Cuando Nelson perdió un brazo en Tenerife y la Royal Navy fue derrotada

Un 25 de julio de 1797, día de Santiago Apóstol un destacamento militar, apoyado por marinos franceses y milicias locales formadas por ciudadanos de Santa Cruz de Tenerife, rechazó el intento de la flota inglesa, mandada por Horatio Nelson, de hacerse con uno de los principales puertos españoles en las Islas Canarias.

Defensa de Tenerife de Esteban Arriaga.

La flota había sido avistada durante la noche del 21 al 22 de julio, por lo que el gobernador de Tenerife, el General Antonio Gutiérrez, tuvo cierto margen para organizar la defensa. Para ello contaba con su destacamento, el personal de la fragata francesa “la Mutine” y los propios civiles; con esto organizo milicias que distribuyó en diferentes puntos por los que se pudiera producir algún desembarco.

El primer intento de desembarco ocurrió la mañana del 22, dos formaciones de lanchas de desembarco, unas 50, se dirigieron hacia la costa. Una hacia el barranco de Bugadero y otra directa al puerto de Santa Cruz. Seguramente los ingleses, confiados, no esperaban que desde todos los puntos de sus zonas de desembarco iban a ser rechazados por infinitas descargas de mosquete, así, este intento fue rechazado con facilidad.

Antonio Gutierrez de Otero y Santayana. Mariscal de campo y Comandante general de las islas Canarias.

El 23 volvieron a intentarlo, esta vez enviaron a 1.000 hombres a la Playa de Valleseco. El general Gutiérrez, advirtiendo el rumbo de las embarcaciones inglesas reforzó la zona de la playa, así se encontraron nuevamente con las feroces descargas de fusilería desde la playa y a las que se sumaban las que salían del castillo de Paso Alto. Los ingleses tocaron retirada rápidamente alejándose, al embarcar las tropas, las fragatas inglesas de la costa.

Pero Gutiérrez no se quedó esperando el siguiente ataque, varió su despliegue reforzando el puerto y envió más personal al resto de castillos, dejando el de Paso Alto al mínimo ya que se dio cuenta de que los ingleses habrían observado que de este castillo recibían el mayor fuego y se imaginó que lo evitarían. Imaginó bien. Nelson ordenó un ataque frontal contra Santa Cruz en las primeras horas del día 25, su intención era la de desembarcar en masa en el muelle y tomar el Castillo de San Cristóbal para, posteriormente, tomar la plaza de la Pila (actual Plaza de la Candelaria).

Para ello habría cubierto sus lanchas con lonas, a fin de camuflarse con la mar (un poco tonto ¿no?¿Cómo no vas a ver una masa de lonas que se dirigen al puerto y ya por la mañana? Y encima ya con lo que vas a atacar en alerta… En fin… Son ingleses). El desembarco fue un fracaso estrepitoso, la fragata “Fox” fue alcanzada por nuestras baterías y enviándola al fondo, las lanchas fueron acribilladas —literalmente— apenas cuatro tocaron el puerto, la mayoría se estrellaron contra las rocas o daban media vuelta.

La fragata “San José” y el castillo de Paso Alto castigaron con sus baterías a los osados enemigos.

Nelson, que viajaba en uno de los botes que lograron pisar tierra, recibió el impacto de un proyectil que, según las crónicas de la batalla, habría salido de un cañón conocido como “El Tigre”, sufriendo una grave herida en el brazo. Fue retirado de la batalla hacia la enfermería en donde se le tuvo que amputar el miembro.

El Tigre, un cañón del 16, había sido fundido en bronce en Sevilla en 1768, tiene 13,3 cm de calibre por 279 cm de longitud de ánima. Se desconoce con exactitud el lugar en el que estaba colocado el Tigre, se dice que en una tronera del desaparecido Castillo de San Cristóbal.

Retirada de Nelson tras ser herido

Los que pudieron desembarcar (incluidos los supervivientes de las lanchas que se estrellaban) tuvieron que refugiarse en el convento de Santo Domingo donde fueron rodeados por los milicianos. Al enterarse del estado de la batalla, Gutiérrez, ordenó reforzar los aledaños del convento, los informes decían que allí resistían al menos 300 ingleses. Al verse rodeado y atrapado, el oficial al mando de las tropas enemigas, negoció la rendición salvando la vida de sus hombres.

La capitulación inglesa, óleo de Nicolás Alfaro (Museo Naval)

Para escépticos

Según los escépticos es imposible que una bala de cañón le hubiera arrancado el brazo a Nelson, ya que le hubiera causado una herida mortal. En parte es cierto, ya que, como informan los escritos del médico de la expedición inglesa que estaba a bordo del buque “Theseus”, Thomas Eshelby , estudiados junto a varios documentos por historiadores especializados en la medicina militar a bordo de los buques de la Roya Navy, lo que se extrajo del brazo de Nelson fue una “bala de mosquete”. Según José Manuel Ledesma cronista oficial de la ciudad, señal de que el cañón estaba cargado con metralla, seguramente en forma de “Racimo“, algo devastador y de uso efectivo contra un ataque como el que estaba sucediendo en la isla.

Un racimo de metralla listo para cargar.

La mayoría de relatos sobre la batalla afirman que una bala de cañón rompió el brazo al señor Horatio al desembarcar, aunque, como ya hemos mencionado, los escritos del médico de a bordo afirman que fue un pequeño proyectil.

Recorte del relato escrito en 1844 de “Guerra de la independencia, 1” de

Muy complicado saber qué arma fue la que hirió a Nelson, había mucho fuego cruzado en ese momento, tanto de artillería como de fusilería miliciana. Muchos estudiosos de la batalla corroboran la versión que atribuye al cañón Tigre el mérito de alcanzar al contraalmirante, aunque hay escépticos que dudan de ello. Aún así… La Armada Inglesa fue derrotada en las Canarias y su mítico almirante quedó mutilado, y mutilado pasó a la historia por herida española.

Nelson

La Derrota Inglesa

La derrota fue aceptada y firmada ese mismo día, los británicos regresaron a sus navíos y abandonaron la isla con su contraalmirante herido y con una derrota más contra los españoles en sus diarios, que como siempre hablarían de ella lo mínimo posible. Para que veáis como son, Nelson afirmó que había tenido que luchar contra 8000 defensores, cuando en realidad sólo fueron 1700.

Las banderas del buque insgignia el HMS “Theseus” (74 cañones) y de la fragata HMS “Emerald” (36 cañones) fueron apresadas, seguramente de las lanchas de desembarco, y se conservan en la ciudad, habiendo sido restauradas en el año 2008.

Bandera del Emerald en el Museo Histórico Militar de Canarias

El cañón Tigre se conserva en el Centro de Interpretación del Castillo de San Cristóbal, en Santa Cruz de Tenerife también, aunque lleva algunos años dando vueltas entre el Museo Militar y este centro de interpretación de reciente inauguración.

Tras la victoria en esta batalla, la ciudad fue nombrada Muy Noble, Leal e Invicta Villa, Plaza y Puerto de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.

GUERREROS Y BATALLAS Nº 19 TENERIFE 1797 (LA DERROTA DE NELSON), EDITORIAL ALMENA

La Recreación de la Gesta.

En el año 2008 comenzó a celebrarse una recreación histórica sobre esta batalla, organizada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y por la Asociación Histórico Cultural Gesta del 25 de julio de 1797. El acto cuenta además con el apoyo de la mayoría de las instituciones tinerfeñas y colaboración destacada el Museo Militar Regional de Canarias, con sede en Santa Cruz.

La recreación finaliza el en la Parroquia Matriz de Nuestra Señora de la Concepción, en donde se realiza una ofrenda floral en la tumba del general Gutiérrez, en su memoria y en la de todos los que participaron en aquella defensa.

La Asociación Histórico Cultural Gesta del 25 de julio de 1797, de Santa Cruz de Tenerife, conmemorará los próximos días 21, 22 y 23 de julio , el 220º aniversario de la Gesta de 1797.

Recordad que este año, 2017, se cumple el 220 aniversario de la derrota británica.


Para saber más:

Fuentes:

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: