El gabinete secreto de Catalina la Grande

Catalina II, más conocida como Catalina la Grande, fue Emperatriz de Rusia desde el 9 de julio de 1762 al 17 de noviembre de 1796, época en la que modernizó su Imperio y que le hizo ganarse su sobrenombre.

Nacida Sophie Friederike Auguste von Anhalt-Zerbst en mayo de 1729 en Stettin (ahora Szczecin en Polonia), se cambió el nombre por el de Yekaterina (o Ekaterina) Alekséyevna en 1745, tras ser bautizada en la Iglesia Ortodoxa Rusa. Se casó con el Gran Duque Pedro, nieto de Pedro el Grande y heredero al trono ruso.

Retrato de Catalina cerca de la fecha de su boda en 1745, por George Christoph Grooth

El matrimonio fue un fracaso, y la pareja se distanció. Pedro, 8 años después de casarse mantenía una relación amorosa con Yelizaveta Vorontsova, y Catalina mantenía, de forma habitual, relaciones con varios hombres. Catalina mantenía relaciones con ellos y luego les regalaba algún cargo y tierras, teniendo fama de ser más que generosa con sus ex amantes, de los que vivía rodeada y siempre le fueron fieles.

cajita de rapé de Catalina la Grande

Se convirtió en una mecenas de las artes y se volcó en la literatura, la cultura y la política. Pero también fue aficionándose a otros tipos de distracciones que dieron en su día mucho de qué hablar. Catalina fue atacada por sus gustos sexuales desinhibidos. Se contaron tantas historias que llegó a decirse que mantenía relaciones 6 veces al día y que su muerte se produjo en medio de una lujuriosa escena en la que participaba un caballo… La realidad es que murió mientras se disponía a tomar un baño de un ataque fulminante de apoplejía.

Retrato ecuestre de Catalina por Vigilius Erichsen

Y es que se decía, que la emperatriz, había mandado crear una habitación decorada completamente con elementos pornográficos. Desde los lienzos al mobiliario. Una habitación para su disfrute personal con artefactos decorados con penes y vaginas. Esa habitación fue localizada en los palacios imperiales de Tsarskoye Selo (hoy Pushkin), cerca de San Petersburgo, por soldados soviéticos que afirmaron haber encontrado este gabinete secreto durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Encontraron labrados eróticos, falos enormes de madera, mesas y sillas adaptadas para todo tipo de posturas sexuales. Y no era algo desconocido, puesto que durante los años 30 algunas de estas piezas aparecen en catálogos de las colecciones que habían pertenecido a la familia Romanov, aunque nunca se mostraron al público. Según algunas publicaciones que han tratado el tema, el lugar fue saqueado y todo desapareció alrededor de los años 50.

LOTE DE 39 FOTOGRAFIAS DE LA HABITACION SEXUAL DE CATALINA LA GRANDE

Se conservan algunas imágenes de las que tomaron aquellos soldados. De la estancia y cada mueble por separado. Por desgracia, muchas de las fotografías se perdieron y otras no está digitalizadas, aunque algunas de las que se conservan han podido certificar la existencia de la habitación por expertos del Museo Hermitage que confirman.

Si se busca por la red aun se pueden encontrar reproducciones de las fotografías a la venta, como podemos ver en la imagen superior, al igual que reproducciones fidedignas del mobiliario erótico.

Fuentes:

  • El sexo, arma política (1971)
  • Catalina la Grande: Retrato de una mujer (2012) Robert K. Massie

Deja un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: