El Código Ético de la UNESCO para Buceadores

Se estima que existen cerca de 15 millones de buzos en el mundo. Para ellos la UNESCO ha creado un Código Ético aplicado a los yacimientos arqueológicos sumergidos. 

Sea un ejemplo para otros buceadores y para los no buceadores cuando visite yacimientos sumergidos. Anime a otros a seguir este Código Ético. Ayude a concienciar a la gente de la importancia que tiene su conservación.

Bucear en naufragios o restos puede ser peligroso. Tenga en cuenta la profundidad, climatología y corrientes; no entre nunca en una cueva o pecio sin extremar las medidas de seguridad indicadas. Procure no bucear nunca sin compañero. Si puede bucee junto a un guía profesional cualificado y, antes de lanzarse al agua, reúna toda la información de sobre zona a visitar.

Cuando tome fotografías procure evitar contacto con el yacimiento. Una cámara no da licencia para mover o perturbar el patrimonio. Muchos objetos son frágiles, independientemente de su tamaño. El desconocimiento de las técnicas adecuadas para la fotografía subacuática pueden hacer mucho daño. Sin los lastres adecuados se pueden golpear objetos frágiles con la cámara, con la botella de buceo, las aletas o su propia mano. Debe saber que los equipos fotográficos pueden añadir peso o dar flotabilidad.

Si descubre un naufragio, o restos sumergidos, documente su localización precisa y estado (cuando salga del agua si no tiene material allí). Haga, en la medida de lo posible, un informe sobre el mismo y acompáñelo con toda la documentación que pueda (fotos, dibujos o anotaciones). Todo aporte será bien recibido por pequeño que sea.

Los objetos provenientes de un pecio no deben tener uso comercial, sino que deben ser protegidos. Gracias a esos restos sumergidos podemos aprender mucho sobre el desarrollo de las civilizaciones, nuestro propio pasado. Dispersar esta herencia nos roba nuestra historia. Si descubre casos de venta ilegal de piezas arqueológicas, comuníqueselo a las autoridades competentes.

Si por “riesgo extremo de pérdida”, ha retirado un objeto de un yacimiento arqueológico subacuático, informe a las autoridades tan pronto como sea posible. Cuando descubra un objeto antiguo, aislado, en el agua o en una playa, y se encuentre en peligro de daño o de que alguien se lo lleve, llame primero a las autoridades. Si esto no es posible, entonces recupérelo y entréguelo en las dependencias policiales más cercanas. 

Si descubre un naufragio o restos históricos, no lo difunda. Contacte inmediatamente con las autoridades competentes, las cuales le aconsejarán sobre los pasos a seguir. Si su hallazgo es importante, podría ser designado como yacimiento protegido.

Cualquier medida de protección (jaulas de metal, cobertura de arena, boyas sonar) colocadas sobre yacimientos sumergidos tienen la función de aislarlo de la erosión, de intrusos irresponsables y de saqueos. Estas medidas han de ser respetadas. Aunque no se lleve nada, cualquier manipulación en el sistema podría dañar el yacimiento. 

En caso de descubrimiento: tome fotografías y documente el yacimiento. Pero no recoja ningún objeto, ni remueva el fondo. Podría destruir el contexto histórico, o dañar el objeto si lo lleva a superficie.

El buceo no científico no debe ser destructivo. No mueva o retire objetos sin autorización ni supervisión de un profesional.

Bucear en determinados pecios requiere permisos específicos. No se sumerja sin esos permisos, podría poner su vida en peligro. Respete también las delimitaciones establecidas en algunos yacimientos visitables, habitualmente están marcadas mediante boyas o marcadas sobre cartas náuticas informativas.

Muchos precios están protegidos por la ley. Conocer y entender la legislación antes de bucear puede evitarte muchos problemas.

El pecio tiene un interés histórico incalculable. Cuando parte de ese pecio se extrae sin la documentación científica necesaria se descontextualiza y pierde parte de su significado. También corre el riesgo de deteriorarse al secarse ya que su extracción, sin la aplicación de los tratamientos de conservación adecuados puede llegar hacer desaparecer la pieza.

El Patrimonio Cultural Subacuático incluye todos aquellos rastros de existencia humana que tengan interés cultural, histórico o arqueológico y estén sumergidos. Miles de barcos, objetos, maquinarias e incluso ciudades enteras han sido engullidas por las olas a lo largo de los siglos, y son un patrimonio de especial protección


Fuentes: Patrimonio Cultural Subacuático de la UNESCO

Artículos Relacionados

Puedes dejar un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: