El Blocao de la Muerte

Septiembre de 1921, el recién creado Tercio de Extranjeros, comienza a entrar en combate

No hubo desfile, no hubo laureada, ni tan siquiera una medalla colectiva para el cabo Suceso Terreros y su pelotón. Nadie se acordó de los defensores del Blocao de Dar Hamed, quizás pocos se acuerden hoy.

Pero el Tercio no olvida, la Legión lleva grabado a fuego el nombre de Suceso Terreros y de sus 14 hombres, y cada 16 de septiembre acuden a rendirle homenaje a su pueblo natal, Hormilla (La Rioja) en donde se hace lectura de su efeméride y se repiten a viva voz los nombres de los caídos en aquel Blocao, al que llamaban “El Malo”.

La Efeméride

Escucha bien esta historia…. No pierdas ningún detalle

Un hombre que era un cualquiera. Que en su tierra no era nadie.

Cansado de no hacer nada y que a nadie le importase

Que no le echaran de menos si a la Legión se alistase

Quería sencillamente hacer algo con su vida

Tercio de Extranjeros 1921
Tercio de Extranjeros 1921

El tío era un valiente y allí se fue para Melilla

Salió con un pelotón junto a 13 compañeros.

El cabo que les guio era Suceso Terreros

“El Malo” estaba sitiado no había escapatoria

Habían bombardeado y allí encontraron su gloria….

Tercio de Extranjeros 1921
Tercio de Extranjeros 1921

Que se entere su familia que lo sepa el pueblo entero

Había dado su vida, había muerto sin miedo

y no le importa medallas, honores ni nada

solo quería servir a su patria.

Y sin pensar en su vida y en que pasara

Mayor honor es morir por España…

Y en el blocao situado bajo el gurugú

necesitaban una ayuda urgente.

Y voluntarios acudían sabiendo muy bien

Que aquello era el «Blocao de la Muerte»

Ya ha pasado mucho tiempo y a veces nos olvidamos

Así siempre ha sido el Tercio a ver si nos enteramos

Era gente sin estudios y algunos muertos de hambre

Dejaron atrás sus vidas y murieron en combate

No tenían miedo a nada,la muerte su compañera

Su vida no vale nada, morían por su Bandera

Que salgan los banderines y resuenen las cornetas

Cojamos todos la papa, porque esta es también su fiesta

Por que el 20 de septiembre es el día Legionario

De los que aún estamos vivos y de los que se marcharon

Es una parte de historia que escribieron con su sangre

Y nosotros en su memoria queríamos recordarle

La Historia

VIII Bandera, 1926
VIII Bandera, 1926

Septiembre de 1921, tras el desastre de Annual, se inicia la recuperación del territorio con las nuevas unidades de refuerzo llegadas a Melilla, entre ellas la Primera Bandera de La Legión.

Existían unas posiciones defensivas llamadas “Blocaos” que se situaban en lugares predominantes del terreno y que para su construcción se empleaban piedras, sacos terreros, troncos de árbol y alambrada. Entre estos se encontraba el blocao de Dar Hamed, situado en la ladera este del monte Gurugú y entre la segunda caseta y el blocao de Sidi Ahmed el Hach. Su misión era contener los ataques de los rifeños desde el barranco de Sidi Musa y aledaños. Por su especial situación, era constantemente atacado, por lo que se producían un número significativo de bajas, de ahí su sobrenombre de “el malo”.

Construcción de un Blocao
Construcción de un Blocao

El 15 de septiembre de 1921, guarnecía el blocao el Batallón disciplinario de Melilla y más concretamente el Teniente José Fernández Ferrer y veinte de sus soldados que habían llegado a la posición el día anterior para relevar a los legionarios que allí estaban puesto que llevaban varias semanas en la posición.

El relevo lo tuvieron que hacer bajo un intenso fuego enemigo y con gran dificultad por lo que no hubo más remedio que realizarlo hombre a hombre, durando prácticamente todo el día.

Casi sin tiempo a organizarse, la intensidad del ataque fue incrementándose por la noche con fuego de cañones y fusilería. Como consecuencia del mismo fueron heridos varios defensores entre ellos el teniente Ferrer que lo fue de gravedad.

La mañana del 15, se produjo una breve tregua que aprovechó el Teniente Ferrer para enviar a unos de sus hombres a pedir refuerzos en la segunda caseta, pudiendo contactar con la posición del Atalayón. Esta posición, estaba guarnecida por legionarios encontrándose al frente de los mismos el Teniente Eduardo Agulla, quien no dudó en presentarse voluntario para acudir con parte de sus legionarios a socorrer a sus compañeros del blocao.

Sin embargo el mando no le autorizó, considerando mucho más importante el permanecer en la posición con su personal, pero si le autorizaron a enviar un refuerzo al blocao.

1921

El teniente pidió voluntarios para tal difícil misión, ya que era casi seguro que los que fuesen no volverían, presentándose todos para la misión.

Eligió a los voluntarios tratando de que si caían tuvieran la menor repercusión a nivel familiar. Al frente de 15 legionarios seleccionados, puso al Legionario de primera Suceso Terrero López.

El momento más emotivo fue cuando se despidieron de sus compañeros, conscientes que tenían que hacer honor al credo legionario en auxilio de sus compañeros que pedían ayuda y de que iban a una muerte casi segura. Previamente habían escrito cartas de despedida a sus madres y novias. Uno de los legionarios, Lorenzo Camps, le entregó al teniente la paga que había recibido hacía poco para que fuese entregada a la Cruz roja para atender a los heridos y enfermos ya que a él ya no le iba hacer falta. El resto de compañeros siguieron su ejemplo, entregando lo que les quedaba de paga, que hacía unos días habían cobrado, 250 pesetas.

La llegada a la posición en la tarde–noche del 15, fue de una gran dificultad, bajo fuego enemigo, teniendo que abrirse camino a base de bayoneta calada, siendo heridos gravemente varios de ellos que fueron introducidos en la posición.

El Legionario de primera Suceso se presentó al Teniente Ferrer de quien recibió unas rápidas instrucciones bajo el fuego enemigo que se fue incrementando durante la noche. Consecuencia del mismo, fallecería el Teniente Ferrer, posteriormente el suboficial y así sucesivamente hasta quedar al frente de la posición Suceso quien ante lo difícil de la situación no se amilanó, sino que se dedicó a animar a los defensores dando vivas a España y a La Legión.

(Obra de José Ferre Clauzel)

A media noche se habían quedado sin munición y ante la gravedad de la situación ordenó a un legionario y a un soldado del disciplinario que salieran del blocao para llegar corriendo a la segunda caseta para pedir refuerzos.

Los defensores del blocao no se rindieron, y defendieron la posición con gran heroicidad y en clara inferioridad de medios.

Tras varios disparos de cañón, situado muy cerca del blocao, este quedó prácticamente derruido y facilitó el asalto de los cabileños que pasaron a cuchillo a los pocos supervivientes que quedaban heridos. Fue una resistencia heroica.

Cuando llegaron el legionario y el soldado a la segunda caseta, extenuados y heridos, explicaron la situación del blocao, mandándose a primera hora de la mañana una pequeña unidad de refuerzo que al llegar al blocao, encontraron a todos sus defensores muertos.

Unos de los primeros en llegar fue el legionario de segunda Pagés, un joven catalán, que cogió a Suceso entre sus brazos y dijo: “Perdóneme por no haber podido llegar a tiempo de salvarles”.

Suceso Terrero y sus legionarios, supieron ser fieles al código de conducta de los legionarios contenido en el Credo Legionario, sellando con la entrega de sus vidas su compromiso con España y La Legión.

Suceso Terrero ascendió a cabo aquel mismo día, y así, con ese empleo, lo recuerda la Historia.

Así narró un testigo presencial la llegada al Blocao:

El blocao no existía. Era un montón de ruinas. Entre las alambradas había unos cuerpos colgados, como peleles mientras los dedos invisibles del aire inquietaban sus cabellos y el sol los iluminaba, llamándoles a la vida… Uno de ellos estaba tan gravemente herido, que ni podía hablar. Los otros, rotos, destrozados, enterrados bajo los escombros.-¡Camillas!… ¡Camillas! -gritaron los primeros en llegar.Los muertos, Lorim, Ródenas, Duarte, Camps…, los quince, con aquel moribundo los dieciséis, y el legionario de primera, ya ascendido a cabo, Suceso Terreno, muerto al frente.

El silencio mientras sacaban los cadáveres era completo. Los moros, ojos avizores estarían mirando, no disparaban, posiblemente por el asombro que les había causado la defensa, tan brava, que respetaban el acto de recoger aquellos despojos.

(Texto recopilado por Antonio Maciá Serrano)

Sus nombres

Caballeros Legionarios muertos el 16 de septiembre de 1.921 en acto de servicio en defensa del Blocao de la Muerte-Dar Hamed “El Malo”:

  • Cabo:

Suceso Terreros López

  • Legionarios:

Lorenzo Camps Puigredon

Juan Vicente Cardona  

José Toledano Rodríguez

Manuel Duarte Sosa

Gumersindo Rodríguez

Juan Amorós Lenix

Francisco López Velázquez

Enrique García Rodríguez

Ángel Lorinz Berber

Francisco López Hernández

Rafael Martínez Rodenas

José Fuentes Valera 

Félix de las Ajeras Alba

Antonio Martínez Villar

Busto a Suceso Terreros en su pueblo natal.

Fuentes:

Instituto de Historia y Cultura Militar de Melilla

MACIA SERRANO, ANTONIO. “La Legión Desnuda”

Portada: José FerreClauzel

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

1 thought on “El Blocao de la Muerte”

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: