 



 

Más información

Museo Centrale Montemarti

Via Ostiense, 106. Roma

Metro: Garbatella

Web: http://es.centralemontemartini.org/

 

Etiquetas

Sonia Taravilla

Licenciada en Humanidades, Diplomada en Turismo, Máster en gestión cultural y Directora del Blog “unserenotransitandolaciudad.com”.
Fui arqueóloga en la Toscana, tuve lo mío con la cerámica mesopotámica… y corista en la uni.
Me identifico con Judit de Caravaggio… sí, esa que le corta la cabeza al pobre Holofernes sin pestañear.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: