El Batallón de los Desterrados; maleantes y corsarios españoles que lucharon contra el francés

En junio del año 1808 se constituye en Ferrol el batallón llamado de Los Desterrados. Oficiales de marina que se negaron a reconocer a José Bonaparte como Rey y cuyas brigadas al mando pasaron a estar formadas por presidiarios, corsarios y gente “problemática” de las cárceles gallegas. Lo mandaba el Capitán de Fragata, e Ingeniero, don Manuel Miralles.

La Junta Local de La Coruña, alrededor del 31 de mayo de 1808, convoca las Cortes enviando una carta a las siete ciudades con representación en la Junta del Reino. Advertían de la necesidad del nombramiento de un diputado con poderes ilimitados. Entre el 2 y el 4 de junio resolvían en esa misma Junta que:

Ha determinado la Junta, después del más detenido examen, resolver y declararse por Suprema y Gubernativa en el Reyno de Galicia.

Víspera del Dos de Mayo (Hacia 1901). Óleo sobre lienzo. Hernández Nájera, Miguel. Museo Nacional del Prado

Es decir, una Junta Local, se autoproclama Junta Suprema y Gubernativa de Galicia posicionándose por encima de las demás Juntas del Reino de Galicia (incomodando, por supuesto, a todas las demás con especial mención a la Junta de Santiago). Esto le da poderes para dictar normativas y comenzar a organizar la defensa de la religión, de la patria y de las vidas y haciendas del pueblo.

El 5 de junio se volvió a reunir la Junta, esta vez con los representantes de las 7 ciudades (Santiago, Lugo, Mondoñedo, Ourense, Tuy, Coruña y Betanzos) y se dispuso a formar un Ejército de Reserva, poniendo a las órdenes del Marqués de la Romana a los ciudadanos que quisieran alistarse; ordenando a los corregidores y capitulares que salieran —literalmente— a pedir por las calles para poder vestir y armar a ese ejército.

Juramento de las tropas del marqués de la Romana (h1870)Castellano, Manuel. Museo Nacional del Prado

La mayoría Oficiales de la Armada que se unieron a la resistencia contra los franceses —como el famoso Antonio Escaño que rechazó el mando de la Escuadra Real de José Bonaparte—,y al ver que la Junta comenzaba a organizar un Ejército, elevaron peticiones para que se les permitiera servir en unidades de Tierra. Así se enviaron a servir en caballería al Alférez de Navío Enrile y al Alférez de Navío García de Quesada, que mandó un escuadrón de Húsares.

El uniforme que muestra fa figura es el diario o “uniforme pequeño” según R.O. de julio de 1802. Ordenanza que introdujo el famoso “botón de ancla” (Uniformes militares … XIX)

También, el 11 de junio, se ideó crear un Batallón con varios de estos Oficiales al mando. Pero, en principio, no con ciudadanos. El personal elegido para formarlo era más bien “problemático“: marinos e infantes de marina condenados a Arsenales, presos y forajidos de presidio (sin delitos de sangre) y que redimirían así sus condenas, marinos de buques corsarios españoles que estaban sin embarcar, y algún voluntario incluso.

Así se creó una estas unidades de refuerzo, con el nombre de “Batallón de los Desterrados”. En las Actas del 11 de junio de la Junta Suprema de Galicia se recogía esta Orden:

«Haviendose presentado al Reino el Capitán de Fragata Don Manuel Miralles y conferenciando al punto de la forma­ción del Batallón de desterrados acor­dó el Reyno que este se forme(…),

que se pase oficio a la Sala del Crimen para que sentencie inmediatamente to­ das las causas en que los delinquentes puedan ser destinados a las armas a fin de que desde luego se apliquen a este batallón.

Y que se pase oficio al Capitán General para que facilite a dicho Miralles todos los auxilios necesarios y que para el servicio de los batallones de marina no quente con los oficiales que voluntariamente se presenten al servicio de los desterrados»

El Comandante del Batallón de los Desterrados sería el Capitán de Fragata don Manuel Miralles. No se si tengo mucha imaginación, pero me hubiera gustado ser testigo de la primera vez que formó este Batallón en Ferrol, seguramente en el Arsenal Militar. Una escena de película ¿Cómo pondría en vereda este Capitán de Fragata a tanto maleante? Da para un peliculón… Nuestros “12 del patíbulo” ¿no creen?

Arsenal de Ferrol en el siglo XIX.
Nº de inventario: 40456_B / Archivo MORENO

Este Batallón, al que muchas veces se le compara con un batallón de castigo, sería de tal efectividad que en muchas crónicas —especialmente en las redactadas por el Conde de Clonard— se les menciona como el “Escuadrón de la Victoria” o los “Voluntarios de la Victoria”. Sin duda, como muchísimos soldados españoles* a lo largo de la historia, estos hombres supieron aprovechar su segunda oportunidad.

*Espinosa o Eloy Gonzalo cumplieron condenas, uno en el Batallón Disciplinario y otro trasladado de la cárcel de Valladolid a Cuba. Ambos se convirtieron en héroes.

Joaquín Blake y Joyes, por Manuel Ojeda y Siles. 1880. Museo del Prado, Madrid (en depósito en la Real Academia de la Historia).

Aunque no todo fue un camino de rosas para estos “rufianes”. El 8 de julio, la Junta Local de Astorga, recibió la novedad de que la Junta de Galicia pretendía incorporar a los Desterrados a las tropas del Brigadier Joaquín Blake y Joyes que operaban en el Norte de España, a lo cual escribe una carta dirigida al Capitán-General de Castilla, don Gregorio García de la Cuesta, en estos términos:

… Y no puede menos de hacer presente a VE los perjuicios que debe sentir el país por donde pasen estos individuos como sucedió en la última guerra con Francia (…)

la Junta pone en consideración de VE estas razones, a fin de que se sirva, si lo tuviese a bien, mandar suspender las marchas de este batallón o prevenir a la Junta de la Coruña que le remita por mar para evitar los perjuicios que son como necesarios en sujetos de esta especie: sobre todo VE dispondrá como siempre lo mas conveniente “

“Tambores de Guerra” por ERNEST DESCALS (http://cuadrosernestdescals.blogspot.com.es/2009/09/tambores-de-espana-guerra-independecia.html)

A pesar de todo, los “Voluntarios de la Victoria“, como decimos, fueron una fuerza muy efectiva y serían considerados como uno de los cuatro Regimientos, destacados por Clonard, que simbolizaron los ideales nacionales durante la Guerra de la Independencia: “Patria, Muerte, Fe y Victoria”.

Está claro que antes de los “12 del patíbulo” de Robert Aldrich, o el Escuadrón Suicida de los antihéroes de los cómics, estaba el Batallón de los Desterrados… Que, aunque no tienen película, hicieron historia. 

El coloso (1818 – 1825). Óleo sobre lienzo, 116 x 105 cm. (Atribuida a Goya hasta 2008) Museo Nacional del Prado

 Fuentes:

  • “De Medina de Rioseco a Toulouse: Pedro Méndez de Vigo, un coronel asturiano en la Guerra de la Independencia y en la defensa del liberalismo (1783-1854)” (2007) Arsenio García Fuertes
  • “Crónicas de la Independencia: Souvenirs Militaires d’un Officer du Premier Empire (1795-1832)” (2003) Arsenio García Fuertes
  • Semata Ciencias Socias E Humanidades 11 (1999) Universidade de Santiago de Compostela. Facultade de Xeografía e Historia
Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

1 thought on “El Batallón de los Desterrados; maleantes y corsarios españoles que lucharon contra el francés”

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: