El “tronista”:

Enrique Tudor nació en Greenwich el 28 de junio de 1491, segundo hijo de Enrique VII e Isabel de York. A la muerte de su hermano mayor en 1502, Arturo Tudor, se convertiría en heredero legítimo al trono inglés.

En su juventud era atlético y muy culto. Dicen que gran cazador, avezado jugador de tenis y un mecenas pródigo de las artes. Sabía tocar diferentes instrumentos, incluso componía.

La ruptura con la Iglesia católica-romana y la creación de la Iglesia de Inglaterra (Iglesia anglicana) como Iglesia independiente de la de Roma, donde el monarca era el jefe supremo, fue el hecho más destacable de su reinado junto a la disolución de los monasterios y la adhesión de Gales con las Union Acts de 1535 y 1542.

Sus (principales) mujeres:

  • Nombre: Catalina de Aragón

  • Fin matrimonio: Divorcio

 

Catalina de Aragón [por Juan de Flandes]

La primera de las seis esposas de Enrique VIII, Catalina de Aragón (1485-1536) hija de los Reyes Católicos de España se casó con el hermano de Enrique, Arturo, convirtiéndose en princesa de Gales. Al fallecer Arturo Tudor, y por temor de Enrique VII de perder la alianza y la dote recibida por los reyes de España se apresuró a casarla con la siguiente línea de sucesión, fue así como Catalina se convirtió en mujer de Enrique VIII.

Catalina se quedó embarazada seis veces, pero solamente sobrevivió una hija: la princesa María. El matrimonio duró 18 años, hasta que Enrique VIII comenzó a preocuparse seriamente ante la necesidad de un heredero varón. El nacimiento de un varón se hacía esencial para el soberano porque la dinastía Tudor era nueva y su legitimidad estaba aún en entredicho.

El rey solicitó la nulidad de su matrimonio a la Iglesia en 1527 con la excusa de que se había casado con su cuñada, al parecer se había dado cuenta 18 años después… El papa Clemente VII, ante la negativa de Catalina y las presiones del sobrino de esta, Carlos V, se negó a ofrecer esta nulidad.

Enrique se casaría el 25 de enero de 1533 con Ana Bolena, ya embarazada de la futura reina Isabel I. El arzobispo de Canterbury, anuló el matrimonio del rey con Catalina (23 de mayo de 1533). Fue este el principal motivo por el que Enrique VIII se separó de la obediencia a la Iglesia Católica de Roma y se hizo reconocer como jefe supremo de una nueva Iglesia de Inglaterra.

 

  • Nombre: Ana Bolena

  • Fin matrimonio: Decapitada

 

Ana Bolena [por Hans Holbein]

La segunda esposa de Enrique VIII, Ana Bolena (ca.1501-1536) estuvo casada con el rey tres años de 1.533 hasta 1.536. Se casó embarazada, de lo que Enrique VIII estaba muy seguro de que se tratase, de un heredero varón pero dio a luz otra princesa, Isabel.

La teoría más popular es que Ana fue eliminada por un complot en palacio orquestado por sus enemigos que la acusaron de mantener relaciones con varios cortesanos de los que solamente uno confesó bajo torturas. Según se cuenta fueron los partidarios de la familia real española los que consiguieron hacerla caer en desgracia, de todas formas el rey ya mantenía por aquel entonces relaciones con Jane Seymour, por lo que no le importó mucho esta perdida. Ana fue arrestada y ejecutada, junto a otros cinco hombres, en la Torre de Londres acusada de traición, adulterio e incesto.

Justo antes de morir dijo estas palabras:

«Buena gente cristiana, he venido aquí para morir, de acuerdo a la ley, y según la ley se juzga que yo muera, y por lo tanto no diré nada contra ello. He venido aquí no para acusar a ningún hombre, ni a decir nada de eso, de que yo soy acusada y condenada a morir, sino que rezo a Dios para que salve al rey y le de mucho tiempo para reinar sobre ustedes, para el más generoso príncipe misericordioso que no hubo nunca: y para mí él fue siempre bueno, un señor gentil y soberano. Y si alguna persona se entremete en mi causa, requiero que ellos juzguen lo mejor. Y así tomo mi partida del mundo y de todos ustedes, y cordialmente les pido que recen por mí. Oh Señor ten misericordia de mí, a Dios encomiendo mi alma

 

  • Nombre: Jane Seymour

  • Fin matrimonio: Muerte por infección tras dar a luz

 

Jane Seymour
Jane Seymour

 

Jane Seymour (ca.1509-1537) la única mujer de Enrique VIII que le pudo dar el tan anhelado hijo y heredero varón.

Había pertenecido a la corte sirviendo como asistente a Catalina de Aragón y posteriormente a Ana Bolena, despertando el interés del rey tras la muerte de Ana (algunos historiadores aseguran que antes).

Se casó con Enrique VIII en mayo de 1536, 11 días después de la ejecución de Ana Bolena. Dio a luz al príncipe Eduardo el 12 de octubre de 1537 (futuro Eduardo VI) muriendo apenas 12 días después al contraer una infección durante el parto.

 

  • Nombre: Anne de Cléveris

  • Fin matrimonio: Divorcio

 

Anne of Cleves, by Hans Holbein the Younge
Anne of Cleves, [ por Hans Holbein, “el joven”]

 

Anne (o Ana) de Cléveris (1515-1557) se casó con el rey en enero 1540.

Enrique VIII la vio por vez primera en una pintura de Hans Holbein (la misma que tenemos aquí arriba) e insistió en traerla a Inglaterra para casarse con ella. Al conocerla en persona la encontró poco atractiva y comenzó a seducir a una de sus damas de honor, Catalina Howard.

Tras seis meses de matrimonio el compromiso fue anulado pero Anne se quedó en Inglaterra, según cuentan el propio Enrique ordenó que se la tratase como “la hermana del rey“, debido a la gran amistad que entablaron posteriormente.

 

  • Nombre: Catalina Howard

  • Fin matrimonio: Decapitada

 

 

La seductora Catherine (Catalina) Howard (c1522-1542) se convirtió, en julio de 1540, en la quinta esposa de Enrique VIII. Enrique contaba con casi 50 años, mientras que la joven dama de compañía de Anne de Cléveris tenía apenas 20 años.

Era prima de Ana Bolena y llevaba una larga carrera de amoríos desde los 12 años. Enrique, viejo y obeso, desconocedor del pasado de la joven, dedicaba sus días a encargar vestidos y joyas de elevado valor para regalar a la joven reina.

Catalina, a pesar de las riquezas, no se sentía satisfecha en su matrimonio y empezó una relación con Sir Thomas Culpeper, y comenzó a verse con otros antiguos amantes.

Sus amores pasados y andaduras presentes llegaron a oídos de Enrique, el cual en un principio no se creía nada, hasta que las evidencias fueron demasiado claras… se descubrió una carta de amor que le había escrito a Culpeper. El rey, furioso, ordenó detenerla y llevarla a la Torre de Londres.

El 10 de diciembre de 1541 ejecutaron a Culpeper y a un amante anterior al matrimonio con Enrique de Catalina, Francis Dereham. Sus cabezas fueron expuestas en el puente de Londres.

Carta de Catalina Howard a Thomas Culpeper, que fuera prueba concluyente de la infidelidad de la reina.
Carta de Catalina Howard a Sir T. Culpeper, prueba concluyente de la infidelidad de la reina.

 

Catalina fue ejecutada el 13 de febrero de 1542, acusada de adulterio y traición.

 

  • Nombre: Catalina Parr

  • Fin matrimonio: Viudedad

 

Catalina Parr

 

Catalina (Kateryn) Parr (1512-1548) fue la última de las seis esposas de Enrique VIII.

Inteligente y piadosa, Kateryn de 32 años, amaba Thomas Seymour (hermano de la tercera esposa del rey), pero la propuesta del rey, que se encaprichó de ella en una misión diplomática, no podía ser rechazada.

Se casó en julio de 1543 durando su matrimonio 4 años, hasta el fallecimiento de Enrique en 1547.

 

An Allegory of the Tudor Succession: The Family of Henry VIII, ca. 1590

 

Y con esta terminan las tortuosas relaciones de este rey de Inglaterra… Al menos las que terminaron en matrimonio.

Como hemos dicho al principio el rey Enrique VIII era un hombre modelo, culto y atlético en su juventud. Se barajan diferentes motivos por los que este rey sufriría tan drásticos cambios, tanto físicos como de personalidad.

Los problemas físicos comenzaron quizás tras un accidente en una justa en la que se dañó un muslo y no volvió a realizar ninguna actividad de severo esfuerzo. Los problemas mentales llegarían tras las crisis nerviosas que sufrió durante las negociaciones para anular su primer matrimonio, a los 36 años, llegando a su punto más sádico a los 44 cuando comienza a ejecutar a todos sus rivales.

Se teoriza sobre si Enrique pudo haber tenido daño neurológico por otro accidente a caballo en su juventud, no obstante, los biógrafos ingleses insisten en que su temperamento y paranoia tuvo un deterioro progresivo, y aunque perdió su juicio, Enrique nunca perdió su inteligencia.




Webgrafía:

Puedes dejar un comentario