El actor que tenía unos principios, pero que si no gustaban tenía otros

Groucho Marx fue un actor cómico muy peculiar y enormemente conocido, sobre todo por su bigote tan perfectamente pintado, sus cejas pobladas, sus peculiares andares, su habano y sus gafas de metal. A pesar del paso del tiempo, automáticamente relacionamos estas características con Groucho, aunque no solo es recordado por esto, sobre todo por sus películas y sus frases, que más ingeniosas no podían ser.

Groucho Marx en “Sopa de ganso” (1933) (Fuente: Wikimedia)

Tengo que confesarlo, Groucho Marx es uno de mis actores favoritos y he visto gran parte de sus películas en las que actuaba con sus hermanos, porque también hay que contar con dos de ellos: Leonard (Chico) y Adolph (Harpo).

Vida y obras

Julius Henry Marx, más conocido como Groucho Marx (Nueva York, 1895 – Los Ángeles, 1977), provenía de una familia de inmigrantes judeo-alemanes que se instaló en Estados Unidos a finales del siglo XIX. Sus padres, originarios de Europa se instalaron en Nueva York y tuvieron seis hijos. El primero se llamó Manfred y murió con tres años. Le siguieron Leonard (Chico), que nació el 22 de marzo de 1877; Adolph (Harpo) el 23 de noviembre de 1888; Julius Henry (Groucho) el 2 de octubre de 1890; Milton (Gummo, que no actuó en el cine) en 1897 y Herbert (Zeppo) en 1901.

Groucho pronto comenzó en el mundo del espectáculo, ya desde los 15 años actuaba como cantante solista. Más adelante comenzaría a actuar en tríos y cuartetos musicales. Junto a sus hermanos, “Los cuatro hermanos Marx” (Groucho, Chico, Harpo y Zeppo) recorrieron Estados Unidos representando pequeñas comedias musicales; llegaron a debutar en Brodway el 19 de mayo de 1924.

Los hermanos Marx (Fuente: Wikimedia)

En sus actuaciones, Groucho iba adquiriendo una personalidad diferenciadora con respecto a otros profesionales del mundo del espectáculo. Su puro habano, sus falsas gafas sin cristal, sus peculiares andares y su mostacho pintado lo hacían distinto.

Firmaron un acuerdo con la productora de cine Paramount y realizaron películas como Los cuatro cocos (1929), El conflicto de los Marx (1930), Pistoleros de agua dulce (1931), Plumas de caballo (1932) y Sopa de ganso (1933). Después de su periplo con esta productora, trabajaron con la Metro Goldwyng Mayer para realizar Una noche en la Opera (1935), Un día en las carreras (1937), Los Hermanos Marx en el Oeste (1940), El hotel de los líos (1938), Una tarde en el circo (1939) y Tienda de locos (1941). Para United Artist hicieron Una noche en Casablanca (1946) y Amor en conserva (1950).

Chico, Groucho, Harpo y Zeppo Marx (Este último aparece en las seis primeras películas pero terminó abandonando el cuarteto) (Fuente: Wikimedia)

Trabajó en radio, televisión y publicó libros como Camas (1933), Many Happy Returns (1942), Groucho y yo (1959), Memorias de un amante sarnoso (1963), The Groucho letters (1967), y el libro de memorias The Groucho phile; an illustrated life (La figura de Groucho; una biografía ilustrada), de 1976.

En su carrera realizó 18 películas, 14 de ellas junto a sus hermanos. Murió en 1977 a causa de una neumonía. Dos años antes de su fallecimiento había recibido un Oscar por su trayectoria artística.

Como hicimos anteriormente con el escritor Oscar Wilde, vamos a recordar citas de Groucho Marx, diez hemos escogido:

  • Vaya, según parece, un niño de cuatro años es capaz de entender este informe. Corre y tráeme un niño de cuatro años porque yo no le encuentro ni pies ni cabeza

  • Estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros

  • Cualquiera que diga que puede ver a través de las mujeres se está perdiendo mucho

  • La televisión es muy educativa. Cada vez que alguien la pone me marcho a otra habitación y leo un libro

  • O este hombre está muerto o mi reloj se ha parado

  • El aspecto que tiene se lo debe a su padre. Es cirujano plástico

  • He pasado una velada maravillosa, pero eso ha sido todo

  • No quiero pertenecer a ningún club que quiera aceptarme como miembro

  • No hay más que una manera de descubrir si un hombre es honesto: preguntárselo. Si dice que sí, no lo es

  • Jamás olvido una cara, pero en su caso estoy dispuesto a hacer una excepción

Estas dos escenas son mis favoritas y para mí, las más divertidas de las películas de los hermanos Marx:

 

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Te podría interesar...

Close
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: