Poniendo “color” al jurásico

Un equipo de científicos investiga un procedimiento para determinar la pigmentación de los animales extintos.


 

La imagen que tenemos de los grandes saurios en la actualidad, se corresponde más a inventos del cine, animación y concepciones de artistas que a estudios científicos o paleontológicos.

dinosaurios

Los melanosomas guardan el secreto. Estos elementos celulares, observados por vez primera en 2008, contienen la información necesaria -melanina- para determinar los colores de aquellos animales. Los melanosomas fueron detectados, adheridos a una pluma fósil (por Jakob Vinther, paleontólogo molecular de la Universidad de Bristol), tras analizar lo que parecían restos de bacterias.

Para determinar la pigmentación de las diferentes zonas del fósil (ojos, plumaje, piel…) los científicos de Virginia Tech y la Universidad de Bristol están procediendo a realizar comparativas con los melanosomas actuales.

En sus investigaciones han averiguado, por vez primera en la historia, el color real de dos especies de murciélagos fósiles datados de unos 50 millones de años: Un marrón cobrizo.

En palabras de Caitlin Colleary, autor del estudio en Virginia Tech:

Hemos estudiado ya los tejidos de peces, ranas y renacuajos, el pelo de los mamíferos, las plumas de las aves, hasta la tinta del pulpo y calamares. Todos ellos conservan la melanina, por lo que es seguro completar los patrones de color original de estos antiguos seres

Además de la comparativa con melanosomas de animales actuales, los científicos sometieron plumas y tejidos de los mismos a una simulación de condiciones atmosféricas de hace millones de años, variando temperaturas y presiones, para analizar las alteraciones que pudieran afectar a la pigmentación, así como a los restos fósiles que conserven estos elementos.

Para la vida animal -pasada y actual-, el color es un factor esencial. Capacita a los individuos para que se reconozcan y sean capaces de identificarse como amigos o enemigos, es un factor de respuesta. Por su pigmentación podemos elaborar teorías acerca de los entornos en que vivían, cómo se protegían a sí mismos o cómo se rastrearon compañeros.

Primer trabajo de Jacob V. al que pertenecía la primera pluma investigada.
Primer trabajo de Jacob V. al que pertenecía la primera pluma investigada.

Esta investigación, publicada inicialmente en en la revista PNAS, proporciona otro hilo para entender cómo evolucionó la vida, una forma genial de “dar color” al pasado.



 

FUENTES:

 

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: