Ceuta: (posiblemente) El asedio más largo de la Historia (33 años)

He leído historias sobre un castillo en Inglaterra que estuvo 7 años sitiado, otras que aseguran que el sitio de Candía (en Creta) de 21 años es el más largo que recuerda la historia…

¿Por qué conocemos tanto la historia de otros países y desconocemos la nuestra? Bueno… Para eso estamos aquí, para abrir claros sobre nuestra historia, la más grande jamás contada, y este es uno de esos episodios.

Todo comienza en 1673, reinando Carlos II  «el Hechizado», España adquiere una plaza que aun se conserva en la actualidad: el islote de Alhucemas. Del que se apoderaron un destacamento embarcado a bordo del “San Carlos” y del “San Agustín”.

El litoral murciano en un portulano de liattista Agnese, Venencia 7544

Por esas fechas se perdieron, en 1689, San Antonio de Alarache (Larache) y  San Miguel de Ultramar (La Mámora) en 1681, ambas plazas en el norte de África, a manos de los marroquíes.

El causante de todo esto había sido el sultán Moulay Ismaïl, que había roto todas las treguas establecidas con España ya que, según sus propias palabras:

“Un tratado con infieles no tenía por qué ser respetado escrupulosamente”

Ceuta en 1770
Ceuta en 1770

Idea del sultán fue la de poner sitio a las dos grandes fortalezas cristianas en el Magreb: Ceuta y a Melilla. En Melilla se dieron por vencidos rápido, debido a las pérdidas que les supuso el mantener el sitio de la fortaleza, y levantaron el asedio en 1687. Melilla no es –ni será– una plaza fácil de tomar.

Al retirarse de Melilla, centraron en Ceuta todas sus fuerzas. Compraron piezas de artillería a Inglaterra (incluso he leído que los holandeses trajeron materiales y maestres también), y comenzaron a cañonear las murallas el día 23 de octubre de 1694, ese día comienza el asedio más largo de la historia.

Ceuta durante el sitio
Ceuta durante el sitio

La artillería inglesa hacía poco daño, y las baterías españolas -junto a las salidas frecuentes que realizaban contra el campamento marroquí los soldados ceutíes- hacían imposible que ese asedio durase mucho, pero allí seguían echando el pulso.

En 1695, con la calima sobre sus hombros, los españoles fueron sorprendidos durante un relevo de guardia y lograron penetrar hasta el patio de armas, poco tardaron en echarlos, pero fue una muestra de debilidad que supieron aprovechar los ismaelitas para subir la moral de sus tropas.

Los años siguientes pasaron igual, golpe a golpe, avanzando y retrocediendo, Ceuta aguantaba. La ciudad recibía víveres y refuerzos de la península que solían embarcar en Algeciras. Pero la toma de Gibraltar en 1704 dio un duro revés a esta estrategia, el estrecho ya no era tan seguro.

La flota anglo-neerlandesa en la toma de Gibraltar
La flota anglo-neerlandesa en la toma de Gibraltar

Marroquíes e ingleses trazan un plan, mientras los musulmanes atacan por tierra una flota anglo-holandesa cañoneará desde la costa y tratará de desembarcar tropas, las mismas que acaban de tomar el peñón. Según tengo entendido no llegaron a perpetrar tal plan y prefirieron una vía más diplomática.

Debido a que España estaba en plena guerra de sucesión (‎1701-1713/‎1715) en agosto de 1704 un diplomático alemán, el Príncipe de Darmstadt, que acababa de ser nombrado nuevo alcaide de Gibraltar por los ingleses -que recordamos estaban a favor de la causa “austracista” y en contra de los borbones- envía a Juan Basset, militar fiel al archiduque Carlos de Austria, para pedir fidelidad a la casa de Austria prometiendo así el fin del sitio.

Basset, un hombre muy recordado en Barcelona por haber sido uno de los generales defensores de la ciudad contra los Borbones
Basset, un hombre muy recordado en Barcelona por haber sido uno de los generales defensores de la ciudad contra los Borbones

El alcaide de Ceuta, Marqués de Gironella, tras dar orden de reforzar los accesos costeros de Ceuta, niega pleitesía al archiduque alegando que a los británicos no se rendían. Juan Basset había llegado a Ceuta a bordo de un buque de la Armada británica, de ahí que ordenara proteger las zonas costeras para prevenir un asalto como tenían planeado. Pero el ataque se suspendió al recibir aviso la flota británica de la aproximación de una una flota franco-española, y tuvieron que apoyar a la flota del Rooke para conservar el recién tomado peñón.

Tras asegurar Gibraltar, los británicos comenzaron a prestar abastecimiento a los sitiadores marroquíes.

Tras la finalización de la guerra de sucesión y firmar las paces con todas las naciones europeas, en 1720, Felipe V da la autorización para una partida de tropas hacia Ceuta para levantar de una vez por todas el cerco.

Fue José Patiño el encargado de organizar el contingente: 16.000 hombres de todas las armas al mando del Marqués de Lede y una escuadra mandada por Carlos Grillo. Los sitiadores excedían de 20.000 hombres, entre los que había un cuerpo de tropas esclavas formado por 2.000 subsaharianos. Después de tantos años, estaban muy bien atrincherados y tenían en su campamento asesores, ingenieros y artilleros europeos.

La llegada del Marqués de Lede a Ceuta
La llegada del Marqués de Lede a Ceuta

El 30 de octubre (1720) comenzó el contingente a salir de Cádiz, terminando de desembarcar todas las unidades el 14 de noviembre sin novedad, en Ceuta. La ciudad llevaba ya 26 años de sitio.

El 15 de noviembre, el Marqués de Lede, organizó 3 columnas de ataque formadas por 6 batallones cada una. Los moros atrincherados esperaron la salida de los españoles de la ciudad y enviaron al frente a los 2.000 esclavos. Los españoles salieron y en menos de 4 horas ya habían acabado con todos, fue entonces cuando el sultán ordenó la retirada… En el camino dejaron abandonadas todas las piezas de artillería británicas, numerosa munición y cuatro banderas, que el marqués envió a Felipe V.

En diciembre pudo el sultán recomponer su ejército con levas forzosas en las kábilas, llegando a reunir 40.000 hombres y se dirigió de nuevo hacia la posición española. Dos ataques perpetró, el 9 de diciembre, en el que perdió casi la mitad de su ejército, y el que repitió el día 12 -con algunas tropas más de refresco- en el que obtuvo igual resultado.

MalicavalryEl gobierno inglés, informado de las victorias españolas en Ceuta, temeroso porque España intentase recuperar Gibraltar utilizó todas las maniobras diplomáticas posibles para que Felipe V no extendiese el territorio de Ceuta, frenar su expansión y por lo tanto impedir la formación de un núcleo poderoso enfrente de su (nuestro) Peñón de Gibraltar. El gobierno de Felipe V, convencido dijo:

No es CONVENIENTE lanzar a la Nación a una nueva guerra con Inglaterra

Y se dio orden al Marqués de Lede para que aumentase las fortificaciones de Ceuta, la dejara bien asegurada y volviese a España.

Tras la partida del Marqués los marroquíes vuelven a recuperar las posiciones y sitian la ciudad de nuevo. La situación regresa a la inicial y los combates se suceden hasta que, en 1727,  Muley Ismaíl muere en combate contra sus hijos, que querían arrebatarle el trono.

Muley Ismaíl
Muley Ismaíl

El 22 de abril de 1727 los sitiadores levantan el cerco.

Tras 33 años de asedio la mayoría de edificaciones habían sufrido daños, muchos incluso, habían sido destruidos. La zona de la Almina se habilitó para que recibiera población mientras se reconstruía la ciudad, a pesar de eso, muchas familias decidieron volver a la península, otras, ya habían huido durante aquellos años de la ciudad.

Esta migración forzosa fue la que hizo perder el carácter portugués de la ciudad paulatinamente, siendo sustituido por el castellano de los soldados defensores. Tras ese éxodo, hubo uno a la inversa, de familias andaluzas que emigraron a Ceuta atraídas por la nueva prosperidad de la ciudad recién reedificada.

Es de rigor añadir que la mayoría de ciudades o fortalezas fronterizas se pasaron media vida sitias o cercadas, así que, probablemente existan muchos más cercos similares al narrado… pero esos, son otras historias.

Ceuta Historia siglo XVIII


Fuentes:

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

1 thought on “Ceuta: (posiblemente) El asedio más largo de la Historia (33 años)”

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: