El misterioso origen etrusco del Vaticano

Es decir “Vaticano” y a todos se nos viene a la cabeza la majestuosa San Pedro, pero has de saber que eso no es el Vaticano. El Vaticano es la colina sobre la que se eleva San Pedro. Una de las colinas ubicadas al oeste del río Tíber, el lado opuesto a aquel en que se ubican las Siete Colinas tradicionales de Roma.

El origen de la palabra “Vaticano” es un auténtico misterio. No procede del latín ni del griego y tampoco tiene nada que ver con la biblia. Su nombre, como muchas tradiciones cristianas, es de origen pagano.

Siglos antes de la fundación —legendaria— de Roma por Rómulo y Remo existió un pueblo conocido como “los etruscos”. Gran parte de las tradiciones y cultura que Roma adquirió proviene de este pueblo.

Como hacían los hebreos y los romanos después, los etruscos solían enterrar a sus muertos en necrópolis fuera los muros de sus ciudades. Por ese motivo, se levantó una en una colina cercana a uno de sus poblados. Según los investigadores, el nombre de la diosa etrusca a la que se advocó la necrópolis se llamaba Vatika.

Máscara de Terracota Etrusca (Altes Museum, Berlin)

Otra cosa que recibió el nombre de Vatika, según Benjamin Blech —autor de “Los secretos de la capilla Sixtina— era una hierba alucinógena que también se recogía en aquella ladera. Los siglos pasaron y la palabra fue quedando en la lengua latina como sinónimo de “Alucinación” o “visión profética”, asociado a esta hierba. También se dice que el pueblo etrusco que ocupó la zona de aquella colina se llamaba Vaticum. Como veis hay diversas teorías, pero todas coinciden en el origen etrusco de la palabra.

Necropolis de la “Via Triumphalis” en la Colina Vaticana

Tiempo después, en aquella ladera Vatika, se levantó un templo honor a la diosa Cibeles alrededor del año 191 a.C. Respetando la necrópolis etrusca. Aunque cuando el emperador Calígula ordenó la construcción de un gran circo romano seguramente ya no se respetó. Este emperador no vería finalizada su obra, para la que ordenó traer hasta un obelisco desde Egipto. Sería Nerón el que inauguraría aquel edificio. En el cual, según la tradición cristiana, fue ejecutado San Pedro. Así, cuando el cristianismo fue legalizado ese lugar se convirtió en un centro de peregrinación.

Circo de Nerón en la Colina Vaticana

Por este motivo, el emperador Constantino, fundará un santuario en aquella colina, a la que se llamaba “La Colina Vaticana”. Hay que señalar también que, la Colina Vaticana, no es una de las famosas Siete Colinas de Roma.

Fresco que muestra el aspecto de la basílica en el siglo IV ordenada por Constantino
Etiquetas

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: